Brasil. Regreso a clases presenciales en 7 de 10 estados con más muertes por covid

A pesar de estar entre los diez estados brasileños con mayor número de víctimas fatales del nuevo coronavirus, São Paulo, Rio de Janeiro, Pernambuco, Minas Gerais, Pará, Rio Grande do Sul y Paraná decidieron reabrir las puertas de sus colegios este mes.

En general, el regreso a las actividades se produce de forma gradual y prevé una serie de criterios sanitarios como el distanciamiento social, la permanencia prioritaria en entornos colectivos y abiertos, el uso obligatorio de mascarillas por parte de estudiantes, colaboradores y profesores.

Aunque los otros 15 estados y el Distrito Federal siguen sin tener planes de volver a las actividades in situ, la reanudación de las clases, aunque sea parcial, es motivo de gran preocupación entre los profesores.

Si no tenemos ningún cambio de escenario y ninguna vacuna, no tiene sentido poner en peligro la vida de las personas

Catarina de Almeida Santos, integrante de la Campaña Nacional por el Derecho a la Educación, afirma que la articulación defiende el retorno a las clases presenciales sólo cuando haya seguridad, a través del control real de la pandemia y la amplia inmunización, así como la garantía de estructura para el cumplimiento estricto de los protocolos sanitarios.

«El escenario que tenemos hoy es peor que el de la suspensión de las clases. Si en marzo suspendemos las clases en un escenario más favorable que el de hoy, no tiene sentido reanudarlas. Si no tenemos un cambio de escenario y no tenemos una vacuna, no tiene sentido poner en riesgo la vida de la población», dice Santos.

Según la docente de la Universidad de Brasilia (UnB), «objetivamente no hay ningún gobierno que haya presentado un proyecto de reanudación de las clases que demuestre que tienen infraestructura». «Las secretarías de educación han asignado a las unidades escolares la responsabilidad de proporcionar el equipo de protección y el cumplimiento de todas las medidas», argumenta.

Para ella, el conjunto de protocolos deberían ser desarrollados con la participación de la comunidad escolar en su conjunto. Pensar en la capacitación por ciclo, por ejemplo, desvinculando el año escolar del calendario civil, sería una de las formas de mitigar las consecuencias de la pandemia.

Realidades opuestas

La nueva pandemia de coronavirus también expuso las desigualdades educativas en el Brasil. Además de la disparidad en las condiciones de acceso a la educación remota entre los estudiantes de colegios públicos y privados, la estructura de prevención de los contagios también demuestra la brecha social que existe.

Si bien 17 estados están autorizados a reanudar las clases en escuelas privadas, según la Federación Nacional de Escuelas Privadas, con un amplio suministro de gel y máscaras de alcohol gel, las escuelas públicas no tienen acceso universal al agua.

En otras palabras: lavarse las manos, la recomendación más básica para combatir el coronavirus, no es una posibilidad para miles de estudiantes. Según los datos del Censo Escolar 2019, hay 10.685 escuelas públicas en el país sin agua potable.

“Paro por la vida”

En contra de la reanudación de las clases del tercer año de la escuela secundaria, prevista para principios de la próxima semana, los sindicatos de profesores de Río de Janeiro decidieron mantener la huelga de la categoría en una asamblea realizada el sábado pasado (10).

El llamado «paro por la vida» defiende el mantenimiento de la educación a distancia en defensa de la salud pública.

«La pandemia no se acabó. Ni siquiera se consulta los órganos de fiscalización, de salud, o a los especialistas en infecciones. No tenemos informes o declaraciones que autoricen el regreso a las clases. Lamentablemente, ninguna de las escuelas contó con alguna planificación, de modificación o estructuración, con espacios seguros para recibir a los profesionales de la educación», lamenta Dorothea Frota Santana, directora del Sindicato Estadual de Profesionales de la Educación de Río (Sepe).

La ausencia de un mapeo de la contaminación familiar, de pruebas y de garantía de acceso a Internet para los estudiantes de la red de enseñanza pública en Rio de Janeiro, dice, hace que la situación educativa en medio de la pandemia sea aún más precaria. De los 2.800 estudiantes de la escuela donde trabaja, sólo 680 pudieron acceder a las actividades en línea.

Salud en riesgo

Para Catarina de Almeida Santos, de la Campaña Nacional por el Derecho a la Educación, el regreso a las actividades presenciales en este momento pone de relieve la poca importancia que se da a los profesores.

«[Los profesores] son considerados más como una carga que profesionales clave en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Estas personas volverán a los colegios a bajo estrés. Bajo el estrés nadie puede aprender», señala.Después de siete meses fuera de la escuela, ella cree que el distanciamiento social por parte de los jóvenes y especialmente de los profesores es un objetivo inalcanzable.

Situación de algunos estados brasileños

En São Paulo, por ejemplo, el estado que lidera el ranking de los estados más afectados por la covid-19, con poco más de un millón de infecciones y 37.500 muertes, se reanudaron las clases presenciales en la red de enseñanza pública opcionalmente en las escuelas secundarias y en la Educación de Jóvenes y Adultos (EJA) el 7 de octubre.

En este estado de la región sudeste, cada unidad de enseñanza puede trabajar con hasta el 35% de la capacidad total del aula. Para las escuelas que atienden a los estudiantes de primaria, la fecha prevista de regreso es el 3 de noviembre.

El gobernador João Doria ya había autorizado la apertura de escuelas públicas y privadas desde el 8 de septiembre para actividades extraescolares, pero la reapertura de las escuelas en cada ciudad depende de la decisión de los alcaldes. El requisito para la apertura es que todas las regiones del estado estén en la fase 3 (amarilla) del plan de reanudación de actividades creado por el gobierno.

En Rio de Janeiro y Paraná, que se ubican en la 2ª y 10ª posición del ranking brasileño de  muertes por covid-19, el regreso está previsto para el 19 de octubre. En Rio, el regreso a las clases presenciales será una opción para los estudiantes de tercer año de secundaria, una modalidad que reúne alrededor de 126 mil inscripciones. La prioridad se debe al Examen Nacional de la Escuela Secundaria (Enem por sus siglas en portugués).

En Pernambuco, el cuarto estado de Brasil con mayor número de muertes, las actividades fueron restablecidas en la enseñanza privada y se espera que sean reanudadas el 21 de octubre en la educación pública.

En Minas Gerais, que se ubica en el quinto lugar del ranking, las actividades presenciales en las escuelas están suspendidas debido a una acción de amparo en respuesta a una orden judicial del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de Minas Gerais (Sind-UTE), que suspendió la decisión del gobernador Romeu Zema, que establecía el regreso a las clases presenciales el 19 de octubre.

Considerado el laboratorio del regreso de las clases presenciales en Brasil, el estado de Amazonas abrió las puertas de las unidades de enseñanza el 10 de agosto y dejó huellas negativas. Según la Fundación de Vigilancia de la Salud del estado, en la segunda semana de reapertura, al menos el 10 por ciento de los maestros de la red pública del estado dieron positivo para el coronavirus.

En Espírito Santo las clases volvieron el martes pasado (13). Piauí y Santa Catarina también están entre los que planean el regreso para el mes de octubre, totalizando 11 estados en la planificación o ejecución de las clases presenciales.

Edición: Rodrigo Chagas

Traducción: Luiza Mançano

.

brasildefato.com.br/2020/10/16/brasil-regreso-a-clases-presenciales-en-7-de-10-estados-con-mas-muertes-por-covid

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS