Carta abierta a los gais, lesbianas, bisexuales y transexuales de Ciudadanos

Por Raúl Solís

Si supierais algo de dónde venimos las personas LGTB no se os ocurriría ensuciar nuestras banderas en una manifestación junto con la extrema derecha.

Por Raúl Solís

Imagino que ya habréis llegado a casa después de asistir a la manifestación ultranacionalista y nostálgica del franquismo a la que habéis asistido en la Plaza de Colón de Madrid. Imagino que habréis visto en los medios de comunicación el ridículo espantoso que habéis hecho y que los españoles son mucho más moderados, sensatos y cabales que quienes intentáis incendiar el país ondeando banderas e identidades con ánimo inflamante.

Aunque pueda parecer, no os vengo a hablar de identidades ni de banderas, que me importan todas un comino si no sirven para hablar de las cosas de comer y de la felicidad de la gente que sufre en el mundo. Os vengo a hablar de algo mucho más importante que las banderas, que merecen todo el respeto porque son símbolos que representan a millones de personas, pero que al fin y al cabo son eso, símbolos. Quiero hablaros de algo muy importante que quizás en vuestro partido nunca os han explicado. Quiero hablaros de memoria porque creo, después de veros con banderas LGTB y de la comunidad transexual en la manifestación del odio de Plaza de Colón, que no sabéis nada de dónde venimos las personas LGTB y quiénes han sido nuestros verdugos y nuestros aliados.

Si supierais algo de dónde venimos las personas LGTB no se os ocurriría ensuciar nuestras banderas en una manifestación junto con la extrema derecha. Los símbolos LGTB se construyeron para defendernos de quienes nos empobrecían, de quienes durante siglos nos persiguieron y de quienes nos negaron nuestra libertad y el derecho a ser felices.

Nuestra bandera ha sido ondeada durante la dictadura franquista para defendernos de la ultraderecha que nos metía en las cárceles, nos torturaba, nos violaba y nos perseguía sólo por ser lesbianas, gais, transexuales y bisexuales. Quienes nos mataban, nos torturaban, nos violaban y nos perseguían por ser lo que somos forman parte del mismo árbol genealógico de la extrema derecha con la que os habéis manifestado, con la que habéis pactado en Andalucíay con la que estáis dispuestos a pactar allá donde podáis hacerlo.

La causa LGTB no tiene como objetivo ser declarada de interés turístico, ni comprar y vender úteros de mujeres para que gais ricos puedan criar a niños rubios con ojos azules, ni llenar de color manifestaciones en blanco y negro como la celebrada en la Plaza de Colón contra el diálogo en un país que sufre una crisis multiorgánica por exceso de verdades absolutas a uno y otro lado del Ebro. Las personas LGTB somos sujetos de derechos y no un nicho de mercado para la causa neoliberal de Albert Rivera, queridos.

La bandera LGTB ha servido a lo largo de la historia para protegernos de las redadas de violetas de un régimen llamado franquista que reivindican fuerzas como Vox, con la que compartís gran parte de vuestro ideario y a la que en Andalucía le habéis dado la presidencia de la comisión de memoria del Parlamento andaluz que tendrá que dar el visto bueno a buscar los restos de Federico García Lorca, maricón y andaluz universal.

Las personas que han dado los mejores años de su vida defendiendo la igualdad y libertad, de la que hoy disfrutamos las nuevas generaciones de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales, se han escondido de los padres ideológicos de vuestros compañeros de manifestación y de quienes, como vosotros, ondeáis la bandera de nuestro país contra la otra mitad del país que no piensa como vosotros.

Nuestra bandera, nuestra lucha y nuestros símbolos nunca han ondeado a favor del odio. No mancilléis la historia y la memoria de Federico García Lorca, ni la de Pedro Zerolo, ni la del escritor almeriense Agustín Gómez Arcos, quien se tuvo que exiliar huyendo del tiempo oscuro al que vuestros amigos de manifestación nos quieren retrotraer.

Ser gai, lesbiana, transexual o bisexual es mucho más que te gusten las personas de tu mismo sexo o transitar hacia un género de destino diferente del asignado al nacer. Ser lesbiana, gai, bisexual o transexual es también una actitud solidaria y comprometida en estos tiempos absurdos donde hay gais que se declaran sin pudor de extrema derecha y usáis nuestros símbolos para el odio, para blanquear y llenar de color las manifestaciones ultras de quienes sólo han sembrado dolor, sangre y tragedia en nuestro país, especialmente en los disidentes sexuales.

Podéis asistir a manifestaciones con quienes queráis, ya faltaría que en un Estado de Derecho yo os dijera dónde podéis asistir o no, pero, por favor, por la memoria de quienes nos han precedido, gracias a quienes podemos amar en libertad y tener la identidad de género que queramos, por respeto a la memoria de Federico García Lorca, de Agustín Gómez Arcos o de Pedro Zerolo, no uséis las banderas de la igualdad, el amor y la libertad para defender el mismo modelo de país extremista y de exaltación identitaria que nos encarceló, mató, persiguió y torturó hace solamente un cuarto de hora en el reloj de la historia.

La causa LGTB es un símbolo de diálogo, de paz, de libertad, de democracia, de derechos humanos, de solidaridad, igualdad y de amor, justo lo contrario de la manifestación ultra de este domingo, donde habéis paseado nuestros símbolos junto con los de quienes hace sólo unos 15 años se atrevieron a decir en el Senado que las personas LGTB éramos hijas de padres alcohólicos o, como defendía vuestro líder Albert Rivera, querían que en el juzgado hubiera dos puertas de entrada para las parejas que se aman, para así no molestar a esa España odiosa a la que exaltáis sin pudor alguno y sin ser conscientes de lo patético que es que los oprimidos formen parte del mismo equipo que sus verdugos.

 

Carta abierta a los gais, lesbianas, bisexuales y transexuales de Ciudadanos

 

 

COLABORA CON KAOS