(Cádiz): Las autoridades dificultan, con artimañas y amenazas, el derecho a manifestarse de los ciclistas.

Para tal fin, el 22 de Diciembre, uno de los ciclistas acudió a la Subdelegación de Gobierno para solicitar el permiso reglamentario. Pocos días después el compañero recibió un comunicado de dicha institución pública en la que se le hacía constar que la misma se hacía eco de la petición de permiso para la manifestación en bicicleta.

La subdelegación finalmente dio el permiso, haciéndolo constar al convocante a través de una notificación, el 13 de Enero.

La ACBC por tanto distribuyó propaganda del acto reivindicativo a base de carteles, octavilla, comunicados de prensa y mensajes a la lista de correo de la asociación.

La convocatoria de manifestación tenía por objetivo no sólo celebrar los dos años de Asamblea, para lo cual el paso por el Puente era un atractivo singular que interpretábamos como una forma de ampliar nuestra base social, sino también reivindicar la instalación de carril bici tanto en éste (a través del proyecto de plataformas supletorias para bicicletas y peatones) como el proyectado segundo puente.

Nos encontramos pues con una bicifestación permitida por Subdelegación de Gobierno, quien por sí misma subraya la expresión sin que exista inconveniente cuando hace referencia a la concesión del permiso, convocada para el 17 de Enero de 2009, Sábado, a las 11:30 de la mañana; con toda la cartelería y propaganda realizada y con una asistencia estimada por la ACBC de unas 100 personas.

Sin embargo, contra todo pronóstico, la policía nacional apareció en casa del convocante a las 20:50h del día 16. Traían consigo una comunicación urgente de Subdelegación de Gobierno en la que anunciaban habérselo pensado mejor y denegar el paso de la bicifestación por el Carranza (permitiendo, eso sí, el paso por la Avenida). En la misma se afirmaba que según las disposiciones legales vigentes teníamos un plazo de 48 horas para interponer un recurso contencioso-administrativo ante esta resolución, que, evidentemente, desmontaba todo el proyecto. Pero lo entregaron ¡Menos de 15 horas antes de que comenzase!

Esta forma traicionera de golpear a la ACBC y sus justas reivindicaciones, sólo cabe ser interpretada de dos posibles maneras:&nbsp

– Unas absolutas incompetencia y negligencia por parte de la Subdelegación, por: a) mostrar que esta institución obra con un retraso y una lentitud inconmensurables, ya que el permiso estaba solicitado desde el 22 de Diciembre y no dieron su visto bueno, hasta el 13 de Enero; b) mostrar que la Subdelegación actúa con ligereza al no haber recabado información de la Jefatura Provincial de Tráfico (a quien compete la circulación por el Puente Carranza) a fecha de la primera notificación a los interesados (aquella que no ponía ningún inconveniente en pasar por el mismo); c) mostrar que la subdelegación opera al margen o casi al borde de la propia ley del Estado (ya que no respeta los plazos de notificación); d) mostrar un desprecio absoluto por los ciudadanos que, siguiendo además los trámites legales, reclaman su derecho a manifestación; e) poner en peligro la propia marcha pacífica de la bicifestación, ya que la noticia, a los bicifestantes concentrados, haciéndoles sentir engañados, podría haberles soliviantado los ánimos (extremo este que no tuvo lugar), y f) colocar en una posición delicada a la persona convocante, la cual no tiene capacidad para controlar o disuadir cualquier conato de justificada rabia, pero por el contrario está en el punto de mira para la exigencia de responsabilidades.

– Una actitud manifiesta contra la Asamblea Ciclista, plasmada en el intento de reventarnos el acto, que vendría a sumarse a la ya demostrada por la Jefatura Local de Tráfico de la ciudad de Cádiz, la cual ha tomado como tónica recomendarle a la Subdelegación que nos prive del uso del segundo carril, en por ejemplo, la Avenida, poniendo en peligro a los bicifestantes, entre los que se encuentran niños, puesto que los coches y demás vehículos a motor pasan a considerable velocidad justo junto a nosotros. Ambas cuestiones son claramente discriminatorias hacia la ACBC, puesto que a otros colectivos sí se les permiten los dos carriles cuando se manifiestan. Y en relación a Subdelegación y el Puente Carranza, esto se evidencia si tenemos en cuenta que el año pasado hubo ya una bicifestación que lo recorría organizada, eso sí, en esta ocasión desde la Universidad por un grupo de estudiantes.&nbsp

Analizando además, los argumentos que da Subdelegación para, en el último momento, desdecirse y negarnos el permiso, estos no pueden ser más que risibles. Cito:

“Así, de conformidad con el informe antes mencionado (se refiere al informe emitido por la Jefatura Provincial de Tráfico el 15 de Enero) los manifestantes no podrán acceder al Puente José León de Carranza (N443) por cuanto “se trata del principal acceso a la ciudad de Cádiz que absorbe más del 80% del volumen de tráfico, con altas intensidades de circulación, siendo, por tanto prácticamente imposible el cierre de dicha vía por los enormes perjuicios que ocasionaría al resto de usuarios”. Además (…) “se circula a altas velocidades con el peligro que esto entraña para la circulación de ciclistas” y “en todo el tramo está prohibida la circulación con carácter general y/o específico (…) de bicicletas.”&nbsp

Estos argumentos son fácilmente desmontables tomando en consideración que:

a) existía un precedente de bicifestación por el Puente (el de la Universidad del año pasado).

b) son precisamente los motivos alegados por la Jefatura Provincial de Tráfico (que el Puente tenga cerrado el acceso a ciclistas -encerrándonos por lo tanto en la ciudad, de la cual no podemos salir en nuestros vehículos-) y asumidos por el Subdelegado de Gobierno, Sebastián Saucedo Moreno, los que nos mueven a reclamar un carril bici en la ciudad de Cádiz, en el resto de localidades de la Bahía y, evidentemente, en las vías de interconexión de las mismas, entre las cuales se encuentra el Puente Carranza.

No obstante, pese a la clamorosa puñalada que ha representado la actuación de Subdelegación, los allí congregados, en torno a 150 personas (a las que con posterioridad se sumó alguna decena más) decidimos realizar la bicifestación aun por el escuálido recorrido que se nos permitía (la Avda. José León de Carranza a la ida con desvío hacia el Club Náutico JS Elcano y vuelta por la Avda hasta San Juan de Dios).

Haciendo uso de nuestro derecho a manifestarnos, (recordemos siempre que la manifestación era completamente legal) en el desvío hacia Elcano, aprovechando que la Guardia Civil tenía cortado el tráfico para que pudiésemos pasar, decidimos de forma espontánea, realizar una parada para quejarnos a viva voz de que no se nos dejara, arbitrariamente, cruzar el Puente que teníamos delante.&nbsp

En tono airado y con claras intenciones intimidatorias uno de los guardias civiles se dirigió hacia la persona responsable (que tenía el megáfono) y hacia un compañero que estaba en ese momento junto a él, y sin mediar advertencia alguna, les comunicó que iba a denunciarles, para lo cual exigió la documentación a ambos. Ante las protestas tomó sólo la documentación del convocante, a quien aseguró iba tomar los datos (cosa que hizo) y a denunciar según sus palabras “por que no tenemos permiso para hacer eso”. “Eso” es hacer uso del derecho a manifestarnos, en una manifestación legalizada. Nos preguntamos desde la ACBC en qué parte de la Constitución, de las leyes del Estado, o de la notificación de la Subdelegación de Gobierno, está escrito que los manifestantes tengan que moverse a una velocidad determinada o que no puedan pararse. A todas luces, se haga efectiva o no la denuncia, la actuación del agente de la guardia civil es reprobable en tanto que abuso de autoridad, amenazas y conculcación de nuestro derecho constitucional a la manifestación.

Sin más incidentes la bicifestación continuó entre los cánticos de los manifestantes, las miradas curiosas de peatones e incluso alguna muestra de apoyo y ánimo de estos y de algún conductor de automóvil, consciente de que el coche sólo es funcional si se usa racionalmente.

Al término de la bicifestación, para continuar festejando los Dos Años de Asamblea, en torno a una treintena de personas nos reunimos en el paseo sito en la Caleta, donde alrededor de unas ricas viandas y unas bebidas, en un tono distendido y jovial, aprovechamos para, a través de unas pancartas, seguir reivindicando el carril bici y denunciando, en tanto que miembros de la Plataforma por un PGOU Alternativo, la privatización de espacios públicos que efectúa el Ayuntamiento, por ejemplo, mediante la construcción y apertura del cuestionado judicialmente Kiosko-bar de la Caleta.

Ante estos acontecimientos la ACBC exige y reclama:&nbsp

– Depuración de responsabilidades en Subdelegación de Gobierno y demás instituciones implicadas.

– En su caso, retirada de la denuncia al compañero represaliado y eliminación de los ficheros policiales de sus datos, ya que la toma de los mismos obedece a motivos injustificados.&nbsp

– Depuración de responsabilidades del agente de la Guardia Civil que hizo gala de abuso de autoridad.

– Fin del ninguneo y la discriminación hacia la Asamblea Ciclista Bahía de Cádiz, y respeto hacia los ciudadanos miembros de la misma y sus reivindicaciones.&nbsp

– Instalación de un carril bici que cumpla las normativas por la ciudad de Cádiz.

– Instalación de plataformas laterales en el Puente Carranza para bicicletas y peatones.&nbsp

– Instalación de un carril bici en el proyectado Puente de La Pepa.

&nbsp Asamblea Ciclista Bahía de Cádiz

correo: bicicleterosdecadiz@gmail.com

web: www.redasociativa.org/cadizciclista

GAS&nbsp www.grupodeaccionsocial.net&nbsp

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS