Brasil. Reapertura en São Paulo es mandar «población al matadero», alerta experto en covid

Publicidad

La ciudad de São Paulo se encuentra en la fase naranja, la segunda más crítica de una escala de cinco niveles creada por el gobierno estadual para definir la situación de la pandemia en cada municipio y las reglas de flexibilización de las medidas de aislamiento social.

En esta fase, se permite la apertura restringida de actividades inmobiliarias, comercio, shoppings, concesionarias y oficinas.

“Nosotros estamos mandando a la población al matadero. La ciudad de São Paulo abriendo [el comercio] hoy, con una tasa de fallecimientos creciendo, muestra un cinismo sin igual, tanto del gobernador del Estado de São Paulo y ahora con el alcalde de la ciudad de São Paulo”, afirma el profesor Domingos Alves, del Laboratorio de Inteligencia en Salud (LIS) de la Facultad de Medicina de Ribeirão Preto de la Universidad de São Paulo (USP) e integrante del grupo Covid-19 Brasil.

Otras ciudades, como los municipios de la Gran São Paulo y de la Baixada Santista, continúan en la fase roja y, por lo tanto, están prohibidas de retomar cualquier actividad económica, con excepción de construcción civil e industria no esencial.

Según el alcalde de la capital, Bruno Covas (PSDB), están autorizados a volver a funcionar a partir de este miércoles (10) el comercio callejero, entre las 11h y 15h, y las inmobiliarias, por cuatro horas.

Todos los 57 shoppings en el municipio; aunque aún deben recibir autorización de la Alcaldía para reabrir a partir de este jueves (11), lo que depende del análisis de protocolos sanitarios.

El profesor Domingos Alves recuerda que Covas anunció, en abril, por medio del Plan Funerario de Emergencia de São Paulo, la apertura de 13 mil nuevas fosas, la contratación de 220 sepultureros, la adquisición de 32 carros funerarios y cámaras refrigeradas que pueden almacenar temporalmente hasta mil cuerpos por día. Para el investigador, parte de ese escenario todavía se espera.

Argumentos de Doria y Covas

La reapertura gradual de las actividades ya estaba prevista desde el 28 de mayo, para comenzar el 1º de junio, cuando el gobernador João Doria (PSDB) anunció el Plan São Paulo, por medio del Decreto nº 64.994.

En esa ocasión, Covid-19 Brasil y Acción Covid-19 emitieron una nota técnica criticando la iniciativa de Doria.

“En caso de que las medidas estipuladas por el gobierno se efectivicen, pueden llevar a pérdida de vidas. La sociedad paulista necesita trabajar en conjunto para hacer que la curva de transmisión se reduzca drásticamente. Eso no se logrará abriendo el comercio de las ciudades. Al contrario, es necesario intensificar el aislamiento social”.

Aun así, según el profesor de la USP, que forma parte de uno de los grupos que escribieron la nota técnica, dos argumentos fueron presentados para dar base al Plan São Paulo: el aplanamiento de la curva del número de casos y fallecimientos y la disminución de la contribución relativa del Estado de São Paulo a la epidemia brasileña.

Respecto al primer argumento, Alves afirma que “es contradictorio, inclusive, con el discurso que Doria hizo una semana antes del anuncio del Plan São Paulo diciendo que si las cosas no fueran revertidas adoptaría medidas de cierre total.

«Cuando se mira la curva que él presenta, tanto la curva de Brasil como la de São Paulo están creciendo con relación a otros países. No hay ninguna disminución”, afirma Alves.

En la misma línea, el investigador defiende que el segundo argumento “no tiene sentido”, ya que la contribución de cada estado en el acumulado de casos y fallecimientos del país es relativa, porque depende del avance de la contribución de otros estados.

“Es muy triste, inclusive, más triste aún es que el gobernador, como buen experto en marketing que es, coloca en el panel de la presentación del plan que todas sus decisiones están basadas en evidencias científicas.”

En el municipio, Covas argumenta que la tasa de ocupación de las camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) está disminuyendo y que la curva de la epidemia se está aproximando a una meseta, como afirmó Carlos Carvalho, coordinador del Centro de Contingencia de Coronavirus en el Estado de São Paulo, durante rueda de prensa.

La curva, sin embargo, del número de casos confirmados y muertes continua ascendente, en las dos esferas. Aun así, de hecho, la tasa de ocupación de UCI disminuyó, el lunes (8), de 73,8% a 67,5% en la capital y de 88,1% a 75,5% en todo el Estado.

Esto puede ser explicado por el aumento en 30% en la capacidad de atención, en la región metropolitana, además de la entrega de 830 respiradores que debe ocurrir hasta el final de esta semana. Para Alves, sin embargo, se trata de “un maquillaje de datos”. “Si mañana yo tengo 900 personas necesitando de cama, ¿esas camas están listas?”, cuestiona el docente.

“Por el criterio del Plan São Paulo, hasta hace poco tiempo São Paulo no era elegible para estar fuera de la zona roja. Entonces, de repente, en un día, se crearon más cupos. Lo que me gustaría de saber es si esos cupos son de camas que están realmente disponibles. Porque eso sucedió en la ciudad de Río de Janeiro, el alcalde allá puso cupos disponibles, pero que en la práctica no existían, porque o no estaban completas las camas, o no tenían respirador o no había equipo de personas contratadas.”

De acuerdo con el plan, un municipio permanece en la fase roja si presenta una tasa de ocupación de las camas de UCI sobre 80%. Si queda entre ese porcentaje y 70%, baja a la fase naranja, o si presenta disminución de nuevos casos y fallecimientos. En São Paulo, defiende Alves, solamente el primer criterio fue atendido y, aún así, él desconfía del cambio abrupto en la tasa de ocupación de camas.

Requisitos para pasar de una fase a otra / Gobierno del Estado de São Paulo

“Necesita atender a uno de los requisitos, y es eso lo que la gran mayoría de los alcaldes están haciendo. Por ejemplo, Guarulhos intentó, y hasta donde sé, no logró hacer eso con 100% de la tasa de ocupación de las camas públicas. Buscaron las camas privadas que les garantizaran bajar la tasa de ocupación para estar dentro del criterio.”

Otro cuestionamiento levantado por Alves es la proporción de esa tasa de ocupación de camas de UCI referentes al Sistema Único de Salud (SUS), para que la situación pueda estar cómoda en la red particular.

Todavía es en los barrios periféricos que la enfermedad, en este momento, avanza con más fuerza – cerca de tres veces más  que en barrios ricos, según el investigador. Y es, justamente, en esos lugares donde los hospitales del SUS van a sobrecargarse. “El rico puede buscar tanto la cama pública como privada, pero el pobre no.”

Cuarentena hasta el día 28

El gobernador de São Paulo João Doria (PSDB) anunció, este miércoles (10), que la cuarentena en el Estado sigue hasta el 28 de junio. Eso no interfiere, todavía, en la reapertura de las actividades económicas, que ocurrirá durante las medidas de aislamiento social.

De acuerdo con el gobierno estadual, el 8 de junio, la tasa de aislamiento fue de 47%. Conforme datos del Índice de aislamiento social desarrollado por la Inloco, que auxilia a las autoridades a mapear el distanciamiento, la tasa fue de 38,4% el mismo día.

Para Alves, en comparación a la media de las tasas anteriores al día 17 de marzo, cuando se inició la cuarentena en el Estado, São Paulo ya no está en cuarentena. “Llegamos al mismo punto que se observaba antes de cualquier medida de restricción.”

Edición: Rodrigo Chagas

Traducción: Pilar Troya

.

www.brasildefato.com.br/2020/06/11/reapertura-en-sao-paulo-es-mandar-poblacion-al-matadero-alerta-experto-en-covid

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More