Cadena humana que exige el desmantelamiento del polígono de tiro de las Bardenas

IRUÑEA-. Este acto, convocado por la Asamblea Antipolígono, ha contado con el respaldo de personas del mundo de la cultura y del arte de Nafarroa y de diferentes organizaciones sociales, políticas y sindicales.

La cadena humana ha recorrido el Paseo de Sarasate, en el que los participantes han exhibido pancartas a favor del desmantelamiento del polígono y han coreado consignas como «ministra Chacón no nos dejes el marrón», «fuera militares de las Bardenas», «las Bardenas para la paz» o «no queremos dinero por bombas».

Con este acto y con los manifiestos y adhesiones hechas públicas en los últimos días pretenden expresar su rechazo al posible acuerdo existente entre la Comunidad de Bardenas y el Ministerio de Defensa para la continuidad del polígono de tiro durante 20 años más.

Un preacuerdo que, según precisan en un escrito que han entregado al inicio de la protesta en el Parlamento navarro, contradice las declaraciones y mociones que han aprobado en los últimos años diferentes instituciones navarras solicitando el desmantelamiento del polígono de tiro de las Bardenas, ubicado en una Reserva Mundial de la Biosfera.

Para la Asamblea Antipolígono, «ningún ingreso económico vale más que nuestra seguridad, nuestro bienestar y el de las generaciones venideras».

Asimismo defiende que «las Bardenas son territorio navarro y como tales el Gobierno navarro debiera de inscribirlas en el Registro de la propiedad, y no permitir que su dominio directo sea cedido a una Comunidad de Bardenas, que todavía tiene un funcionamiento predemocrático».

«Mintieron»

En un sentido similar se ha pronunciado al término de la cadena humana su portavoz, Milagros Rubio, quien ha insistido en que «mintieron» quienes en 2001, cuando expiró el anterior convenio, argumentaron necesitar un tiempo para buscar un nuevo emplazamiento.

Así ha denunciado que el «Gobierno de Navarra, UPN y PSN, contradiciendo sin escrúpulos palabras dichas por ellos anteriormente, declaraciones firmadas, y entregan este pedazo de Navarra al entrenamiento para la más cruel actividad humana, las guerras, y abandonan a su mala suerte a quienes viven en el entorno de una instalación militar que es la mayor de la OTAN en Europa».

Es por esto por lo que, ha añadido, hoy unen sus manos «contra el uso militar de nuestra tierra, por la paz, por la educación en valores de paz, que se opone a aceptar dinero a cambio del entrenamiento para las guerras».

Además, ha subrayado que «la gravedad que adquiere la permanencia del polígono de tiro en Bardenas durante veinte años más, es hoy de una magnitud incalculable».

En este sentido ha apuntado que el resurgir de nuevas potencias, junto con la crisis económica, está abriendo las puertas a «un mundo multipolar, más complicado, incontrolado de lo que hasta ahora hemos conocido», a un «mundo más inseguro y por lo tanto, más imprevisible militarmente».

Esa nueva situación hace, en su opinión, «que los objetivos militares adquieran una relevancia sumamente importante», por lo que, en caso de conflicto bélico, este polígono puede ser un objetivo militar.

Por todo ello y porque quieren «vivir en un entorno saludable y pacífico» han exigido el «desmantelamiento ya del polígono de tiro, bombardeo y ametrallamiento en las Bardenas».

&nbsp

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS