Carta abierta al Guardia Civil que escribe una carta abierta al compañero Willy Toledo

Publicidad

Señor Eduardo A. García, agente de la Guardia Civil y autor de una carta abierta a Guillermo Toledo:

Usted se ha retratado con sus comentarios y leyendo su carta solo puede sentir temor y miedo con la sola idea de que sea gente como usted la encargada de velar por mi «seguridad» y, sobre todo, de ejercer de forma legal el monopolio de la violencia en manos del estado. Una verdadera pena, y un absoluto horror, que en la G.C. pervivan en activo personas como usted, orgullosos sin el menor problema de su ideología poco o nada respetuosa con aquellos que pensamos la sociedad y el mundo desde una perspectiva de izquierdas, anti-imperalista, comunista, o similar, obviamente muy diferente a su mencionada ideología, por decirlo suavemente.

Atacando a gobiernos que están a miles de kilómetros -de cuya realidad parece tener una visión acorde a lo que los medios españoles le venden como «real» y «único»-, usted demuestra que es cualquier cosa menos neutral y objetivo. Acusando a quienes defendemos a esos gobiernos de ir contra la libertad y la democracia, la propiedad privada, y no sé cuántas cosas más, usted demuestra que su concepción de las libertades y la democracia, su respeto por la pluralidad ideológica, es, cuando menos, estrecha o de baja intensidad. Y llamando «comediante que se enfunda un chándal y lanza soflamas a diestro y siniestro, quitando a la gente todo aquello por lo que luchó durante años, su propiedad, su libertad, sus ideales, incluso su vida», al presidente legítimo de Venezuela, demuestra que su respeto por el pueblo que ha elegido y votado a ese  presidente está a la misma altura que su concepción de dichas libertades, dicha democracia y dicho respeto del pluralismo ideológico en el estado español.

Afortunadamente, hemos de reconocerlo, el tema de la tortura en el estado español ya no es algo generalizado y sistemático como norma, pero los informes de A.I., los relatores de DDHH de la ONU, el Comité de prevención para la tortura, y tantos otros, están ahí, y por más que quiera usted, el gobierno, o cualquier otra persona o institución, no lo pueden ni negar ni ocultar. Es una evidencia contra la que no pueden luchar sin quedar retratados, al negarla, como cómplices, al menos morales o intelectuales, de tales prácticas. Al igual que no pueden negar la negativa sistemática de las diferentes administraciones competentes a implantar los protocolos necesarios, recomendados por diferentes organismos de DDHH, para la completa eliminación de estas prácticas aberrantes, o negar, por reciente, la propia negativa del gobierno a informar sobre los datos de tortura a los parlamentarios que se los requieren.

Por otro lado, cualquier «yonki» o ladronzuelo de medio pelo de los 80-90, y sus familiares, saben de sobra cómo se las gastaban en las comisarías y cuartelillos por esas fechas, no es necesario irse a hablar de ningunos «gudaris» como a los que usted cita en su carta -tratando así de desacreditar a Guillermo Toledo mezclando churras con merinas-, que por supuesto es probado y demostrado que muchos de ellos y ellas fueron torturados de las formas más brutales e inhumanas, y ocultarlo o negarlo solo confirma la complicidad con dichas prácticas.

Igualmente, usted, sí, usted, cuando afirma que Guillermo Toledo quiere que usted se convierta en «un arma de un gobierno que le quite a todos los que no piensan como usted, sus derechos, sus esperanzas, su libertad», debe haber olvidado muchas cosas importantes, desde el papel desempeñado por la Guardia Civil desde su creación hasta la muerte de Franco como principal cuerpo represor del estado, a la propia realidad de hoy en día, con las diferentes actuaciones que los CFSE vienen desempeñando en asuntos como los desahucios, la represión de luchas obreras como las de los mineros, las cargas en manifestaciones como las del 15-M o el 22-M, la actuación en las fronteras de Ceuta y Melilla (en especial aquella que acabó con la muerte de 15 personas hace poco más de un año, ¿recuerda?) o tantas otras del estilo. Que no son inventos de rojos, que son hechos probados y documentados.

Ustedes, siento tener que decírselo, ya son cómplices de un régimen que quita derechos y libertades a sus conciudadanos, como por supuesto son cómplices de echar de sus casas a cientos de miles de personas por desahucios y/o de apalear a quienes han osado tratar de evitar tales prácticas aberrantes, entre otras muchas cosas que podríamos citar. Tal vez sea algo que atente contra su conciencia, no lo dudo, pero su papel actual en esos y muchos otros temas, es el que es, le guste o no le guste. Ustedes podrán ser bellísimas personas y hacer muchas labores dignas de elogio, pero otras muchas, en este contexto actual, son cualquier cosa menos elogiables y por supuesto son sustento necesario del mantemiento de un estado de cosas que tiene a millones de personas en la pobreza, el desempleo, la exclusión social y la miseria, a una misma vez que las desigualdades sociales no dejan de aumentar día a día. Aunque le moleste tener que aceptarlo, es la realidad.

Es tan sencillo, además, como acudir a Youtube para comprobar que las prácticas violentas de la policía española con manifesantes y «disidentes» son inmensamente más frecuentes en España que en Cuba, donde le costará encontrar una sola escena de violencia policial reciente -haga la prueba-, o que en Venezuela, donde, por cierto, los manifestantes y «conciudadanos» a los que usted defiende, atacaban con AK47 y otros tipos de armas de fuego a sus compañeros policías de aquel país, causando la muerte de ocho ellos en apenas un mes.

Esos son los «angelitos» a los que usted defiende: los que tratan de derrocar desde hace 15 años a un gobierno elegido en las urnas y de forma totalmente democrática por la violencia y el golpe de estado (¿le suena a usted la operación llamada «la salida»?, ¿o el golpe de estado de 2002?, ¿le suena lo que denuncian los familiares de sus compañeros muertos -entre otros inocentes- en las «guarimbas» de la oposición durante el año pasado?, ¿le suenan las degollaciones de motoristas por culpa de esa oposición cruzando cables de lado a lado de calle?, ¿o eso no le interesa conocerlo?). Por sus palabras he de suponer que a usted los derechos, las libertades y la democracia de quienes mayoritariamente apoyan al gobierno venezolano y lo ratifican elección tras elección, le dan igual.

Porque para usted la democracia será que gobierne la derecha y solo la derecha en aquellos países de América Latina que actualmente no están gobernados por la derecha, aunque sea de forma ilegal y sin pasar por las urnas y ganar unas elecciones, o, mejor, tal vez le inspire el modelo Pinochet, no sé.

Denunciar la existencia de torturas en España, por cierto, no los insulta ni los denigra a ustedes como miembros de los CFSE, al revés, acabar con ella por completo los dignficaría como profesionales y como personas, y, por supuesto, reconocer su existencia durante décadas, con miles y miles de víctimas en diferentes grados, es lo que se debe esperar de un verdadero demócrata, no el corporativismo defensor, activo o pasivo, de tales prácticas.

En fin, lo dicho, usted se retrata solo con sus palabras. Siendo un agente de los CFSE no debería hacer tan explícito su pensamiento político, porque aquellos que apoyamos o, cuando menos, respetamos, a esos gobiernos que usted denigra tan alegremente, aquellos que pensamos de una manera igual o similar al compañero Willy Toledo, que somos millones, no podemos más que tener la sensación de que para usted somos ciudadanos de segunda y tener un lógico temor a poder caer en sus manos o en las de alguien que piensa como usted en una manifestación o similar. Si lo que usted quería era dignficar la labor de los CFSE, le puedo asegurar que, para millones de personas, ha hecho justo lo contrario, por más que haya otros muchos millones dispuestos a aplaudirle o mostrarle su apoyo. Esos otros millones, claro, no deberán sentir temor alguno por sus palabras, pero en lo que respecta a nosotros, pues eso. Y tal vez haya olvidado que somos tan ciudadanos y tenemos tanto derecho a ser respetados como aquellos. 

Por cierto, que nosotros también nos levantamos cada mañana a trabajar en muchos y muy variados espacios, los que tenemos la suerte de tener trabajo claro está -muchos no la tienen, entre otros esos a los que luego ustedes ponen en la calle, sin el menor cargo de conciencia, por no poder pagar la hipoteca de su casa, ya sabe-, y en muchos casos, además, sin cobrar esos 1500 euros que usted cobra del sueldo que le pagamos entre todos los ciudadanos -también quienes pensamos como Willy Toledo-, en muchos casos cobrando la mitad o menos por trabajar jornadas de 1o o 12 horas, a veces sin contrato ni ningún tipo de cobertura, sirviéndole a usted el café o la copa, la comida, y tantas otras cosas. Tal vez sería mejor que se preocupara más usted por acabar con situaciones así, en lugar de pensar tanto en lo que ocurre a miles de kilómetros de aquí. Porque conozco muchos casos así y ni un solo empresario de los que abusan de esas situaciones denunciado públicamente por ustedes, o carta abierta alguna al respecto.

Una pena su carta, de verdad, y viendo, además, los comentarios de sus supuestos compañeros al respecto de su carta en las redes sociales, parece obvio que su pensamiento no es una excepción. Qué miedo. No puedo dejar de sentirlo.

CARTA DE Eduardo A. García:

Sr. Guillermo Toledo Monsalve:

Hoy, como otros muchos días desde hace 27 años, me he levantado de la cama a las 5 de la mañana para venir a mi puesto de trabajo. Me he levantado para, como soñé desde niño, ponerme un uniforme, vigilar las calles, ayudar a la gente, evitar que sufran…………….. Hoy, como otros muchos días, me he levantado a las 5 de la mañana para llevar a mi casa 1500€, los mismos 1500€ por los que muchos de esos a los que usted dice defender, hasta hace cinco años, ni se levantaban de una silla.
Hoy, como otros muchos días desde hace 27 años, me he levantado de la cama, sabiendo que hay gente que me odia por el mero hecho de llevar un uniforme. Gente como usted, que sin tener la menor idea de lo que yo pienso y hago, me prejuzga y me calumnia, por la única razón, por la que lo hacen todos los de su calaña, que pienso diferente. Si, por pensar diferente, porque yo a diferencia de usted, pienso y creo en la democracia, pienso y creo en la justicia, pienso y creo que con mi trabajo ayudo a la gente a ser un poco menos infeliz. Porque para usted, justicia es que un “comediante” se enfunde un chándal y lance soflamas a diestro y siniestro, quitando a la gente todo aquello por lo que luchó durante años, su propiedad, su libertad, sus ideales, incluso su vida; para mí justicia es la presunción de inocencia, el derecho a un juicio justo, el derecho de defensa, el derecho a la propiedad privada, que la prosperidad se consiga con esfuerzo, todo eso que niegan a sus conciudadanos, los estados a los que usted llama democráticos.
Hoy, como otros muchos días desde hace 27 años, me he levantado de la cama con una nueva polémica, con mis compañeros encendidos de rabia, porque un actor metido a político les ha difamado, les ha calumniado. Yo no voy a hacer lo mismo, ni siquiera voy a caer en algún chiste fácil sobre su profesión, desconozco si usted fuma, y en caso que lo haga, que tipo de hierba o sustancia inhala, pero desde luego, debe ser muy dañina para el cerebro, para creerse sus propias palabras. Los policías españoles no torturamos a nadie, no usamos de forma sistemática la agresión física, eso son solo afirmaciones que de forma sistemática y dirigida, usan hace años los miembros de un grupo terrorista que usted llama “gudaris”, para intentar socavar la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad. Y con esto no digo, que la democracia sea perfecta, ni niego que existan episodios de exceso de celo, de uso inapropiado de la fuerza durante nuestras actuaciones, pero esas disfunciones, esas muestras de mala praxis, son minoritarias, son perseguidas y reprimidas por nosotros mismos, porque nosotros los policías, los Guardias Civiles, somos los primeros defensores de la justicia y la democracia de este país, y por tanto los primeros interesados en sacar de nuestras filas a aquellos que no son fieles a los juramentos que hicimos en nuestras “entregas de despachos”.
Hoy, como otros muchos días desde hace 27 años, me he levantado de la cama con la esperanza de ver un país cada vez más justo, y con la zozobra de pensar que hay gente como usted, que quiere quitarme la libertad, los derechos, o mejor pensado……. gente como usted, que quiere que yo me convierta en un arma de un gobierno que le quite a todos los que no piensan como usted, sus derechos, sus esperanzas, su libertad…………….
Esta sociedad no es perfecta, esta democracia no es perfecta, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad no son perfectas, la Guardia Civil no es perfecta, yo no soy perfecto, pero prefiero un millón de veces las imperfecciones de los 200.000 miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de mi España, de los que mueren por los demas en Orzan, en Vigo, en San Sebastian, en el Cruce de La Albericia (Santander), en Vic, que las de todos aquellos que usted defiende y jalea, que solo usan la demagogia, el poder y la violencia, para llenarse los bolsillo, y quitarle las esperanzas a sus conciudadanos.

RELACIONADO:

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More