Canarias: Terrorismo ecológico del Ente Nazionale Idrocarburi

Por Movimientoupc

Se hace necesario que los organismos internacionales arbitren las normas que sean necesarias para la protección de la biodiversidad en el Banco Pesquero Canario Sahariano

Ente Nazionale Idrocarburi (ENI, por sus siglas en italiano) firmó el 20 de diciembre de 2017 un Acuerdo Petrolero con la Compañía Estatal Marroquí ONHYM para realizar prospecciones mediante las autorizaciones Tarfaya Offshore Shallow I-XII, ubicados en las aguas del Océano Atlántico que transcurren entre las ciudades de Sidi Ifni, Tan Tan y Tarfaya, pertenecientes a la costa continental africana y las Islas Canarias, concretamente frente a Lanzarote y Fuerteventura.

Tras el acuerdo, que está sujeto a la autorización de las autoridades marroquíes, Eni será el operador de la licencia con una participación del 75%, mientras que ONHYM retendrá una participación del 25%. Los derechos de exploración cubren un área de 23,900 kilómetros cuadrados, con una profundidad de agua que va de cero a 1,000 metros, y con potencial de hidrocarburos líquidos en su lugar.

El nuevo Acuerdo Petrolero permite a Eni ampliar su posición actual en Marruecos, en línea con la estrategia de la Compañía destinada a diversificar su cartera de exploración en cuencas con alto potencial de hidrocarburos. Eni ya está presente en Marruecos a través de su licencia de Rabat Deep Offshore (Eni 40%, ONHYM 25%, Woodside 25%, Chariot 10%) y la licencia de El Jadida Offshore (Eni 75%, ONHYM 25%).

Forajidos frente a frente. Tanto el reino de Marruecos como el reino de España ya habían autorizado previamente la realización de las criminales prospecciones petrolíferas en esa zona, concretamente a las petroleras REPSOL y KOSMOS, autorizaciones que fueron recurridas por el Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario ante el Tribunal Internacional del Mar de las Naciones Unidas al afectar dichas prospecciones al Banco Pesquero Canario-Sahariano, una de las cinco zonas de afloramiento de nutrientes en todo el mundo, probablemente la más productiva.

La autorización concedida por el reino de España a REPSOL infringía la legislación internacional dado que la misma le reconoce a España como potencia colonial administradora de Canarias doce millas alrededor de cada isla y las autorizaciones eran fuera de esas doce millas, lo que también podía haber recurrido el reino de Marruecos, pero no lo hizo probablemente por los pactos realizados entre las monarquías borbóbica y alahuita, respectivamente, para repartirse la explotación de los combustibles fósiles abundantes en dicha zona.

Igualmente, las concesiones realizadas por Marruecos a la petrolera KOSMOS también infringían la legislación internacional, dado que al menos una parte de dichas prospecciones afectaban a aguas saharianas sobre las que las Naciones Unidas no reconocen jurisdicción al reino de Marruecos, por lo tanto también el reino de España podía haber recurrido dichas autorizaciones pero no lo hizo por los pactos suscritos entre ambos reinos, como se dijo anteriormente.

Dadas las especiales características ecológicas de la zona no se trata solamente de quien tiene jurisdicción sobre dichas aguas, sino de que los organismos internacionales responsables arbitren y garanticen la protección de la misma para lo cual es imprescindible la movilización popular, por lo menos al mismo nivel que ha ocurrido hasta ahora, junto con el boicot a todas aquellas empresas sin escrúpulos medioambientales, como REPSOL, KOSMOS, ENI, ONHYM, Woodside, etc.
El boicot a los combustibles fósiles, gas y petróleo, no es novedoso, pues ya lo inició el mayor fondo soberano del mundo, el noruego: “No es sorprendente que veamos que los administradores del mayor fondo soberano del mundo no sigan dispuestos a tomar los crecientes riesgos asociados con los activos de gas y petróleo, los cuales no tienen futuro en el largo plazo”, declaró al diario británico The Guadian Paul Fisher (exdirectivo del Banco de Inglaterra e investigador asociado del Instituto para Liderazgo Sostenible de la Universidad de Cambridge), lo que aún no ha entendido el pseudogobierno de Canarias, aunque es tan sencillo como fácil de entender, intentando implantar el gas que ya ninguna sociedad moderna, progresista y conscienciada del deterioro medioambiental demanda.

Desde el Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario, comprometidos con la protección del Medio Ambienta y la Naturaleza, hemos iniciado una recogida de firmas, (en el link adjunto puede firmar la petición propuesta y promocionarla adecuadamente), para la delimitación y protección de la ingente biodiversidad de esas aguas.

Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario

-->
COLABORA CON KAOS