Capitalismo, siglo XXI: Muere un joven por desnutrición en el albergue municipal de Sevilla

Prensa/Agencias

Un joven de nacionalidad polaca, identificado como Pietr Piskozub, falleció ayer miércoles en el albergue municipal con síntomas de desnutrición y cuando aguardaba la cola para el almuerzo. La víctima, de 23 años, pesaba sólo unos 30 kilos y acaba de recibir el alta médica en la madrugada del miércoles en el hospital Virgen del Rocío, según confirmaron fuentes municipales. En principio, todo apunta a que la muerte se produjo por causas naturales, pero el juzgado de guardia ha abierto diligencias previas para investigar lo sucedido, como se hace habitualmente cuando se produce una muerte en estas circunstancias y a la espera de las conclusiones de los forenses, explicaron fuentes judiciales. 

El joven polaco había llegado al albergue de la calle Perafán de Ribera la misma madrugada del miércoles, tras haber recibido el alta médica. Desde el hospital Virgen del Rocío se alertó a los servicios de emergencia social del Ayuntamiento, que trasladó a esta persona hasta el albergue, donde los técnicos le atendieron y por la mañana le dieron el desayuno con normalidad, como al resto de personas acogidas. Desde el Ayuntamiento explicaron este miérvoles que, al proceder esta persona de un centro hospitalario, se le prestó incluso una mayor atención. 

La muerte del joven se detectó sobre las dos de la tarde de este miércoles, cuando Piskozub se hallaba aparentemente dormido en un sofá de la sala de televisión y esperaba junto a una veintena de personas en la sala contigua al comedor. 

Desde el albergue municipal se alertó a la Policía y a los servicios sanitarios del 061, que enviaron a la zona una ambulancia. Los facultativos no pudieron más que certificar el fallecimiento. Poco antes de las cuatro de la tarde de este miércoles los servicios funerarios procedieron a levantar el cadáver del ciudadano polaco. 

El joven había pasado anteriormente por los servicios de urgencias del Hospital Virgen del Rocío, donde fue dado de alta y enviado al albergue para que fuese atendido, tras haberse detectado que llevaba días sin comer ni beber nada. Horas después falleció. 

La Asociación El Defensor del Paciente ha solicitado al fiscal superior de Andalucía, Jesús García Calderón, una investigación de  oficio por «una presunta negligencia» en el caso del joven de 23 años que falleció «totalmente desnutrido y deshidratado» en el albergue municipal de Sevilla y que había llegado a estas instalaciones de madrugada, tras recibir el alta a las 2,00 horas del mismo miércoles en un centro hospitalario hispalense.
 
En una carta, su presidenta, Carmen Flores, se dirige a García Calderón para «solicitarle una investigación de oficio, en el penoso caso que ha acontecido en Sevilla con la muerte de un ser humano por lo que entendemos una presunta negligencia», ya que «un joven polaco ha fallecido en el albergue municipal debido a su delicado estado de salud», toda que se pregunta «por qué se llegó hasta a ese extremo».
 
Asimismo, y en dicha misiva califica de «imprudencia» el hecho de que el joven fuera dado de alta en el Hospital Virgen del Rocío a las dos de la mañana, algo que, a su juicio, «podríamos calificar de imprudencia, ya que el paciente necesitaba ser ingresado y atendido con la decencia que debe hacerse en las circunstancias que padecía», toda vez que afirma que «debería ser investigado si este paciente estaba falto de atención sanitaria para llegar a el estado en que se encontraba».
 
De este modo, Flores señala que «esto no va a ser la última vez que pasa si no se toman medidas serias para estas personas que no disponen de tarjeta sanitaria, a las que solo se les atiende en urgencias ‘de pasada’ y la mayoría ni son ingresados, ni medicadas», al tiempo que afirma que «es terrible morir, pero hacerlo de esta forma es indigno y propio de un país ‘bananero'». Además, se dirige al García Calderón para decirle que «no tenemos persona física que presentarle pero nos vemos en la obligación de pedirle su valiosa intervención».
 
Por último, Flores recalca que estos hechos «los considera de gravedad» y muestra su «deseo de que esto no vuelva a suceder». «Nadie es legal ni ilegal para recibir asistencia de cualquier  clase, por lo que solicitamos la depuración de responsabilidades» de aquellos que «por su responsabilidad tienen que velar por la salud de los todos los ciudadanos», concluye.

El Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu, por su parte, también ha abierto una actuación de oficio para esclarecer las circunstancias que rodean el caso del joven de 23 años que falleció «totalmente desnutrido y deshidratado» en el albergue municipal de Sevilla y que había llegado a estas instalaciones de madrugada, tras recibir el alta a las 2,00 horas del mismo miércoles en un centro hospitalario hispalense.

En declaraciones a la prensa, Maeztu ha explicado que esta mañana ha convocado una reunión «de urgencia» con los asesores y adjuntos de la Defensoría y se ha decido abrir una investigación de oficio, porque «se trata de un hecho muy lamentable, del que todavía no tenemos ningún dato». Por tanto, «ya hemos solicitado los informes previos de petición para la investigación tanto al Hospital Virgen del Rocío como a los servicios sociales municipales».

«Vamos a trabajar para ver qué ha pasado, cómo con una desnutrición tan severa esta persona ha podido salir del Hospital directamente a un albergue, y cómo en una cola ha podido caer muerto», lamenta Maeztu, quien afirma que «hay que ser serios en esta investigación, ver dónde se han dado los errores o posibles negligencias, y tratar de que eso no se vuelva a repetir».

Además, Maeztu ha apuntado que a lo largo de la mañana está recibiendo a ciudadanos e instituciones «interesándose por la triste noticia y el trágico desenlace, y que han pedido que la Oficina adopte las medidas necesarias para tratar de esclarecer este lamentable suceso», porque, insiste, «el Defensor tiene que ser muy sensible con esta situación», y «vamos a poner todo el interés del mundo para que esta situación no se repita», concluye.

Información relacionada:

Javier Ramajo/eldiario.es

El avance de la autopsia practicada al joven que murió en un albergue de Sevilla tras ser dado de alta en el Hospital Virgen del Rocío señala que la causa del fallecimiento fue una bronconeumonía, según han informado fuentes judiciales. El Consulado de Polonía en la capital hispalense ha confirmado este viernes al Juzgado de Instrucción número 5, que investiga el caso, la identidad del fallecido, Pietr Piskozub, de unos 23 años.

El adelanto de la autopsia ha sido practicada por el Instituto Anatómico Forense de Sevilla. El fallecimiento, según el informe, se produjo entre las 13.30 y 14.00 horas del pasado miércoles. El joven murio en el abergue municipal de la calle Perafán de Ribera después de que unas diez horas antes, de madrugada, fuera dado de alta por el Hospital Virgen del Rocío ya que no consideraron necesario su ingreso, añaden fuentes del TSJA.

El joven, con sintomas de malnutrición, no poseía documentación alguna y desde el Consulado están tratando de localizar a algún familiar al objeto de repatriar el cadáver. En el caso de no encontrar a nadie que reclame el cuerpo, se actuará como en este tipo de casos, conocidos judicialmente como ‘muerto de beficencia’, dando cuenta al organismo correspondiente para que proceda a la inhumación del cadáver.

El atestado levantado al respecto por la Policía Nacional no tenía contrastada la identidad del joven, tan sólo registrada a través de los testimonios encontrados en el centro hospitalario y en el albergue. A efecto de confirmar en su totalidad el nombre del joven, el juzgado ha dictado una providencia para que la Policía Científica confirme en todos sus extremos los datos personales del fallecido.

Según las primeras investigaciones del juzgado, el joven, una vez trasladado al albergue por parte de los servicios municipales, no quiso siquiera tomar el desayuno que le ofrecieron porque se encontraba mal. Mientras esperaba sentado junto a la cola del almuerzo, falleció a causa de una bronconeumonia, según se desprende del adelanto de la autopsia. La Fiscalía, una vez se emita la autopsia definitiva, deberá decidir si advierte algún tipo de infracción penal en la actuación de las personas que atendieron al joven polaco antes de su muerte.

APDHA-Sevilla indignada por el fallecimiento de Pietr Piscozub, una muerte evitable
 
La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía en Sevilla (APDHA) se siente indignada por el fallecimiento de Pietr Piscozub. Nos indigna, de igual manera, ver como las autoridades autonómicas y municipales rivalizan en afirmar haber cumplido sus obligaciones y en lamentar lo que han llamado “el desgraciado caso extremo”.
 
No es momento de lamentaciones y menos de alardes del deber cumplido. Es momento de, sin esperar resultados de autopsia o la investigación judicial, asumir responsabilidades. Pietr era un ser humano,  y como tal, sujeto de obligaciones y derechos. Sin embargo vivía, como tantas otras personas, en una situación de exclusión, tirado en las calles de una ciudad con unas administraciones que dan las espaldas a la satisfacción de los derechos más básicos. Es por ello que la investigación judicial debe llegar hasta el fondo, descubrir a los responsables que han incidido en su vida y muerte, depurar responsabilidades y señalar sanciones y fórmulas de reparación.
 
Pietr murió en la soledad, en el albergue municipal de Perafán de Rivera,  acompañado de muchas personas, pero al fin y al cabo solo.  Anoche pudimos comprobar que el  cadáver de Pietr se encuentra en el Instituto Anatómico Forense sin que, hasta este momento, nadie se haya hecho cargo de él.
 
Desde la APDHA exigimos a las administraciones y les advertimos de la obligación que tienen de erradicar de esta ciudad todo signo de marginación y exclusión.
 
Sevilla, 04 de Octubre de 2013
 
Delegación de Sevilla
Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía
 
NOTICIAS ANTICAPITALISTAS