Publicado en: 14 octubre, 2015

Cada 25 horas, un niño o adolescente es víctima de homicidio en Guatemala

Por Marcela Belchior

En 2014, 361 jóvenes fueron asesinados antes de cumplir 18 años en Guatemala. Foto: Reproducción.

Durante el año 2014, 5,9 mil personas fueron víctimas de homicidio en Guatemala, superando el índice de 37 homicidios por cada 100 mil habitantes, una de las más altas tasas de América Latina y del mundo. De ese total de delitos, 361 fueron cometidos contra personas menores de 18 años de edad. Esto significa que, cada 25 horas, se registró el asesinato de un niño o adolescente. Quien llama la atención sobre este dato alarmante es la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala (ODHAG), que acaba de publicar el estudio “De la desprotección a la violencia estructural – Informe sobre la situación de la infancia y adolescencia en Guatemala”. La entidad exige medidas de parte del Estado.

De acuerdo con el informe, en los últimos tres años, las cifras de muertes violentas practicadas con armas de fuego revelan que el 8% de las víctimas fueron niños y adolescentes. De este universo, el 88% de los victimados fueron adolescentes, mientras que el índice relacionado con la infancia indica que, cada 22 días murió violentamente un niño con edad inferior a cinco años por disparo de arma de fuego, en 2014.

Otros datos graves que muestra el relevamiento es que, el año pasado, cada 24 horas, fueron víctimas de malos tratos por lo menos 28 personas menores de 18 años de edad; cada seis horas, fue muerto un recién nacido cada 1 mil, además del asesinato de 26 niños menores de cinco años de edad, que se presenta como el índice más alto de toda América Central. “Esto indica que en Guatemala el derecho a la vida está siendo violado cotidianamente al igual que otros derechos que no han sido priorizados, mientras se da más importancia a la inversión privada que a la pública (germen de corrupción), mientras más niños y niñas pagan con sus vidas esta opción”, se concluye en el Informe.

Según la ODHAG, Guatemala es el país centroamericano que menos invierte en la infancia y la adolescencia. En el informe se señala que, mientras países como Honduras, Costa Rica y Nicaragua destinan más del 6% del Producto Interno Bruto (PIB) a la infancia, el Estado de Guatemala invirtió, en 2014, sólo el 3,9% del presupuesto nacional, y aún menos en 2015, el 3,7%. “Consideramos indignante que ante esta situación no se realicen suficientes esfuerzos por revertir el marco de violencias que afecta principalmente a la niñez y a la adolescencia, desde sus causas estructurales, aquellas que tienen que ver con la desproporción en la distribución de la riqueza, con la explotación, con la exclusión expresada en el desempleo y en el no acceso a los servicios básicos, el racismo y cualquier tipo de discriminación”, se opina desde la entidad.

Movimientos sociales exigen priorización de políticas para la infancia y la adolescencia en el país. Foto: Reproducción.

La Oficina responsabiliza al Estado de Guatemala por la actual realidad en que viven los niños y los adolescentes del país. “Todos estos problemas no resueltos son el resultado de la articulación histórica de los sistemas de desigualdad y de exclusión cuyo máximo riesgo es la muerte social de cientos de miles de niños, niñas y adolescentes en las que el Estado resulta ser coautor de su perpetración. Una sociedad regida por estos sistemas es una sociedad necesariamente carente de paz social y justicia económica”.

La entidad de derechos humanos llama la atención sobre la participación de la corrupción en las instituciones públicas del país, que sería uno de los principales factores para la lesión de los derechos de niños y adolescentes en Guatemala. “Nos preocupa la manera en que históricamente se han lesionado los derechos de la niñez y adolescencia a través de la corrupción como mecanismo normalizado por la confusión entre lo público y lo privado. Nos preocupa cómo a través de la corrupción se han trazado líneas de acciones sistemáticas en desmedro de los bienes públicos para el fortalecimiento de intereses privados, cuyos efectos con seguridad han sido más sensibles en la población infantil en tanto la no materialización de sus derechos a causa de la debilidad presupuestaria e institucional”, explica.

En período electoral, la entidad exige que los candidatos a la Presidencia de Guatemala presenten, en su plan de gobierno, políticas que beneficien, integralmente, a la infancia y la adolescencia en el país y su real compromiso sobre como las llevarán a cabo, desde la voluntad política hasta el presupuesto concreto previsto para las acciones. “La ODHAG al igual que la sociedad guatemalteca, reclama justicia y exige al Estado que cumpla con su deber de garantizar la vida de los habitantes de la República, especialmente de los más indefensos. Los derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes implican más que la supervivencia, implica necesariamente el buen vivir, una vida digna”, se exhorta desde la entidad.

Informe señala datos de 2014. Foto: Divulgación.

Lea informe completo aquí.

 

http://www.adital.com.br/?n=cw4j

-->
COLABORA CON KAOS