Brasil. Generales de Bolsonaro actúan para callar a la Iglesia Católica

Por Brasil de Fato

Los servicios de Inteligencia intentan silenciar a los sectores progresistas del clero en el Encuentro del Vaticano En octubre, cardenales y obispos de la Iglesia Católica se reunirán en el Vaticano para discutir la situación de la selva amazónica en un Sínodo, un encuentro del clero que debatirá la realidad de los indígenas, ribereños y pueblos […]

Los servicios de Inteligencia intentan silenciar a los sectores progresistas del clero en el Encuentro del Vaticano

En octubre, cardenales y obispos de la Iglesia Católica se reunirán en el Vaticano para discutir la situación de la selva amazónica en un Sínodo, un encuentro del clero que debatirá la realidad de los indígenas, ribereños y pueblos de la selva, además de políticas de desarrollo para la región, cambios climáticos y el conflicto agrario.

El evento generó preocupación en el gobierno brasileño, que considera el evento “una agenda de la izquierda”.

Un reportaje del diario brasileño Estado de São Paulo divulgado el domingo último demuestra que el gobierno mira con preocupación la actuación de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) y los órganos asociados, como el Consejo Indigenista Misionero (CIMI) y las pastorales carcelaria y de la tierra.

La nota presenta algunas declaraciones de Augusto Heleno, jefe del Gabinete de Seguridad Institucional (GSI), que afirman la preocupación del gobierno: “Estamos preocupados y queremos neutralizar eso”.

Con la intención de refrenar las posibles denuncias de la Iglesia, trataron de participar en el evento – algo poco ortodoxo – pero líderes católicos afirmaron que los gobiernos no participan de esas conferencias.  El Papa Francisco, considerado “comunista” por el gobierno Bolsonaro, participará en el evento.

Las oficinas de la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) en la región Norte del país, que monitorean la presencia extranjera en el territorio Raposa Serra do Sol y en las tierras yanomamis, serán responsables por monitorear las reuniones preparatorias para el Sínodo. El gobierno también buscará alianzas con gobernadores, alcaldes y autoridades eclesiásticas para intentar reducir el alcance de la conferencia.

Uno de los militares del equipo de Bolsonaro afirmó anónimamente al diario Estado de São Paulo que el Sínodo está en contra de la política de Bolsonaro para la región y va a “recrudecer el discurso ideológico de la izquierda”.

“El trabajo del gobierno de neutralizar los impactos del encuentro apenas fortalecerá la soberanía brasileña e impedirá que intereses extraños prevalezcan en Amazonia. La cuestión será un minucioso objeto de estudio del GSI”, declaró Heleno.

El evento, intitulado “Amazonia: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral”, tendrá como directrices “Ver” el clamor de los pueblos amazónicos; “Discernir” el Evangelio en la selva; el grito de los indígenas es lo mismo que el grito del pueblo de Dios en el Egipto; “Actuar” para la defensa de una Iglesia con un “rostro amazónico”. Participarán cerca de 250 obispos.

“Si los obispos critican es porque tienen ganas de ayudar, no derrocar. Saben dónde les aprieta el zapato. Hablarán sobre la situación de los pueblos y del bioma amenazado, pero no para atacar al gobierno”, dijo Don Erwin Kräutler, Obispo Emérito de Xingu (Pará).

Edición: Pedro Ribeiro Nogueira | Traducción: Luiza Mançano

www.brasildefato.com.br/2019/02/12/generales-de-bolsonaro-actuan-para-callar-a-la-iglesia-catolica/

COLABORA CON KAOS