Carmena aprueba sus primeros presupuestos, con un 26% más en gasto social y el rechazo de PP y Ciudadanos

Publicidad

Ahora Madrid ha aprobado los primeros presupuestos desde que la toma de posesión con el apoyo del PSOE. Ambos grupos han defendido ante los detractores, PP y Ciudadanos, que las cuentas de 2016 para la capital madrileña incluyen un aumento del gasto social del 26% respecto al ejercicio anterior. El Ayuntamiento dispone un aumento general del 2,2% sobre 2015, hasta alcanzar los 4.487 millones de euros.

En el pleno extraordinario celebrado hoy en Cibeles, la enmienda a la totalidad presentada por Ciudadanos ha sido tumbada por el bloque Ahora Madrid y PSOE. El equipo de la alcaldesa, Manuela Carmena, ha defendido que se trata de unas cuentas “ marcadas por estar al servicio de las necesidades sociales de los madrileños y madrileñas”, en palabras del concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato.

“Se prioriza lo que se gasta según las necesidades sociales.  Así, el gasto social aumenta un 26% Las inversiones se incrementan 43,27% hasta los 316.523.338 euros, mientras que las destinadas específicamente a los distritos lo hacen una media del 60%”, explica el consistorio. «Antes de amortizar anticipadamente deuda con los bancos tenemos una deuda social que debemos saldar con la gente», defiende el delegado de Economía de Ahora Madrid, grupo que defiende «los presupuestos del sí se puede«.

Previamente, el equipo de Gobierno había informado de que habrá 266 millones correspondientes a las “inversiones financieramente sostenibles”, un anexo al presupuesto que procede del superávit o remanente de tesorería positivo del Ayuntamiento.
Esto significa que Ahora Madrid dedicará el positivo de sus cuentas en 2015 a “30 nuevas vías ciclistas, rehabilitación y mejora de colegios, bibliotecas, centros de mayores y de día, edificios administrativos, mejora de calles y zonas verdes”, entre otras actuaciones.

Este apartado ha sido criticado por el grupo municipal de Ciudadanos, liderado por Begoña Villacís. El año pasado solo se destinaron a este tipo de inversiones, permitidas a los ayuntamientos con superávit, 46 millones de euros, menos de una quinta parte. Se decidió destinar la mayoría del superávit para amortizar la deuda de la capital. En esta ocasión, el equipo económico de Carmena ha rechazado esa opción, algo que ha sido criticado desde Ciudadanos.

Las inversiones que el Ministerio de Hacienda permite financiar con el superávit tiene una serie de requisitos: que se liciten y ejecuten en el mismo año y que tengan una vida útil de la menos cinco años, entre otras condiciones. Esa partida del anexo supondrá aumentar la inversión un 118%, más de 315 millones de euros. «Eso es algo revolucionario en Madrid», ha declarado Sánchez Mato, donde también ha señalado que «hay gente que puede tener miedo a estos presupuestos porque manifiestan que sí se puede hacer política de otra manera».

Por su parte, el PP se ha mostrado preocupado por la sostenibilidad del gasto en la capital, y avisa de que el presupuesto, en su opinión, podría dar lugar a un incumplimiento de las reglas de estabilidad presupuestaria. Villacís, de Ciudadanos, ha acusado al Ejecutivo municipal de presentar unos presupuestos que no son lo suficientemente concretos en la definición de sus partidas.

Agencias

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More