Breve Reflexión III: «Sevilla y el clamor del 11E»

Ya hace más de medio mes que el ejército hebreo está desvirtuando y mancillando palabras tan loables e impertérritas como paz, respeto, libertad y vida. No voy a entretener y contrariar al lector con las cifras de las personas que esta mañana han salido en Sevilla a mostrar la rabia contenida, la repugnancia de los despachos, las dobleces de corazón y la pasividad que lleva en las entrañas la palabra diplomacia. Con una silaba de éste último vocablo han querido bautizar a esta barbarie, la operación “plomo fundido”, llevada a cabo por cerebros fundidos. Este es el sionismo de Teodoro Herzl, aquel mismo movimiento que enunció en el SXIX, en el contexto del colonialismo que minusvaloraba lo ajeno al eurocentrismo, “una tierra sin gente (palestinos) para una gente sin tierra (judíos)”. El mismo que lleva más de 800 muertos, entre ellos 250 niños, que bombardea escuelas de la o­nU, que asalta convoyes humanitarios de esta misma organización, que miente cuando escupe que va abrir los pasos tres horas para la llegada de alimentos, ropa y medicinas y el mismo que ha rechazado la tardía e hipócrita resolución 1680 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (por favor absténganse de comparar el rechazo del grupo Hamas a la misma resolución sin tener por medio, como poco, o un libro de historia, o el cómic Palestina de Joe Sacco o simplemente un mapa de Cesarea).

Una de las causas de este conflicto disimétrico es que en breve serán los comicios en Israel y parece que las encuestas reflejan que por cada trozo de metralla en el cuerpecito de un joven palestino Tzipi Livni y su Kadima se acercan más a la presidencia. El asesinato que se está perpetrando, no se llamen a engaño, lamentablemente en nuestro tiempo el que no aparece en televisión es como si no existiera y esta presión asfixiante la lleva soportando el pueblo palestino desde hace más de 80 años, pero para ellos no hay “prime time”, solo la tergiversación más absoluta que he escuchado en mi vida de la palabra terrorista, es el objetivo último de la existencia del Estado de Israel, la eliminación sistemática de la comunidad árabe de su territorio. Ayer mismo leía un artículo que reflejaba la algazara que tienen algunas comunidades de colonos ultraortodoxos del sur de la ciudad de Gaza por la posibilidad de que la destrucción y el caos que siembra el ejército israelí pueda hacerlos retornar a sus antiguos asentamientos (declarados ilegales por la comunidad internacional como muchos otros en Palestina).

Muchos de los lobbys judíos, aquellos que tienen sus precedentes en la internacionalización del sionismo en el SXIX y que permitieron el aglutinamiento ideológico y social, el apoyo material a los colonos en su regreso a Sion y las presiones diplomáticas para justificar lo indefendible han llegado a conseguir que hasta judíos e intelectuales hebreos tan influyentes y destacados como la periodista Naomi Klein o el historiador Ilan Pappé desaprueben vehementemente las directrices del gobierno israelí. En Francia o Canadá muchas comunidades de judíos también están escandalizadas, pero parece ser que no es así en los colonos del Estado de Israel que han dado el apoyo a la acción militar en un 80%.

Es sumamente increíble que la diplomacia mundial no esté consiguiendo parar los pies al gigante judío, es un atentado a la razón el que no se haga una presión comercial y militar, es una auténtica indignación ver a los Jefes de Estado, o pero aún no verlos, como al premier del país que ideó la declaración Balfour o a Mr. PESC dándose las manos o volando de El Cairo a Madrid pasando por Nueva York mientras otros también vuelan, pero por los aires. No es una cuestión de ideologías políticas, ni de intereses económicos, no, ahora no por favor, por los hijos e hijas de la luz, son vidas, no lo entendéis, no os duelen, cómo lográis dormir.

Hoy en Sevilla ha tenido lugar la escenificación de todo ello, al grito de “Zapatero, Moratinos, todos somos palestinos” “Israel, asesino” o “Andalucía con Palestina” se ha querido de nuevo mostrar la repulsa de esta cerrilidad que oscurece los ojos de la paloma de la paz, la misma que lleva en su pico la rama de los olivos que los israelíes talan para que ya los palestinos no puedan disfrutar ni de su agricultura olivarera (no será suficiente para ellos la explotación de la mano de obra palestina en sus asentamientos o el 50% de paro de los campos de refugiados en la franja).

La manifestación ha contado entre otros con el apoyo de colectivos de obreros del campo, la Confederación Nacional de Trabajadores, la Asociación Internacional de Trabajadores, el Partido Comunista, Comisiones Obreras, organizaciones no gubernamentales y organizaciones árabes. Ha tenido varios momentos culminantes, a mi humilde modo de ver, desde su inicio a la 12 horas en la Plaza de la Encarnación y su final a las 14 horas frente a las puertas el consistorio sevillano. El primero de ellos sentir la masiva afluencia del pueblo andaluz, incluidos también los que son andaluces aunque no hayan nacido aquí, en segundo lugar ha sido admirable ver como se borran las fronteras, se unifican las voces y se hermanan los pueblos cuando en la cabecera de la manifestación una gran bandera del Estado Palestino iba sujetada al mismo tiempo por ciudadanos y ciudadanas musulmanes y andaluces que entonaban cánticos de hondo dolor, cual macabra melodía andalusí.

Ya en su tramo final, el presentador del programa de la RTVA Tierra y Mar, Ezequiel Martínez, un representante de la Federación Islámica Andaluza y un miembro de la Comunidad Palestina de Sevilla hicieron un llamamiento al fin de la violencia del terrorismo de Olmert y sus esbirros en Gaza. También hubo un cálido aplauso para el futbolista del Sevilla F.C Kanouté que recientemente ha sido multado por la Federación de fútbol con 3.000 euros por enseñar una camiseta en apoyo al pueblo palestino

Mañana lunes día 12 de enero seguirán las organizaciones y colectivos implicados en esta contestación popular trabajando para decir no a esta guerra injusta y cruel, así que si quieres súmate a las iniciativas en la sede de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía en la calle Blanco White de Sevilla.

Hoy, antes de acabar la manifestación, una de las proclamas leídas en árabe desde la puerta del ayuntamiento de Sevilla fue musicada por la comunidad musulmana que gritaba unas palabras cuyo significado no pude contenerme a preguntar a uno de los que las vociferaban, al chico que portaba una pancarta con un dibujo en el que cruz gamada y estrella de Israel se difuminaban cual figuras en un cuadro de Miró se le iluminaron los ojos y me dijo, “con sangre y alma, tendremos que defender Gaza”

David Rosendo Ramos a 11 de enero de 2009

&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp

* La imagen seleccionada para el artículo es una caricatura obtenida de www.palestinalibre.org

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS