Brasil. Escultura de vagina gigante repone debate sobre los derechos de la mujer

La escultura se presenta como una bofetada rebelde y antipatriarcal frente a un régimen excluyente, oligarca, fascistoide y que suma violaciones de los derechos humanos a diario

“Diva” se llama la escultura de 6 metros de profundidad y 33 metros en total, se abre en una montaña de Pernambuco, en el nordeste de Brasil, como una “herida”, que fue diseñada por la artista Juliana Notari y demandó el trabajo de más de veinte personas durante casi un año.

“En ‘Diva’ utilizo el arte para dialogar con cuestiones que remiten a los problemas de género desde una perspectiva femenina”, señaló Notari mediante las redes sociales.

La obra se inauguró en el contexto de un Brasil que sufre una ola ultraconservadora, encabezada por el ultra derechista presidente Jair Bolsonaro, y signada por discusiones polarizadas sobre cuestiones de género, inclusión de minorías y derecho al aborto.

La escultura se presenta como una bofetada rebelde y antipatriarcal frente a un régimen excluyente, oligarca, fascistoide y que suma violaciones de los derechos humanos a diario.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS