Carta abierta a las administraciones públicas, a los expositores, empresarios y a los asistentes a FITUR

Publicidad

Los días comprendidos entre el 22 y el 26 de enero se celebra en Madrid la Feria Internacional del Turismo (FITUR), donde más de 10.487 empresas de 165 países y regiones, 142.642 profesionales y 110.848 visitantes de público general contemplarán y harán negocios con la gran oferta turística que les pone, en bandeja plata, el Estado Español. Entre esa oferta, se encontrará nuestro país, Andalucía, y dentro de ella Granada, conocida mundialmente y punto de destino de un turismo masivo durante todo el año.

Nosotros, trabajadores y trabajadoras de Granada, uno del los territorios de Andalucía, tierra que lidera las cifras de desempleo y pobreza del estado, nos permitimos hacerles una serie de observaciones, por si alguna vez tienen ustedes a bien tomarlas en cuenta.

Durante estos cuatro días, ustedes harán negocios, comprarán paquetes los tour-operadores; las empresas ofrecerán viajes, ofertas, noches de hotel y visitas a diversos precios que serán -no lo dudamos- tremendamente competitivos. Pero ¿a costa de qué y de quiénes harán ustedes negocios estos días? Les pedimos que reflexionen y tengan en cuenta una serie de factores.

En Granada, desde donde les escribimos, uno de cada cuatro de sus trabajadores no puede acceder a un puesto de trabajo ya que nuestra cifra de desempleo está en el 24% según indica la E.P.A. (encuesta de población activa). El resto de trabajadores y trabajadoras, en su gran mayoría, nos vemos obligados a prestar nuestro trabajo en condiciones deplorables. La precariedad y el abuso, los contratos celebrados en fraude de ley, el fraude permanente a la Seguridad Social que cometen los empresarios, los horarios excesivos, los salarios no más allá de los 800 € al mes tras reventarnos 60 horas o más a la semana, son la monedas de cambio que recibimos un mayoría de hombres y mujeres granadinos.

Les pondremos algunos ejemplos, por si todavía no han caído ustedes en la magnitud de un problema que las administraciones públicas españolas y andaluzas tienden a obviar.

Los 15000 hombres y mujeres granadinos que trabajamos directamente para el negocio de la Hostelería y el Turismo ( a los que habrá que sumar la cifra que ustedes saben que trabajan en negro” ¿o no lo saben?) por término medio debiéramos de trabajar 60 años para poder cotizar 15 a la Seguridad Social, que es lo que nos permitiría, el día de mañana, tener una pensión…, pero muchos no la tendremos sino es de carácter asistencial, tal es la magnitud del fraude empresarial que se produce por el robo a la Seguridad Social cometido por parte de los empresarios de la Hostelería y el Turismo. Esos quince mil trabajadores llegamos a doblar la jornada laboral en las fechas en que ustedes, señores de FITUR, hacen sus mejores negocios y obtienen sus más pingües beneficios, estamos sufriendo permanentes contratos precarios y acabamos el mes como empezamos el anterior: sin un euro y con pocas esperanzas de futuro. Todo esto gracias a una patronal esclavista y ladrona cuyo cabeza visible es un tipo que se llama Gregorio García Domínguez.

Les vamos a poner otro ejemplo más en la persona de una trabajadora, despedida hace unos meses de la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía. Sí, esa misma Junta de Andalucía que aporta todos los años el mayor stand de la feria. Esa trabajadora ha sido despedida por la administración autónoma andaluza por estar afiliada a un sindicato y ser su delegada. Pregunten ustedes al señor Juan Marín y al señor Gustavo Adolfo Rodríguez, a la sazón, consejero y delegado territorial de Turismo de la Junta de Andalucía. Estos dos tipos, seguro que andarán por la feria, ofreciendo negocios, comiendo gambas y vendiendo nuestra tierra a precio de saldo para mayor gloria del mercado turístico, pregúnteles.

Señores y señoras asistentes a FITUR, apelamos a su voluntad y a la justicia para que dejen de machacarnos con sus negocios turísticos que, por si no lo saben, están destrozando nuestra tierra, gentrificando nuestros barrios, turistificando nuestros pueblos y ciudades. Nuestro medio ambiente padece la lacra turística, nuestra cultura comienza a ser borrada para beneficio de unos cuantos, ya que el turismo no aporta prácticamente ningún valor añadido a nuestra tierra.

Nosotros siempre formamos parte de un pueblo, el andaluz, viejo, sabio y hospitalario. Es por ello que nunca hemos rechazado al forastero ni al visitante, lo que rechazamos es la explotación, el robo y el saqueo.

Lucio Anneo Séneca, filósofo cordobés dijo “que nadie ama a su tierra porque sea grande, sino porque es suya”. En lo que a nosotros respecta, nos sentimos orgullosos de ser andaluces y andaluzas, granadinos y granadinas, pero no porque nadie nos lo diga o nos lo intente imponer, sino porque nacimos aquí y nuestra tierra es la que queremos…. pero desgraciadamente hoy no es la mejor en casi nada. Y, en gran parte, esto se debe a ustedes, a los que negocian indiscriminadamente con nosotros, porque nuestros pueblos, nuestras playas y nuestras ciudades son, también, “nosotros”.

Ya les hemos pedido la coherencia y rectitud que debieran tener, unos como representantes públicos y otros como empresarios, ahora depende de ustedes. Por nuestra parte, les indicamos que ya estamos organizados y que nuestra dignidad y nuestra tierra no se vende. Con el SAT, Andalucía no se vende.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More