Brasil. Miles de vecinos son desalojados de Brumadinho ante el temor a que reviente una segunda represa

Publicidad

Miles de vecinos de las zonas rurales de Brumadinho (ciudad del estado de Minas Gerais, al sureste de Brasil), fueron desalojados la madrugada del 27 de enero ante el temor de que reventase una segunda represa, tras el accidente que dejó al menos 40 muertos y cientos de desaparecidos.

«Escuchamos la sirena sobre las cinco de la mañana y enseguida vinieron a buscarnos los bomberos; hemos tenido que dejar todo en casa, ahora estamos aquí fuera esperando… el ambiente está muy tenso», relataba a Sputnik, José Maria Silva, uno de los vecinos afectados, en una carretera a unos cinco kilómetros del centro de la ciudad.

Los bomberos de Minas Gerais e integrantes de la Defensa Civil fueron casa por casa avisando a sus vecinos y cortando varias carreteras que bajan hasta el valle donde ocurrió la tragedia el 25 de enero ante el temor a que pudiese repetirse un accidente.

Muchos vecinos dejaron todas sus pertenencias en casa y salieron a la calle en pijama para subir en coche a las zonas más altas de Brumadinho.

Según comentó a la prensa el portavoz de los bomberos, Pedro Aihara, la previsión es de 24.000 personas evacuadas.

La Iglesia Matriz, en el centro de la ciudad, la comisaría de policía y el monte del Querosene son las zonas consideradas seguros, incluso en caso de que se rompiera el segundo dique.

La empresa propietaria de las minas, Vale, informó en un comunicado que hacia las 5.30 de este domingo (3.30 GMT) accionó las sirenas en la zona de la Mina Córrego do Feijao, después de que se detectara un aumento en los niveles de agua en los instrumentos que monitorean la represa VI.

Esta segunda represa contiene un millón de metros cúbicos de agua y según varias fuentes de los equipos de rescate consultadas por Sputnik el sábado, que trabajan en la zona su riesgo de ruptura es «inminente» porque presenta grietas y está desbordándose.

Sin embargo, al final de la tarde del sábado 26 las autoridades del comando de control aseguraron que se había descartado el riesgo de ruptura porque los técnicos de Vale estaban drenando agua.

La situación empeoró notablemente la tarde del sábado 26 debido a la fuerte lluvia que cayó durante tres horas, que además de poner al límite la capacidad de la represa en riesgo obligó a detener las labores de rescate durante un tiempo.

Según el último recuento oficial, proporcionado por los bomberos de Minas Gerais, hay 40 muertos, 256 desaparecidos y 192 personas rescatadas con vida.

mundo.sputniknews.com/america-latina/201901271085047170-evacuacion-en-brumadinho-brasil-por-alerta/

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More