Brasil. La urgencia de desmilitarizar la Policía Militar

Publicidad

“¿Quién confía en la policía? ¡No estoy loco!”

Edivaldo Alves, Edi Rock

 

 

El Instituto de Seguridad Pública (ISP) anunció hace 10 días que en abril, 177 personas en Río de Janeiro fueron asesinadas por la Policía Militar (PM) carioca. Este número es el mayor para el mes de abril en 18 años, y esto ocurre en medio de la pandemia. Los coroneles de la PM y las voces oficiales de la institución afirman que estas 177 muertes fueron muertes de marginales. La PM actúa entonces como un tribunal callejero. No hay ningún juicio. Acusa el crimen, define quién es culpable, determina la pena y dice quiénes son los marginales.

El uso del término marginal es más que un juego de palabras, es una construcción política que busca trasladar a estos jóvenes asesinados a un lugar que legitime sus muertes. Los que son considerados marginales en la lógica formulada por el Estado brasileño están fuera de la ley, son peligrosos, representan una amenaza para los buenos ciudadanos, por lo que es necesario “dispararles” para mantener la ley y el orden, y después de todo, a nadie le importa la vida de los marginales que son peligrosos. Esta lógica que legitima estas muertes es parte de la forma en que el racismo se desarrolla en la sociedad.

En las últimas semanas se ha producido una revuelta negra en los Estados Unidos que ha asumido características gigantescas e internacionales en los actos de masas contra el racismo y por el lema de “las vidas negras importan”. Las protestas comenzaron después de que el policía Derek Chauvin, junto con otros tres policías, asesinara a George Floyd.

La filósofa y activista negra Angela Davis, señala en uno de sus libros el riesgo de militarización de la policía estadounidense, tanto por la ideología de las acciones provenientes del campo militar como por la adquisición de armas y equipos provenientes del ejército norteamericano.

En Brasil vimos en mayo como la PM asesinaba a jóvenes y niños, muchos Joãos se han ido, un hecho que generó manifestaciones y discusiones en el país. El Supremo Tribunal Federal prohibió recientemente las acciones en las favelas de Río durante el período de aislamiento sanitario.

En nuestro país tenemos una fuerza policial militarizada que es altamente letal para los jóvenes negros y un modelo de seguridad pública que se basa en la construcción de un enemigo interno que debe ser aniquilado por métodos de guerra. Creemos que discutir estos dos temas es crucial en el momento actual, en el que vemos un crecimiento de la agenda antirracista.

En este texto buscamos primero una breve e incompleta introducción sobre el desarrollo de la Policía Militar a lo largo de los años, para entrar en el papel de la  PM en Brasil y la urgencia de un programa de desmilitarización.

Desde el Imperio hasta la Primera República, la aparición de la policía en Brasil

El desarrollo de una fuerza policial interna separada de las fuerzas armadas tal como las conocemos hoy en día surgió alrededor del siglo XVII en Francia y en los años siguientes dos modelos, el inglés y el francés, surgieron como pioneros y ejemplos a seguir por los demás Estados nacionales que se formaron en función del papel que el Estado asume para garantizar la ley y el orden.

El Reino Unido desarrolló una fuerza policial unitaria, mientras que Francia desarrolló un sistema estatal centralizado, y creó una fuerza policial dual, con dos corporaciones, que tienen formaciones y funciones distintas: una civil, la Guardia Nacional, y una militarizada, la Gendarmería, que es un modelo de seguridad individual de los antiguos señores feudales actualizado para los nuevos tiempos. Brasil, todavía durante la época colonial tenía en su fuerza policial una copia del modelo portugués, que a su vez estaba influenciado por el modelo francés.

Cuando el emperador João VI llegó a Brasil en 1808, la Guardia Real de Policía de Lisboa permaneció en Portugal. Era necesario crear una institución similar en esta tierra. La División Militar de la Guardia Real de Policía de Río de Janeiro se creó entonces en 1809, utilizando el mismo modelo de organización que la Guardia Portuguesa. Esta División Militar tenía los mismos trajes y armas de su inspiración lusitana, teniendo compañías de infantería y una estructura ya militarizada.

Con el paso de los años, se empezaron a crear cuerpos de policía en las provincias de la época. Minas Gerais, en 1811, seguido de Pará, en 1820, Bahía y Pernambuco, ambos en 1825, crearon modelos de policía inspirados en la División Militar de la Guardia Real Carioca – por lo que todos estos cuerpos de policía nacieron de forma militarizada.

La aparición de la policía no tiene nada que ver con el aumento de la delincuencia, razón que ahora justifica su acción y existencia a lo largo de los siglos. La policía sirve como respuesta para el control de masas, no para el individuo que comete un delito. Esta masa social es precisamente el peligro que debe ser controlado.

La creación de la primera fuerza policial brasileña tenía un objetivo específico, garantizar la seguridad de la nobleza que llegaba de Portugal. Su función era proteger a los nobles y sus propiedades. Pero para protegerla necesitaba tener algo que representara algún peligro para estos nobles y también para la pequeña parcela propietaria. Esta amenaza interna a la paz y el orden, además de las revueltas, renació en carne propia en la figura del hombre negro. De manera directa, la policía es una institución que surge para el control de los grupos sociales más explotados, en Brasil los negros, y para la protección de los bienes y la vida de la nobleza y la élite oligárquica y esclava. El miedo a una revuelta negra se apoderó de la élite esclavista. Temían que Brasil se convirtiera en un nuevo Haití.

La esclavitud tuvo una de sus formas más crueles la deshumanización de los esclavos. Los negros traficados y sometidos a trabajos forzados fueron reducidos por la élite esclavista. Se produjo una inversión de los valores. Estos negros que trabajaban ante la amenaza del látigo, se volvieron peligrosos. Fueron vistos como una amenaza por aquellos que perpetuaron la verdadera violencia. El mito racista del hombre negro emerge como violento, y peligroso, cuando sólo buscaba liberarse de la violencia colonial. Este mito es una cara del racismo que se extiende a través de generaciones y toma nuevas formas y matices hasta el día de hoy.

Tras la proclamación de la República en 1889, se añadió el nombre de “Militar” al cuerpo de policía creado, que pasó a denominarse Órganos de Policía Militar. En 1891, con la nueva Constitución, los estados (antiguas provincias) pasaron a ser más autónomos y de esta manera el cuerpo de policía recibió particularidades y formaciones diversas en su organización. A estos cuerpos de policía militar se les dio diferentes denominaciones y según el lugar, como Batallón de Policía, Regimiento de Seguridad y Brigada Militar, pero siempre mantuvieron el carácter militarizado.

La época de Vargas

Con el inicio del gobierno de Getúlio Vargas, hubo cambios importantes en el papel de las fuerzas policiales, que terminaron respondiendo a las situaciones y luchas políticas nacionales. Para evitar revueltas como las ocurridas en San Paulo con la revuelta constitucionalista de 1932, la Unión creó mecanismos para frenar y controlar el aumento del número de agentes de policía y de armas en los estados. El jefe de la policía está ahora subordinado al Ministerio de Justicia, bajo la supervisión de la Presidencia de la República. La erosión de la autonomía del Estado, que se produjo en la esfera política en su conjunto, también se reflejó en el cuerpo de policía.

Con la consolidación del Nuevo Estado y la aprobación de la Constitución, se crea el Tribunal de Seguridad Nacional para los delitos de carácter subversivo y se divide la Policía en dos tipos: uno para la actividad policial (en calidad de garante del orden) y otro para la actividad militar (que se convocará en tiempos de crisis).

Es a partir de esta nueva Constitución que vemos a la policía militar definida como fuerzas de reserva del Ejército que actúan para la seguridad y el mantenimiento del orden interno de la Nación. En el Estado Novo, los propios interventores en los estados no podían tomar decisiones sobre las acciones de la Policía Militar que no se sometieran al Jefe del Gobierno Provisional.

El nombre “Policía Militar” sólo se hizo oficial y de carácter nacional en 1946, con el fin del Estado Novo y la aplicación de una nueva Constitución. Con la excepción de Río Grande del Sur, que hasta hoy mantiene el nombre de Brigada Militar en su fuerza policial, todos los estados del país llaman a su fuerza policial Policía Militar. El texto constitucional dice: “Art. 183. La policía militar, instituida para la seguridad interna y el mantenimiento del orden en los estados, territorios y el Distrito Federal, se considera, como fuerzas auxiliares, reservas del ejército (…)”.

La dictadura militar y la redemocratización

Con la dictadura militar vemos una serie de cambios en el funcionamiento de las fuerzas policiales que continúan hasta hoy. Cabe señalar que algunos investigadores, como Carlos Nazareth Cerqueira, sostienen que la Policía Militar tuvo un papel en el golpe de Estado (1964) en algunos estados de la Federación. Mostrando su participación como fuerza política e influenciada por el ejército.

La llegada de los militares al poder central del Estado brasileño tuvo como consecuencia en el funcionamiento de la policía la extinción de las guardias civiles, y organizaciones similares que existían en los municipios, así como la creación de la Inspección General de la Policía Militar (IGPM) que está subordinada al Ejército, además de una clasificación jerárquica única que ahora guía a la PM.

La completa subordinación de la PM al Ejército que gobernaba se efectuó tanto en el carácter organizativo como en el campo político-ideológico. Los batallones de la Policía Militar comenzaron a incorporar elaboraciones, tesis, lecturas políticas e ideologías que se desarrollaban en los cuarteles. Se estaba produciendo una aproximación ideológica entre estos dos instrumentos represivos. La policía militar del estado comenzó a tener como comandantes oficiales del Ejército, y sirvió para combatir a los opositores del régimen militar. La Doctrina de Seguridad Nacional, en la forma elaborada por los cuadros del Ejército, pasó a ser adoptada en la PM.

La redemocratización y los gobiernos del PT

Después de la redemocratización tuvimos el mantenimiento constitucional de la Policía Militar y el Cuerpo de Bomberos Militares como fuerzas auxiliares y de reserva del Ejército. No hubo democratización ni cambios en el formato jerárquico o de organización interna que tuvieron las PM durante el régimen militar.

Damos un salto en la historia de Brasil, donde por una cuestión de espacio en el texto y la elección política de ciertos gobiernos, dejamos atrás los gobiernos que iniciaron la aplicación del neoliberalismo en Brasil y llegaron a los primeros años del siglo XXI, con el gobierno de Lula.

Durante el segundo gobierno de Lula nació el PRONASCI – Programa Nacional de Seguridad Pública de la Ciudadanía, lo que significó un gran avance al hablar de la política de seguridad pública a nivel federal en comparación con los gobiernos anteriores. Sin embargo, fue el propio presidente quien, por decisión política, no avanzó en la construcción de un plan de Sistema Único de Seguridad Pública. Fue en su segundo mandato que se prescribió la Ley 11.343/2006, o Ley de Drogas, que tuvo un resultado perjudicial para el aumento significativo del encarcelamiento de jóvenes negros y personas de raza negra en el país.

También tuvimos la implementación de las Unidades Policiales de Pacificación (UPP’s) por el gobierno del estado de Río de Janeiro, con el apoyo del gobierno federal, primero con Lula y luego con Dilma Rousseff. Esta medida militarizó las favelas de Río y la vida de sus habitantes. Esta política sólo sirvió para legitimar a los sujetos negros como sujetos marginales y viabilizó ocupación militar que criminaliza sus lugares de habitación.

La PM y la criminalización de los cuerpos negros

La policía brasileña es la principal asesina del mundo. De los muertos por la policía brasileña, el 79,2% son negros y el 72,6% son jóvenes. Los altos índices de violencia causados por la Policía Militar, en particular, demuestran claramente que no se trata sólo de una cuestión de conducta problemática individual o de “excesos” ocasionales, sino de un problema institucional que encuentra sus raíces en una cultura militarizada y en los protocolos de acción de combate en el Brasil.Brasil1206 II

 

La violencia, la tortura, los malos tratos, el asesinato y la impunidad se han convertido en normas del sistema de seguridad pública brasileño, además de la selectividad de la represión policial que llega a la periferia en tanto espacio urbano y a los jóvenes negros como sujeto social.

Es común escuchar que la Policía Militar es heredera de la dictadura, llevando directamente los restos de ella y por lo tanto es incompatible con un Estado Democrático de Derecho. Sin embargo, creo que la actual Policía Militar es la heredera directa de la División Militar de la Guardia Real, es decir, heredera de los tiempos de la esclavitud y que trae consigo expresiones del racismo que formó el Brasil.

Si en el siglo XIX la policía de la época había definido funciones que eran la garantía de la propiedad de la élite, y veía en los cuerpos negros los sujetos que amenazaban la garantía del orden, poco cambió para la policía de Brasil en el siglo XXI.

Los cuerpos negros siempre han sido criminalizados, considerados peligrosos, y sus expresiones culturales han sufrido el mismo destino. Si antes correspondía directamente a los esclavistas reprimir a los esclavos, con el desarrollo de los años y la abolición, el Estado empezó a reprimir y a criminalizar las expresiones religiosas y culturales de los negros, así como a vigilar y castigar sus cuerpos.

El espacio urbano se convirtió en el centro de acción de la fuerza policial. Después de la abolición, el Estado negó y abandonó completamente a la población negra. Los cuerpos negros que transitaban por espacios que no se consideraban su lugar adecuado (léase cortijos y áreas periféricas de la ciudad) sufrían la represión policial. La relación entre vigilar y penalizar y el castigo de los cuerpos negros, con el espacio urbano, está representada en uno de los más bellos escritos de nuestra literatura, en las páginas escritas por Jorge Amado en Capitanes de la Arena.

Desmilitarización de la PM: por un modelo de seguridad pública antirracista

La policía brasileña a lo largo de su historia siempre ha tenido una relación de doble función. Es tanto una fuerza policial como militar. Habiendo cumplido a lo largo de nuestra historia mucho más el papel de la segunda. Cuando se trata de la seguridad pública, esta fuerza policial tiene de nuevo una doble función, la de seguridad interna y la de seguridad nacional.

En los últimos años se ha desarrollado una discusión entre los movimientos sociales sobre el papel de la Policía Militar y la necesidad de su desmilitarización. Se han presentado algunas propuestas de ley sobre el tema.

La primera de ellas es la defensa de la unificación de la policía civil y militar en una sola fuerza policial. El PEC 430 (Proyecto de Enmienda Constitucional) de 2009 presentado, por increíble que parezca, por Celso Russomano (diputado del derechista partido Republicanos: Ndt) aboga por la desmilitarización del Departamento de Bomberos y la unificación de las dos fuerzas policiales. Cuando se trata específicamente de la desmilitarización de la PM, tenemos la Propuesta de Enmienda a la Constitución 51/2013, cuyo autor es el Senador Lindbergh Farias (Partido de los Trabajadores), quien aboga por la desmilitarización y la democratización de la policía militar.

La defensa de la desmilitarización de la Policía Militar es una de las demandas más importantes e inmediatas cuando se trata de los derechos de la población negra en Brasil. Sin embargo, creemos que no es una tarea fácil, porque como presentamos en este texto, desde su origen las fuerzas policiales han tenido su carácter militarizado en nuestro país. Llevar a cabo la desmilitarización sería generar un tipo de corporación que no tiene cabida en nuestra historia. Pero esto por sí solo no resuelve el problema.

Hablar seriamente de la desmilitarización de la PM es, esencialmente, hablar de otro modelo de Seguridad Pública, estas dos cuestiones van de la mano y no pueden separarse. Porque incluso una fuerza policial que no se organiza de manera militar ejerce funciones represivas, y estas funciones represivas sin un cambio estructural terminan dirigiéndose contra quienes, históricamente, han sido víctimas de ella, los cuerpos negros y sus territorios.

A lo largo de los años tenemos un modelo de Seguridad Pública que se desarrolla no a través de la política pública, sino a través de la policía. La ideología de la Seguridad Nacional, la lógica del funcionamiento del enemigo interno y la política de guerra contra las drogas profundizan esto. Por esta lógica, los cuerpos negros son peligrosos y criminales potenciales, los lugares donde hay muchos cuerpos negros necesitan control social (léase militarización) y se permite la aniquilación del enemigo, como en la guerra. Así, las favelas y las periferias son objetivos constantes de las operaciones, y el Estado actúa en estas zonas no para garantizar los derechos sociales, sino para garantizar un control armado, como desarrolla Achille Mbembe. Tenemos una guerra contra los cuerpos negros, se desarrolla la necropolítica.

Pensar en una nueva política de seguridad pública antirracista es repensar la política de guerra contra las drogas y a cambio la legalización y despenalización. Es entender como varios puntos que forman el mismo bordado, y que es necesario deshacerlos para crear algo nuevo.

Frantz Fanon desarrolló el argumento que la violencia en Argelia tenía sus raíces en la colonización y el dominio francés sobre el país. Podemos decir que la violencia en Brasil también tiene sus raíces en el colonialismo y el racismo estructural. A su vez, desde el advenimiento del “modelo neoliberal” vemos un crecimiento exponencial en el número de muertes violentas en el país, así como de personas encarceladas por diversos delitos. Pensar en un modelo de Seguridad Pública antirracista es pensar en un modelo que se enfrente al neoliberalismo.

Discutir la seguridad pública es esencialmente discutir quién muere, porque muere, y quién tiene el derecho legal de matar. Es una guía para el derecho a la vida de los jóvenes negros. Sin embargo, sólo podemos pensar en todo esto y si este nuevo modelo de Seguridad Pública se hace a muchas manos, es decir, de manera democrática, participativa y popular. Es difícil creer que las instituciones del Estado brasileño forjadas a través de una formación socio-histórica racista impongan cambios antirracistas y estructurales. Precisamente en esto radica el carácter transitorio de la política de desmilitarización que hay que defender ahora y todo el efecto dominó que desencadena.

Sin embargo, sabemos que en la actualidad la posibilidad de desmilitarización de la PM no está en la agenda. Estamos frente al gobierno de Bolsonaro, un gobierno fascista de supremacía racial, que pretende blindar el régimen y tiene gran apoyo en los batallones de la policía militar.

Los desafíos presentes y futuros son enormes. Pero están empezando a desarrollarse y necesitan ser resueltos a través de las acciones actuales. Los movimientos populares y la izquierda brasileña tienen un inmenso desafío por delante, pero pueden y deben avanzar. El acercamiento a la clase trabajadora a través de acciones solidarias durante la pandemia, trabajo en territorios, cursos populares es una posibilidad.

Varios colectivos con acciones locales en los territorios discuten la seguridad pública, las medidas alternativas y la promoción de acciones que tienen mucho que enseñar a la izquierda socialista. La desmilitarización es urgente, porque nuestras vidas no pueden esperar, por lo que es necesario realizar debates y reflexiones sobre el tema, así como sobre otros modelos de seguridad pública. El momento actual exige la capacidad de tratar diversos temas con dos objetivos centrales: la acumulación de fuerza social y la formación de cuadros. En ambos casos debemos priorizar que las vidas de los negros importan, y esto significa discutir la desmilitarización.

Esquerda Online

Traducción de Ernesto Herrera

.

correspondenciadeprensa.com/2020/06/12/brasil-las-vidas-negras-importan-la-urgencia-de-desmilitarizar-la-policia-militar/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More