Brasil. Frigoríficos y trabajadores. Covid-19 resalta las lógicas coloniales y paternalistas

Publicidad

La gran incidencia de la contaminación por el nuevo coronavirus en los frigoríficos de todo el Brasil -que provocó la suspensión de las actividades en algunas ciudades- puso de manifiesto una realidad que parecía olvidada: la de las condiciones de trabajo de los que trabajan en esos lugares. Un sector que todavía depende del trabajo humano en las líneas de producción, con muchas personas en ambientes cerrados, con poca ventilación y refrigerados a bajas temperaturas son algunas de las razones señaladas por la gran incidencia del covid-19. Pero aquellos que han seguido de cerca este tipo de trabajo durante mucho tiempo saben que la salud de estos profesionales siempre ha sido un problema, especialmente para las empresas que quieren mano de obra barata y poca inversión en el empleado. “Las organizaciones sindicales deben ser menos reactivas y más propositivas para proteger a las personas que se ganan la vida con su trabajo”, dice Leandro Inácio Walter, maestro en psicología social.

Para Leandro, aunque ya se ha hecho mucho en términos de derechos y regulaciones para proteger las actividades de estos trabajadores, el trabajo en los frigoríficos sigue representando una lógica colonialista que se aprovecha de la gente más sencilla con poca educación, muchos incluso inmigrantes, para asegurar bajos salarios y alta producción. “Los desafíos son descolonizar nuestra cultura y forma de trabajo y superar el paradigma de paternalismo aún muy presente en nuestro medio”, señala. Y añade: “Hay que planificar un cambio de mentalidad: los trabajadores, los sindicatos, los organismos de inspección no son antagonistas, todos juegan un papel, ciertamente con muchas contradicciones, que hacen que la producción y el cuidado de la fuerza de trabajo sea necesario y posible.

Leandro Inácio Walter tiene una maestría en Psicología Social e Institucional de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul – UFRGS. También es licenciado en Psicología por la Universidad de Wisconsin y tiene una especialización en Ética y Educación en Derechos Humanos por la UFRGS. Es autor del libro A saúde por um fio: submissão voluntária de afastados de frigoríficos de aves (Brasilia: Abecer/IPeditora, 2012) y también del artículo “O trabalho nos frigoríficos: escravidão local e global?”, publicado en Cadernos IHU ideias número 238.

-IHU On-Line – Más de 60 unidades de frigoríficos en 11 estados son investigados por no respetar los protocolos de prevención y por difundir el covid-19. ¿Qué revelan estos datos sobre el trabajo en estos ambientes?

Leandro Inácio Walter – Además de subestimar los casos de covid-19 debido a la falta de testeos en masa, revela el negacionismo que existe en muchos sectores de nuestra sociedad. 60 unidades en 11 estados es la punta del iceberg. Demuestra la fragilidad, en Brasil, de la inspección del trabajo y, también, de la salud en este contexto de pandemia. Todo se ve agravado por las incertidumbres de la propia ciencia asociadas con el escepticismo/negacionismo que hace difícil proporcionar información efectiva sobre las medidas necesarias para contener la propagación del virus en las plantas industriales.

Se conoce la esencialidad de la producción de alimentos, especialmente para no generar escasez, y los impactos en la cadena de producción de una eventual suspensión en la industrialización de la carne. Sin embargo, este hecho no justifica un estado de excepción sanitaria, con la exposición desprotegida de las personas que trabajan en estos lugares.

Para ilustrar mis argumentos, presento dos materias en la página de la Asociación Brasileña de Proteínas Animales que son bastante ilustrativos del momento actual del sector: “Las exportaciones de carne de pollo mantienen un alto 5,1% en 2020” y “Las exportaciones de carne de cerdo crecen un 19% en abril”. El sector de los frigoríficos y de la proteína animal está atravesando una crisis financiera, e incluso si se ve favorecido en términos cambiarios. La amenaza a este escenario favorable es la crisis sanitaria de la propagación del coronavirus, que puede llevar a la interdicción de las plantas industriales – como ya ocurrió en Lajeado y Passo Fundo, en Rio Grande do Sul – por parte de las Procuradurías del Trabajo, como forma de mitigar la diseminación del virus. Estos, a su vez, desde marzo han publicado protocolos con directrices para este segmento productivo a fin de garantizar la salud de la fuerza de trabajo y el mantenimiento de las actividades esenciales de producción e industrialización, incluida toda la cadena que la involucra, así como su integración.

Es importante mencionar los datos epidemiológicos para corroborar lo anterior. De los 36 brotes de coronavirus oficialmente notificados en el Boletín Epidemiológico del Centro Estatal de Vigilancia Sanitaria – CEVS de Rio Grande do Sul – Semana Epidemiológica 21 de 2020 – 23 fueron de unidades frigoríficas, exponiendo a 24.693 personas al contagio directo, con muertes confirmadas en Garibaldi (2 personas), Nova Araçá (1 persona) y Lajeado (1 persona), con 11 muertes secundarias (muerte de un contacto domiciliario por un caso confirmado de covid-19). Cabe señalar que en estas ciudades y en las ciudades cercanas que tienen trabajadores trabajando en estos establecimientos hay una mayor incidencia de casos confirmados, hecho que corrobora la sospecha de las autoridades sanitarias de que posiblemente procedan de estas plantas productivas. Según el último Boletín Epidemiológico publicado el 25/05/20, “Las tasas de mortalidad más altas por cada 100.000 habitantes se encuentran en las regiones de Passo Fundo – R17 R18 R19 y Lajeado – R29 R30”, regiones que concentran grandes industrias frigoríficas y que han sido señaladas como potenciales vectores de esta pandemia.

Esos acontecimientos no significan que las empresas no estén tomando sus medidas de precaución y cautela. Algunos han sido más celosos que otros, tomando medidas, por ejemplo, para retirar inmediatamente al trabajador con síntomas respiratorios, evitando aglomeraciones a la llegada y a la salida, así como en las zonas de transporte y de comedor. Esas medidas ayudan a mantener la productividad de los demás. Puede parecer una obviedad, pero aun así, se han producido brotes en empresas, especialmente en el sector de faena, posiblemente debido a que no se han seguido plenamente las directrices sugeridas por los protocolos de bioseguridad, lo que ha generado condiciones de ajuste de la conducta en las oficinas de los abogados laborales.

Recién el 27 de mayo, la Asociación Brasileña de Proteínas Animales – ABPA llevó a cabo un “live” con profesionales del área de la infectología en el Hospital Albert Einstein para tratar la atención en la infección y las directrices sobre la eficacia de las pruebas, teniendo en cuenta varios falsos negativos y el riesgo de acabar retirando del trabajo a los que no están enfermos, así como la permanencia de las personas infectadas en la producción, que ha propagado el virus. Los profesionales sugirieron un protocolo porque, si bien no hay mejores pruebas, es necesario utilizar el protocolo clínico para la identificación de los síntomas respiratorios, recomendado por el propio Ministerio de Salud, que también puede no ser la metodología más segura, pero sí la posible en la no disponibilidad de pruebas de patrón oro.

Además, se observa una visión rencorosa de la función de inspección de muchas de estas empresas, en el sentido de que estos dispositivos crearán obstáculos a la libre iniciativa de emprender en esta rama de la actividad económica. Sin embargo, es una rama de actividad que no cuenta con la mecanización y automatización de procesos que permitan dispensar o reducir el empleo de hombres y mujeres, siendo estos vitales para todo el proceso.

-La alta incidencia de la contaminación por covid 19 en la industria de procesamiento de carne también está presente en países como Alemania, Francia, Irlanda, EE.UU. ¿Cómo entender estos datos? ¿Qué es lo que une la industria de estos países con la de Brasil?

Estas son cuestiones relacionadas con la bioseguridad y las normas acordadas internacionalmente para la exportación/importación de diferentes proteínas animales, factores que son comunes en la mayoría de estos establecimientos debido a estas directrices y a lo que podría llamarse “buenas prácticas en la industrialización”. La propia disposición de las plantas industriales favorece las aglomeraciones al principio, a lo largo y al final de los expedientes, incluyendo el transporte colectivo puesto a disposición por las empresas, el trabajo hombro con hombro sin distancia física ni aislamiento, y el problema de la falta de renovación del aire en estos espacios, ya que generalmente se enfría con el aire central, contribuyendo a la circulación del virus en este espacio. Así, con la característica del nuevo coronavirus que es la transmisión aunque sea asintomática, la planta se convierte en un espacio potencialmente vectorial para el virus si no se toman medidas de contención enérgicas.

He observado la divulgación de datos sobre animales supuestamente inmunizados en empresas frigoríficas, aunque los profesionales de la infectología se han mostrado más reticentes y cautelosos al respecto. De hecho, más que nunca es indispensable contar con buenas fuentes de información y orientación en materia de bioseguridad y con la asistencia de profesionales del área psicosocial para hacer frente a la pandemia. Otra idea muy recurrente y también fruto del negacionismo es la de la inmunización. Como psicólogo y a la luz de la clínica de trabajo, se sabe que la negación es una estrategia defensiva más primitiva que hace posible el trabajo de una manera alienada. La negación del contagio o la creación de una idea de inmunización ha sido recurrente no sólo en los frigoríficos, sino en los profesionales de la salud y otros profesionales esenciales en el mantenimiento de los servicios indispensables para la sociedad.

Es precisamente la negación de los riesgos lo que engendra el comportamiento o la falta de protocolos de bioseguridad por parte de los empleadores, la provisión y orientación asertiva en el uso de los EPP, la creación y el mantenimiento del desapego social o el aislamiento físico en el lugar de trabajo, etc. La supuesta inmunización, aún una tesis científica, trae consecuencias en la diseminación del virus, hecho que puede generar el cierre temporal por parte de las autoridades sanitarias y la inspección laboral.

Otro factor que puede estar contribuyendo a la propagación del virus fuera de los frigoríficos son las condiciones de alojamiento en Brasil de las familias de los trabajadores y las trabajadoras. Muchas de estas viviendas son compartidas con varias personas en un espacio físico reducido, siendo un factor que obstaculiza el aislamiento adecuado o el distanciamiento social en el espacio doméstico. Muchas de estas familias tienen esta característica de vulnerabilidad social y sería una inversión importante para aumentar la demanda de vivienda en la pospandemia.

-¿Qué otros problemas, especialmente relacionados con el cuidado de la salud física y psicológica, están presentes en esta realidad de trabajar en plantas empacadoras de carne?

Antes de responder eficazmente a esta pregunta, es necesario considerar que hay empresas más celosas de su fuerza de trabajo que otras y que buena parte de los trabajadores no desarrollan enfermedades profesionales, lo que puede ser un buen tema de estudio la aplicación de medidas en las propias empresas, para entender cómo se producen estos factores de protección psicosocial en sus procesos de trabajo. Se trata de una minoría que efectivamente se enferma o se aparta del trabajo en los frigoríficos, aunque en números absolutos, en términos epidemiológicos y de seguridad social, es bastante preocupante. El factor de prevención debe entrar en las hojas de cálculo no como un costo, sino como un elemento que contribuye a mantener la salud de la fuerza de trabajo productiva.

Por lo menos desde mi graduación, que hice en Unisinos, aprendí que el lucro es sólo una dimensión de los resultados, y para que una empresa se considere sólida no sólo hay que tener en cuenta la que genera resultados financieros espectaculares, sino la que sobrevive y permanece en el mercado. Hoy en día es posible imaginar que si existen acusaciones de que estos establecimientos industriales son posibles vectores de coronavirus, las posibles dificultades para seleccionar, contratar y retener al personal actual y futuro podrían poner en peligro el funcionamiento de estos establecimientos.

Hay que destacar que existen diferencias entre las empresas, aunque no conozco ninguna que sea de “riesgo laboral cero”. Hay empresas o sectores menos comprometidos con la mitigación de los riesgos psicosociales en sus entornos, y estos están ampliamente descritos en la literatura científica sobre el tema: problemas relacionados con la mala gestión laboral, la imposición del ritmo acelerado que puede engendrar lesiones por esfuerzos repetitivos causados por la sobrecarga, la violencia psicológica producida como metodología de gestión de la fuerza de trabajo, todo lo cual se convierte en acoso moral organizacional, hecho que se comprueba ganando causas en la justicia laboral.

Este clima de trabajo aumenta los riesgos de desarrollar depresión y ansiedad o incluso de consumar suicidio o intentos de suicidio. Los factores recurrentes más comunes son la medicalización del dolor físico con analgésicos y el uso de psicotrópicos para situaciones desencadenadas por el contexto laboral. Este escenario se consolida a menudo por los propios Servicios Especializados de Ingeniería de Seguridad y Medicina Laboral – SESMT y el plan de salud de la empresa, que termina por no notificar los casos. Debido a la creencia de que no se está produciendo el vínculo con el trabajo, no hay registros y no es posible implementar programas o acciones para mitigar los riesgos psicosociales mencionados.

-¿Cuál es el perfil de los trabajadores de los frigoríficos y por qué suelen aceptar situaciones de trabajo insalubres?

Estamos viviendo un período de recesión en la generación de empleo formal. Estos son trabajos en general que no requieren una calificación previa y son fáciles de aprender. Por lo general, se trata de personas de los estratos más vulnerables de la población y con un bajo nivel de educación, la mayoría de ellas tienen una educación básica incompleta, lo que contribuye a la dificultad de percibirse a sí mismas como sujetos de derecho. La dirección de algunas empresas suele recurrir a amenazas de despido y obliga a los trabajadores a aceptar las condiciones de trabajo por razones de supervivencia.

Obviamente, debo decir que el trabajo repetitivo, por más vacío y sin sentido que parezca al principio, no es un trabajo fácil desde un punto de vista subjetivo. Esto se debe a que requiere un “no pensar” para no cometer errores o causar un accidente, como un corte en el caso de usar cuchillos. Este “no pensar” genera una represión de la subjetividad/afectiva que puede ser compensada por muchos trabajadores con largos viajes en los itinerarios como una forma de hacer frente a este sufrimiento. Los riesgos son el embotamiento afectivo que tiene como consecuencia el deseo de evitar los contactos sociales fuera del trabajo, de ver una película y no poder entenderla (empobrecimiento simbólico), de pasar la mayor parte del tiempo durmiendo fuera de la jornada laboral, factores que se describen a menudo en la literatura.

No es raro que se produzcan actos de violencia entre los empleados, uno se imagina el riesgo potencial de una discusión rodeada de instrumentos afilados, estos y otros aspectos que se observan en las políticas de selección de las empresas, y que deben ser apoyados en las políticas de formación de los directivos. Muchas de estas empresas tienen una alta rotación y rotación de personal, lo que puede enmascarar otros problemas como el abandono del trabajo cuando se notan cambios físicos o psíquicos causados por el trabajo.

-¿Cómo ha observado la actuación sindical de estas categorías? ¿Dónde están y cómo entender las principales fallas en la protección de los trabajadores?

Incluso había un gran deseo de trabajar horas extras en algunas situaciones. Esto corrobora el negacionismo social que experimentamos sobre la pandemia. De manera general, el movimiento sindical ha generado algunas conquistas en los últimos años como la Norma Reguladora de los Frigoríficos, pero necesita movilizar permanentemente a las personas para que se entiendan como sujetos de derecho, cuya lucha no debe ser sólo por cuestiones de remuneración, sino también por las condiciones de trabajo. En realidad, los sindicatos están experimentando dificultades financieras, algunos corren el riesgo de extinguirse, lo que repercute en las condiciones de la lucha y apunta a la necesidad de ser creativos en nuevas formas de movilización y comunicación digital.

-Usted viene de una región, el municipio de Bom Retiro do Sul, en Rio Grande do Sul, donde los frigoríficos y la industria de la carne tienen un gran peso económico. ¿Cómo entender estas relaciones de poder desde esta realidad local?

La industria de la carne ha sido históricamente uno de los precursores en el sur de Brasil. Esto incluye la tradición de las charqueadas y la propia producción de cuero que ha engendrado toda una industrialización de la industria del cuero para calzado, otro segmento productivo que ya ha sido más vigoroso en Rio Grande do Sul. Esta industria fue la responsable del primer empleo de los negros esclavizados o liberados, lo que todavía es posible hoy en día en algunas comunidades de afrodescendientes que mantienen en sus familias la tradición intergeneracional del trabajo frigorífico.

Esta no es una historia de la que estar orgulloso. Todavía tenemos muchos remanentes de paternalismo en las formas en que trabajamos y es una tarea social superar este paradigma que todavía se reproduce socialmente. Ambas actividades, el calzado y la refrigeración, son manufactureras y no requieren grandes calificaciones de su mano de obra, y no tienen una mayor remuneración como otros sectores (la metalurgia, que por cierto requiere más capacitación).

-Tomando como base la realidad de los frigoríficos en particular, ¿es posible decir que la industria cárnica es arcaica y está enferma?

Se han producido avances tecnológicos y se puede ver que los frigoríficos que han avanzado en el cumplimiento de la legislación de salud laboral y tienen planes de gestión de riesgos psicosociales, generan datos para llevar a cabo programas de planificación y estructuración, o al menos demuestran esfuerzos en este sentido. Ciertamente se trata de empresas que tendrán menos dificultades para obtener el reconocimiento ante los trabajadores y los organismos de inspección laboral, incluso demuestran estar más comprometidas con el desarrollo regional donde operan.

Mientras que hay otros que están más cerca de la época esclavista, al no reconocer que algún trabajador puede haber empeorado su estado de salud debido al trabajo realizado en el matadero. Como consecuencia, la empresa termina medicalizando al trabajador o despidiéndolo, sin tener registros de estas situaciones, lo que favorece la invisibilidad del problema y también la posibilidad de actuar para mitigarlo.

Muchas veces, las empresas temen la judicialización de las relaciones laborales, pero no se ven como protagonistas en la solución de estos problemas. Es arcaico en la medida en que su gestión sigue basándose en el paradigma paternalista.

-Ha estudiado la relación entre la movilidad humana, las migraciones y el trabajo en los frigoríficos. ¿Por qué los inmigrantes, especialmente los de países o regiones pobres, que buscan una vida mejor en Brasil, terminan trabajando en los frigoríficos?

No es exactamente algo nuevo en términos de explotación laboral. Ya había informes en el sector metalúrgico francés en los años 80 y 90 del siglo pasado sobre la asignación de inmigrantes en las líneas de producción. Se colocó a un hablante de cada idioma en el lugar de trabajo para evitar cualquier contacto verbal, en un claro intento de evitar que pudieran intentar alguna articulación.

El idioma es un problema, al igual que la propia legislación laboral, que es diferente de los países de origen, y pueden producirse abusos. Hay sindicatos que favorecen el aprendizaje del portugués y elaboran material básico bilingüe sobre nuestra legislación laboral, como el elaborado hace unos años por la Central Única de los Trabajadores de Rio Grande do Sul. Asimismo, se necesitan políticas educativas que satisfagan esta demanda, ya que el lenguaje interfiere con la propia observancia de las normas de seguridad en los espacios de trabajo.

¿Cómo mejorar las relaciones entre estos trabajadores/inmigrantes y la industria?

La realidad del trabajo de los migrantes puede ser una constante debido a los conflictos locales en sus países de origen, ya sea conflictos armados, o las adversidades del cambio climático / calentamiento global, por ejemplo. Las dificultades van desde las diferencias culturales, el idioma y la legislación laboral. Las organizaciones necesitan tener programas de recepción y articulación con las políticas públicas para estas familias, así como abordar este tema con los trabajadores nativos brasileños para no contribuir a la xenofobia, la intolerancia religiosa, entre otros problemas que pueden surgir o reaparecer con los extranjeros/as.

El acceso a los grupos para que estas familias mantengan su identidad cultural o incluso incluyan esta diversidad en momentos de confraternización laboral puede ser una forma de acoger la diversidad cultural, ya sea en la gastronomía o en las presentaciones culturales, entre otras.

-¿Cuáles son los desafíos para cambiar la realidad de trabajar en los frigoríficos?

La pandemia del nuevo coronavirus es “a nuestra imagen y semejanza”, una idea originalmente acuñada por Paul Preciado. La pandemia expuso nuestras vulnerabilidades individuales y sociales de una manera que antes era impensable en términos de la escala que nos afecta a todos. Cambió algunos conceptos, como el de que una máscara ya no es sólo una protección individual, sino que también protege a otras personas. El covid-19 parece propagarse de manera incontrolada, pero nunca ha sido más necesario comprender cómo se propaga un virus, así como también es necesario proteger a las personas para mantener en funcionamiento las obras esenciales. Es un gran desafío y la ciencia está llamada a desempeñar el papel de proteger las vidas y llevar alimentos a las mesas de muchos.

Cuando se trata del trabajo y de los trabajadores en los frigoríficos, hay muchas contradicciones, incertidumbres sobre la contaminación, pruebas eficientes, dudas sobre la inmunización. No es ni reciente ni nueva la dificultad de cumplir la legislación sobre salud ocupacional en los refrigeradores. Ha habido importantes esfuerzos y logros como la Norma Reguladora, construida específicamente para este segmento productivo, y ciertamente ya hay empresas que toman el camino del cuidado más seriamente porque entienden el valor de lo que producen y que la responsabilidad social no es sólo una palabra bonita en su balance social.

Los retos son descolonizar nuestra cultura y forma de trabajo y superar el paradigma de paternalismo aún muy presente en nuestro entorno. Hay que prever un cambio de mentalidad: los trabajadores, los sindicatos, los organismos de control no son antagonistas, todos desempeñan un papel, ciertamente con muchas contradicciones, que hacen que la producción y el cuidado de la mano de obra sea necesario y posible. A pesar de los ataques a los derechos laborales en los últimos años y de la propia consolidación de las normas reguladoras, hay que entender que más adelante puede haber una verdadera epidemia de enfermedad (no sólo de covid-19) y también de judicialización.

La pregunta que hay que tener en cuenta es: ¿qué tipo de reputación se quiere construir ante las partes interesadas [el término se refiere a cualquiera que tenga alguna relación con la empresa, ya sea un cliente, empleados o incluso aquellos que no tienen ningún contacto, pero que saben algo sobre el producto de esta marca]? Las organizaciones sindicales deben ser menos receptivas y más propositivas para proteger a las personas que se ganan la vida con su trabajo generando indicadores, evaluando los riesgos de contagio, elaborando programas y midiendo los efectos de los riesgos psicosociales y de salud ocupacional inmediatos y a mediano plazo. Las organizaciones que tratan de ocultar sus problemas terminan sufriendo las consecuencias de la judicialización y el propio “apagón de talentos” de manera muy dura más adelante. Hay experiencias positivas que señalan que es posible cuidar y producir al menos una caminata en esta dirección.

Revista IHU Online

Traducción de Ernesto Herrera

correspondenciadeprensa.com/2020/06/05/brasil-frigorificos-y-trabajadores-covid-19-resalta-las-logicas-coloniales-y-paternalistas-leandro-inacio-walter-entrevista/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More