Carta abierta al Señor Juan Manuel Sánchez Gordillo de un militante de Iniciativa Socialista de Izquierdas

«Cuando los revolucionarios pierden la humildad y se llenan de la soberbia de la pureza se convierten en iluminados tan peligrosos como los enemigos que dicen combatir(no es ninguna frase hecha, es el resultado de la reflexión de cualquier persona de izquierdas que analice con el corazón nuestro pasado y nuestro presente).»

Hubo un tiempo en que mi incipiente saber político me hizo creer que usted era una persona noble, abnegada, de ésas de las que yo había oído hablar y que florecieron durante la Segunda República Española: creía que era como aquellos hombres y mujeres grandes de corazón que soñaron y murieron por los ideales más bellos que un ser humano puede llevar consigo. Con el tiempo usted no me ha demostrado que no lo es, ha demostrado que no lo es ante mucha gente que creía en usted. Quizás en sus inicios lo fue y no voy a negar las cosas buenas que usted ha hecho por gente de la clase trabajadora. En esto de las izquierdas uno se equivoca, comete errores rectifica, evoluciona(sin perder el camino)… pero tengo claro, que si uno deja de ser lo que fue y se cree una especie de dios perpetuo, que nunca se equivoca y que tiene derecho a menospreciar incluso a los compañeros de izquierdas por creerse más puro que nadie… como mínimo, hatomado la tangente del camino que dice a los demás que hay que seguir.

Usted, en un medio de comunicación público y al servicio del adversario político, dejándose llevar por esa pureza roja que usted cree poseer y cayendo en la trampa de la sujeta que lo entrevistaba, se ha atrevido a decir que los socialistas de izquierda somos los moderados de Izquierda Unida. Lo ha dicho con esa expresión de suficiencia, dándoselas de gracioso y dejando entrever, que para usted, nosotros somos una especie de rojos descafeinados o algo peor.

Como en Iniciativa Socialista no somos todavía tan soberbios como usted, no vamos a airear las muchas cosas que usted ha hecho al contrario de lo que dice defender, ni el daño que usted le ha hecho ha Izquierda Unida y a sus militantes en innumerables ocasiones, ni con quien del bando contrario se ha reunido usted muchas veces entre cortinas para sacar tajada de poder o quizás beneficio para unos, en detrimento de otros tan obreros como los primeros. No, no vamos ha hacer eso porque eso es lo que quiere el enemigo político.

Si ser moderado no es ir hecho un andrajo para dárselas de más de izquierdas, quizás nosotros seamos más moderados que usted.

Si ser moderado es no pegar voces en los mítines o no alzar la voz falsamente, ni enaltecerse ni apasionarse cuando no sale del corazón, quizás seamos más moderados que usted.

Si ser moderado es querer eliminar al que no piensa como uno, entonces, somos más moderados que usted.

Si ser moderados es no aprovecharse de las miserias( que no es lo mismo que pelear contra ellas) de los más humildes para arribar al poder, entonces, somos más moderados que usted.

Si ser moderados no es ir a los medios de comunicación de derechas para descalificar a los compañeros y luego callar cuando me dan mi trocito aunque a otros les parta un rayo, entonces, somos más moderados que usted.

Alguien ha quien usted usa mucho, decía que aquel que quisiera ser el primero entre los demás que fuera el más humilde de todos. También decía que a los hombres los conoceréis por sus hechos y no por sus palabras. Si esto último es así, nosotros, los socialistas de izquierdas, aunque más moderados que usted y sin pecar de soberbia, le pasamos por la izquierda pero a mucha distancia.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS