Cargas policiales contra los mineros que bloqueaban varias carreteras en Asturias

OVIEDO | MADRID.- Fuerzas antidisturbios de la Policía Nacional cargaron esta mañana contra grupos de mineros que habían cortado con barricadas de neumáticos y troncos ardiendo las principales vías de comunicación de Asturias. Los mineros realizan un paro de 48 horas tras dar por rotas sus negociaciones con el Gobierno sobre el Plan de Carbón 2006-2012.

Tanto UGT como CCOO han asegurado que el 100% de los trabajadores de la minería del carbón está secundando el paro. Asimismo, los representantes sindicales de los mineros se encerraron anoche en una sala del Ministerio de Industria en una medida de protesta que continúa hoy.

Agustín Pérez, representante de CCOO, aseguró a elmundo.es que la situación está «tensa» y que el encierro se va a mantener «hasta que el Gobierno se vuelva a sentar a negociar».

Por el momento, las autoridades no han intentando el desalojo de las ocho personas que mantienen el encierro, quienes esperan obligar así a Industria a retomar ya las negociaciones y no la próxima semana como pretende el Ministerio.

Los dos principales puntos de discrepancia entre los mineros y el Gobierno son las prejubilaciones y el mecanismo propuesto por los sindicatos para vincular la percepción de las ayudas a la actividad. También exigen la recolocación de 2.100 trabajadores en las comarcas mineras, cifra que el Gobierno limita a 1.600 personas.

Cortes de carretera

Según informaron fuentes sindicales y de la Guardia Civil de Tráfico, las protestas de los mineros en Asturias se iniciaron hacia las 9.00 horas en la autovía A-66, que comunica el centro de Asturias con la Meseta, en la conocida como autopista 'Y', que une Gijón, Avilés y Oviedo, y en la autovía minera, la AS-1, que une Gijón y Mieres.

El corte en la A-66 se prolongó durante más de tres horas y la circulación no fue restablecida hasta pasadas las 11.15 horas, una vez que los servicios públicos retiraron las barricadas.

No obstante, a esa hora continuaban los enfrentamientos entre las fuerzas antidisturbios y mineros de los pozos Santiago y Figaredo, de Hunosa, y de mina Jovesa, que habían cortado el tráfico a la altura de Santa Cristina de Lena, en el kilómetro 63,400 de la A-66.

Fuentes sindicales señalaron que la policía cargó con pelotas de goma y botes de humo que no provocaron heridos entre los manifestantes. Tampoco se ha producido ninguna detención.

La protesta provocó largas retenciones de vehículos en ambos sentidos, al igual que en la A-8 (Gijón-Avilés), donde mineros de los pozos María Luisa, Sotón y Nicolasa, de la empresa estatal Hunosa, pusieron barricadas a la altura de la estación de servicio de Montico.

En León, un millar de mineros cortaron diversas carreteras que provocaron retenciones de hasta cuatro kilómetros en la N-VI y A-6, a la altura de Bembibre. Los mineros atravesaron en la vía las vallas quitamiedos, prendieron fuego a varios neumáticos y lanzaron petardos.

Los sindicatos han anunciado hoy que extienden la convocatoria de huelga también a los próximos días 8, 9, 15, 16 y 17 de noviembre.

Discrepancias

Los responsables de Minería de CCOO y UGT, Rafael Varea y Víctor Fernández, aseguraron, al término de la reunión celebrada el miércoles, que el diálogo se había «roto» ante la falta de avances por parte del Ministerio en las principales reclamaciones de los sindicatos.

Por el contrario, el secretario general de Energía, Antonio Fernández Segura, subrayó que han sido los sindicatos los que han roto las negociaciones, puesto que él les había ofrecido mantener una nueva reunión la próxima semana.

Respecto a las ayudas a la actividad, los sindicatos piden un sistema de control de los objetivos de plantilla, recolocaciones y origen de la producción que permita penalizar a las empresas en caso de incumplimiento.

Según Fernández Segura, los sindicatos reclaman que las sanciones sean decididas en reuniones entre los representantes sindicales y la Administración, lo que, a su juicio, plantea «riesgos jurídicos» y somete a las empresas a una situación de «presunción de ilegalidad permanente».

El Ministerio de Industria propone, por el contrario, que la Administración y los sindicatos analicen el cumplimiento de estos objetivos y que, en caso de incumplimiento, sea la propia Administración la que adopte «medidas correctoras» que incluirían la «cancelación parcial o total de las ayudas». Este planteamiento se completaría, según Fernández Segura, con una potenciación del servicio de inspección.

En cuanto al segundo punto de discrepancia, los sindicatos piden prejubilaciones generalizadas a los 52 años equivalentes (la edad física corregida mediante un coeficiente que depende del puesto de trabajo) sin límite de edad. El Ministerio acepta este planteamiento para los años 2006 y 2007, pero entre 2008 y 2012 propone que los trabajadores no se prejubilen con menos de 45 años.

El paro de 48 horas afecta a unos 8.694 trabajadores, de los que más de la mitad, unos 4.400 desarrollan su labor en las cuencas de Asturias, y algo más de 3.000 lo hacen en las explotaciones de Castilla y León.

También se ha convocado en otras zonas de menor importancia y número de mineros como son Galicia, Aragón, Andalucía, Castilla-La Mancha y Cataluña.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS