Canarias: ¿Un archipiélago de «conejillos de indias» para el coronavirus?

El pasado domingo, el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, solicitaba a Pedro Sánchez que considere "el hecho insular en el supuesto y paulatinodesconfinamiento que vendría tras el 26 de abril", sugiriendo que éste podría desarrollarse con más prontitud en el Archipiélago (...).

Publicidad

   El retraso de varias semanas en la adopción de medidas de control de la pandemia, para no afectar a los intereses económicos de las grandes empresas; un confinamiento parcial que mantuvo la actividad de dichas empresas durante otras semanas y, finalmente, la decisión de volver a permitir la reactivación de sectores considerados no esenciales, contra la opinión de numerosos expertos. Esta gestión de la actual pandemia efectuada por el Gobierno español, con la «razón económica» siempre imponiéndose a la protección de la salud y la vida de la población, justifican la inquietud con la que una buena parte de la sociedad comienza a interpretar los mensajes sobre cómo se piensa desarrollar el llamado proceso de «desconfinamiento».

   Especialmente, cuando se producen manifestaciones como la del presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, en las que éste ha solicitado al Ejecutivo central que «tenga en cuenta el hecho insular en la desescalada del confinamiento», para que pueda desarrollarse con más prontitud en el Archipiélago.

   Reiterando un mensaje que ya se había lanzado en días pasados desde el Gobierno regional, Torres pedía este domingo a su homólogo y correligionario Pedro Sánchez que considere «el hecho insular en el supuesto y paulatino desconfinamiento que vendría tras el 26 de abril para que las islas que estén libres de coronavirus puedan ir recuperando la normalidad, ya que el archipiélago tiene «prácticamente» cerradas sus llegadas por aire y por mar».

  «Torres añadió – asimismo – que  Canarias camina bien y somos la CCAA con menor número de fallecidos de toda España,  un índice de los más favorables en personas en UCI y hospitalizados».

   Un llamamiento más que preocupante,  a la luz de lo que advierten los expertos sobre la  peligrosidad de pensar que es sensato relajar las medidas de aislamiento social en aquellos lugares donde se ha producido un menor número de contagios en la primera oleada de la pandemia.

  El presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph), Rafael Ortí, se muestra contundente a este respecto:

  “Hay regiones que se han posicionado insinuando que pueden empezar a hacerlo porque tienen menos casos, pero precisamente en esas zonas donde menos ha circulado el virus hay más riesgo de rebote”.

«CANARIAS PUEDE SER UN BANCO DE ENSAYOS NATURAL PARA EL DESCONFINAMIENTO»

   Las declaraciones efectuadas por el presidente regional poseen la característica ambigüedad de los políticos profesionales, con expresiones sobre  la necesidad  «recuperar la normalidad abriendo negocios y espacios públicos con rigor, pero también con cautela».

  Sin embargo, la orientación de una de las “especialistas” seleccionada para formar parte del comité científico que asesora al Gobierno de Canarias en la lucha contra la covid-19 ofrece pistas adicionales sobre su posible plan.

  En declaraciones efectuadas al digital Tiempo de Canarias, Beatriz González López-Valcárcel, catedrática de Métodos Cuantitativos en Economía y Gestión, especialista en «Economía de la Salud», y asesora del Ejecutivo autonómico, confirmó la idea de que se está pensando en utilizar a Canarias como «un banco de ensayos natural».

  «Canarias podría ser – afirma esta catedrática – un experimento natural para pilotar el desconfinamiento, para aprender los mecanismos de vigilancia epidemiológica una vez que vayas desconfinando poco a poco. A ver si somos capaces de seguir los casos que puedan darse».

  Se trataría, expresándolo con mayor crudeza pero quizá también con más realismo, de convertir a la población de las islas en una suerte de conejillos de indias, con todas las posibles consecuencias que ello puede suponer. Particularmente, cuando cualquier vigilancia ordenada de los nuevos contagios, después de que ésta vuelva a las calles y a su actividad,  requeriría realizar test masivos  y aislar efectivamente a todos los nuevos infectados y sus contactos. Una posibilidad que, hoy por hoy, ni puede plantearse en el Estado español, tanto por su flagrante falta de medios como por su negligente e ineficiente gestión.

«LABORATORIO MUNDIAL DE SEGURIDAD» PARA EL TURISMO: EL NUEVO E IMPROVISADO PLAN DE LA BURGUESÍA CANARIA

  Finalmente, la supuesta ventaja de que las islas estén «prácticamente confinadas por mar y por aire«, aducida por Ángel Víctor Torres para solicitar un desconfinamiento singular, choca de bruces con la dependencia económica del Turismo, que sitúa a la economía y la sociedad canarias en la que podría ser la encrucijada más grave de su Historia.  

  Ante la ausencia de otros sectores capaces de sostener esta economía de monocultivo impuesta en las islas, la idea que ya ha comenzado a tomar cuerpo entre los representantes políticos de la burguesía isleña parece ser la de convertir también al Archipiélago en  un «laboratorio mundial de seguridad para el sector».

  Una pomposa defición que, sin embargo, tiene todos los visos de referirse a un «plan» tan improvisado como irrealizable.

Preguntado acerca de esta posibilidad, el presidente regional no dudo en proclamar que, efectivamente, “Canarias, como referente turístico mundial, puede ser ese laboratorio».

  Significativamente, en la misma línea se pronunció la catedrática Beatriz González López-Valcárcel, asegurando que  «si Canarias consigue vender, -porque sea cierto, porque sea fiable- que somos un destino seguro, entonces, no inmediatamente, podremos recuperarnos con mucha ventaja respecto a otros destinos».

  Para ello – opina González López-Valcárcel –  «la estrategia sería test, test, test».

   «El turista viene con su certificado verde que significa que se ha hecho un test recientemente y esta persona no  está infectada. Por ejemplo, se ha hecho una PCR días antes de viajar Sería tener garantizado al resto de turistas que su riesgo de contagio es muy bajo. Riesgo cero no va a existir – concluyó la asesora del Gobierno regional, dibujando un escenario hoy más cercano a la ciencia ficción que a cualquier planificación factible y real.

Fuente: Canarias Semanal

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More