Campaña contra el rescate público de las aerolíneas

Publicidad

Cientos de organizaciones de todo el mundo, entre ellas Ecologistas en Acción, han lanzado una campaña de oposición a los rescates con dinero público a la industria de la aviación. El pasado mes de marzo, la IATA (Asociación Internacional del Transporte Aéreo) reclamó a los Gobiernos ayudas urgentes y sin condiciones por valor de 200.000 millones de euros para rescatar a decenas de aerolíneas.

Ecologistas en Acción se muestra contraria al rescate de aerolíneas mediante inyecciones de dinero público y considera que los recursos del contribuyente deben ser destinados a atender las necesidades de las y los y trabajadores, al tiempo que se invierte en la transición hacia un modelo de transporte más justo y sostenible. Cualquier apoyo financiero al sector aéreo debe estar condicionado a una reconversión de este modo de transporte que garantice su decrecimiento en volumen e impacto social y ambiental.

Por ello, Ecologistas en Acción, en coordinación con la red global Stay Grounded, está promoviendo una campaña a través de la cual se hará llegar a los diferentes Gobiernos una carta abierta firmada por más de 250 organizaciones en la que se esgrimen las razones de nuestra oposición a los rescates.

Igualmente, en el marco de la campaña se ha lanzado una petición a través de change.org para que cualquier persona a título individual pueda firmar la carta y hacerla llegar a su Gobierno.

#SavePeopleNotPlanes

Carta abierta a los respectivos gobiernos nacionales

En plena crisis del COVID-19, mientras el mundo entero lucha contra el virus e innumerables personas trabajadoras están perdiendo sus ingresos, la industria de la aviación exige rescates pagados por los contribuyentes y sin condiciones. Sin embargo, en los últimos años, esta industria se ha opuesto frontalmente a cualquier intento de acabar con sus injustas exenciones de impuestos y ha rechazado contribuir de manera sustancial a los objetivos mundiales de reducción de emisiones, lo que requeriría medidas para frenar significativamente la envergadura de la industria de la aviación.

La aviación es responsable del 5 al 8 % del impacto climático global1, causado principalmente por una minoría adinerada que vuela frecuentemente. Además, este sector asume que el porcentaje seguirá creciendo. Durante las últimas décadas han obtenido enormes beneficios, a costa de ofrecer bajos salarios a sus trabajadores y en detrimento del clima.

Las personas trabajadoras afectadas por la crisis actual necesitan apoyo, pero no debemos dejar que la industria de la aviación se salga con la suya, privatizando los beneficios mientras que el sector público paga sus pérdidas.

Los rescates no deben permitir al sector de la aviación volver al negocio como si no pasase nada cuando acabemos con el coronavirus: toda ayuda pública debe asegurar que las personas trabajadoras y el clima son apoyadas en primer lugar.

Exigimos:

  1. Las personas en el centro
    En vez de rescatar a los ejecutivos y a los accionistas, toda asistencia financiera debe asegurar que las y los trabajadores son apoyados, protegiendo su salud y sus trabajos, y una renta básica vital real durante la crisis debe ser garantizada a asistentes de vuelo, pilotos, personal de tierra, proveedores y otras personas trabajadoras afectadas.
  2. Una transición justa: hacia una movilidad respetuosa con el medio ambiente
    Una condición para el apoyo público debe ser el compromiso hacia una senda de calentamiento global de 1.5 °C. La reducción de emisiones debe ser drástica y sin emplear sistemas dudosos de contabilización, como compensaciones de emisiones o apostar por biocombustibles que dañan al medio ambiente, a la seguridad alimentaria y a los derechos de la tierra. La “aviación verde” es una ilusión, el transporte aéreo debe reducirse. Para una recuperación justa, la toma de decisiones democrática y la propiedad pública son decisivas. Los gobiernos deben apostar por una transición justa: cambios sistémicos en las redes de transporte, asegurando alternativas asequibles (como el transporte ferroviario) y capacitando a las personas trabajadoras a abandonar los trabajos dependientes de los combustibles fósiles, sustituyéndolos por empleos decentes y sostenibles.
  3. ¿No pagan impuestos? ¡No hay rescates!
    No es justo salvar a la industria de la aviación con el dinero de los contribuyentes si esta apenas paga impuestos, dándole así una ventaja desleal con respecto a otros medios de transporte menos contaminantes. Por lo tanto, las exenciones fiscales deben desaparecer: hay que obligar a las aerolíneas a pagar un impuesto por el queroseno; y en vez de programas que incentivan el transporte aéreo como beneficios para viajeros frecuentes, se deben poner en marcha impuestos justos y progresivos para dichas personas.

Es importante emplear esta inesperada pausa en la aviación para construir un sector de transporte respetuoso con el clima, creando mayores niveles de resiliencia para futuras crisis.

Organizaciones promotoras

  1. Agencia Medioambiental Alemana (2019): UBA-Magazin 2-2019: «Schwerpunkt: Fliegen» veröffentlicht.

 

Galego

Campaña contra o rescate público das aerolíneas

Centos de organizacións de todo o mundo, entre elas Ecoloxistas en Acción, lanzaron unha campaña de oposición aos rescates con diñeiro público á industria da aviación. O pasado mes de marzo, a IATA (Asociación Internacional do Transporte Aéreo) reclamou aos Gobernos axudas urxentes e sen condicións por valor de 200.000 millóns de euros para rescatar a decenas de aerolíneas.

Ecoloxistas en Acción móstrase contraria ao rescate de aerolíneas mediante inxeccións de diñeiro público e considera que os recursos do contribuínte deben ser destinados a atender as necesidades das e os e traballadores, á vez que se inviste na transición cara a un modelo de transporte máis xusto e sostible. Calquera apoio financeiro ao sector aéreo debe estar condicionado a unha reconversión deste xeito de transporte que garanta o seu decrecemento en volume e impacto social e ambiental.

Por iso, Ecoloxistas en Acción, en coordinación coa rede global Stay Grounded, está a promover unha campaña a través da cal se fará chegar aos diferentes Gobernos unha carta aberta asinada por máis de 250 organizacións na que se esgrimen as razóns da nosa oposición aos rescates.

Igualmente, no marco da campaña lanzouse unha petición a través de change. org para que calquera persoa a título individual poida asinar a carta e facela chegar ao seu Goberno.

#SavePeopleNotPlanes

Carta aberta aos respectivos gobernos nacionais

En plena crise do COVID-19, mentres o mundo enteiro loita contra o virus e innumerables persoas traballadoras están a perder os seus ingresos, a industria da aviación esixe rescates pagos polos contribuíntes e sen condicións. Con todo, nos últimos anos, esta industria opúxose frontalmente a calquera intento de acabar coas súas inxustas exencións de impostos e rexeitou contribuír de maneira substancial aos obxectivos mundiais de redución de emisións, o que requiriría medidas para frear significativamente a envergadura da industria da aviación.

A aviación é responsable do 5 ao 8 % do impacto climático global 1, causado principalmente por unha minoría adiñeirada que voa frecuentemente. Ademais, este sector asume que a porcentaxe seguirá crecendo. Durante as últimas décadas obtiveron enormes beneficios, á conta de ofrecer baixos salarios aos seus traballadores e en detrimento do clima.

As persoas traballadoras afectadas pola crise actual necesitan apoio, pero non debemos deixar que a industria da aviación sálgase coa súa, privatizando os beneficios mentres que o sector público paga as súas perdas.

Os rescates non deben permitir ao sector da aviación volver ao negocio coma se non pasase nada cando acabemos co coronavirus: toda axuda pública debe asegurar que as persoas traballadoras e o clima son apoiadas en primeiro lugar.

Esiximos:

  1. As persoas no centro: No canto de rescatar aos executivos e aos accionistas, toda asistencia financeira debe asegurar que as e os traballadores son apoiados, protexendo a súa saúde e os seus traballos, e unha renda básica vital real durante a crise debe ser garantida a asistentes de voo, pilotos, persoal de terra, provedores e outras persoas traballadoras afectadas.
  2. Unha transición xusta: cara a unha mobilidade respectuosa co medio ambiente: Unha condición para o apoio público debe ser o compromiso cara a unha senda de quecemento global de 1.5 ° C. A redución de emisións debe ser drástica e sen empregar sistemas dubidosos de contabilización, como compensacións de emisións ou apostar por biocombustibles que danan ao medio ambiente, á seguridade alimentaria e aos dereitos da terra. A “aviación verde” é unha ilusión, o transporte aéreo debe reducirse. Para unha recuperación xusta, a toma de decisións democrática e a propiedade pública son decisivas. Os gobernos deben apostar por unha transición xusta: cambios sistémicos nas redes de transporte, asegurando alternativas alcanzables (como o transporte ferroviario) e capacitando ás persoas traballadoras a abandonar os traballos dependentes dos combustibles fósiles, substituíndoos por empregos decentes e sostibles.
  3. Non pagan impostos? Non hai rescates!: Non é xusto salvar á industria da aviación co diñeiro dos contribuíntes se esta apenas paga impostos, dándolle así unha vantaxe desleal con respecto a outros medios de transporte menos contaminantes. Por tanto, as exencións fiscais deben desaparecer: hai que obrigar ás aerolíneas para pagar un imposto polo queroseno; e no canto de programas que incentivan o transporte aéreo como beneficios para viaxeiros frecuentes, débense poñer en marcha impostos xustos e progresivos para as devanditas persoas.

É importante empregar esta inesperada pausa na aviación para construír un sector de transporte respectuoso co clima, creando maiores niveis de resiliencia para futuras crises.

Organizaciones promotoras

  1. Agencia Medioambiental Alemana (2019): UBA-Magazin 2-2019: «Schwerpunkt: Fliegen» veröffentlicht.

 

Català

Campanya contra el rescat públic de les aerolínies

Centenars d’organitzacions de tot el món, entre elles Ecologistes en Acció, han llançat una campanya d’oposició als rescats amb diners públics de la indústria de l’aviació.

Centenars d’organitzacions de tot el món, entre elles Ecologistes en Acció, han llançat una campanya d’oposició als rescats amb diners públics de la indústria de l’aviació. El mes de març passat, la IATA (Associació Internacional del Transport Aeri) va reclamar als Governs ajudes urgents i sense condicions per valor de 200.000 milions d’euros per a rescatar a desenes d’aerolínies.

Ecologistes en Acció es mostra contrària al rescat d’aerolínies mitjançant injeccions de diners públics i considera que els recursos del contribuent han de ser destinats a atendre les necessitats de les i dels i treballadors, al mateix temps que s’inverteix en la transició cap a un model de transport més just i sostenible. Qualsevol suport financer al sector aeri ha d’estar condicionat a una reconversió d’aquest tipus de transport que garanteixi el seu decreixement en volum i en impacte social i ambiental.

Per això, Ecologistes en Acció, en coordinació amb la xarxa global Stay Grounded, està promovent una campanya a través de la qual es farà arribar als diferents Governs una carta oberta signada per més de 250 organitzacions en la qual s’esgrimeixen les raons de la nostra oposició als rescats.

Igualment, en el marc de la campanya s’ha engegat una petició a través de change.org perquè qualsevol persona a títol individual pugui signar la carta i fer-la arribar al seu Govern.

#SavePeopleNotPlanes

Carta oberta als respectius governs nacionals

En plena crisi de la Covid-19, mentre el món sencer lluita contra el virus i innombrables persones treballadores estan perdent els seus ingressos, la indústria de l’aviació exigeix rescats pagats pels contribuents i sense condicions. No obstant això, en els últims anys, aquesta indústria s’ha oposat frontalment a qualsevol intent de posar fi a les seves injustes exempcions d’impostos i ha rebutjat contribuir de manera substancial als objectius mundials de reducció d’emissions, ja que acomplir-los requeriria mesures per a frenar significativament l’envergadura de la indústria de l’aviació.

L’aviació és responsable del 5 al 8 % de l’impacte climàtic global 1, causat principalment per una minoria adinerada que vola sovint. A més, aquest sector assumeix que el percentatge continuarà creixent. Durant les últimes dècades han obtingut enormes beneficis, a costa d’oferir baixos salaris als seus treballadors i en detriment del clima.

Les persones treballadores afectades per la crisi actual necessiten suport, però no hem de deixar que la indústria de l’aviació se surti amb la seva, privatitzant els beneficis mentre que el sector públic paga les seves pèrdues.

Els rescats no han de permetre al sector de l’aviació tornar al negoci com si no passés res quan acabem amb el coronavirus: tota ajuda pública ha d’assegurar que les persones treballadores i el clima són recolzades en primer lloc.

Exigim:

1. Les persones al centre 
En comptes de rescatar els executius i els accionistes, tota assistència financera ha d’assegurar-se que les i els treballadors obtenenprou suport, protegint la seva salut i les seves feines, i una renda bàsica vital real durant la crisi ha de ser garantida a assistents de vol, pilots, personal de terra, proveïdors i altres persones treballadores afectades.

2. Una transició justa: cap a una mobilitat respectuosa amb el medi ambient
Una condició per al suport públic ha de ser el compromís cap a un objectiu d’escalfament global d’1.5 °C. La reducció d’emissions ha de ser dràstica i sense emprar sistemes de comptabilització dubtosa, com compensacions d’emissions o apostar per biocombustibles que danyen el medi ambient, a la seguretat alimentària i els drets de la terra. «L’aviació verda» és una il·lusió, el transport aeri ha de reduir-se. Per a una recuperació justa, la presa de decisions democràtica i la propietat pública són decisives. Els governs han d’apostar per una transició justa: canvis sistèmics a les xarxes de transport, assegurant alternatives assequibles (com el transport ferroviari) i capacitant a les persones treballadores per poder abandonar els treballs dependents dels combustibles fòssils, substituint-los per ocupacions decents i sostenibles.

3. No paguen impostos? Doncs no hi ha rescats!
No és just salvar a la indústria de l’aviació amb els diners dels contribuents si aquesta a penes paga impostos, donant-li així un avantatge deslleial respecte a altres mitjans de transport menys contaminants. Per tant, les exempcions fiscals han de desaparèixer: cal obligar les aerolínies a pagar un impost pel querosè; i en comptes de programes que incentiven el transport aeri com a beneficis per a viatgers freqüents, s’han de posar en marxa impostos justos i progressius per a aquestes persones.

És important emprar aquesta inesperada pausa en l’aviació per a construir un sector de transport respectuós amb el clima, creant majors nivells de resiliència per a futures crisis.

Organitzacions promotores

  1. Agència Mediambiental Alemanya (2019): UBA-Magazin 2-2019: «Schwerpunkt: Fliegen» veröffentlicht. https://www.umweltbundesamt.de/themen/uba-magazin-2-2019-schwerpunkt-fliegen

Fuente: Ecologistas en Acción

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More