Publicado en: 4 octubre, 2015

Brasil. Después de 23 años, actos recuerdan Masacre de Carandirú y protestan contra la violencia del Estado

Por Tatiana Félix

Ya pasaron 23 años desde que 111 detenidos fueron asesinados dentro del Pabellón 9, de la Casa de Detención de São Paulo –el llamado Presidio de Carandirú- en una acción represiva de la Policía Militar para contener un tumulto en el lugar. El hecho quedó conocido en la historia de Brasil como el más violento […]

Ya pasaron 23 años desde que 111 detenidos fueron asesinados dentro del Pabellón 9, de la Casa de Detención de São Paulo –el llamado Presidio de Carandirú- en una acción represiva de la Policía Militar para contener un tumulto en el lugar. El hecho quedó conocido en la historia de Brasil como el más violento acto represivo dentro del sistema carcelario brasilero. En memoria a las víctimas de la sangrienta masacre y a los familiares, movimientos sociales realizan este viernes 2 de octubre, el acto “Ni reducción, ni Fundación: por una vida sin rejas”. La actividad, que se realizará en el Largo São Francisco (Centro de São Paulo), a partir de las 17h, es parte de la “Semana de luchas contra la Violencia del Estado”, iniciada el último sábado 26 de septiembre, que se extiende hasta este domingo 4 de octubre.


“Invitamos a todos los que luchan por una vida desmilitarizada, descriminalizada y libre de propietarios y patrones, a recordar este 2 de octubre, a los (por lo menos) 111 que mataron en la Masacre de Carandirú y a todas las otras víctimas de la violencia del Estado. También es un día para celebrar la resistencia de aquellos que sobreviven a las masacres cotidianas y que además encuentran fuerzas para luchar”, se convoca en el comunicado del evento, organizado por colectivos y movimientos sociales, como la Red 2 de octubre, Movimiento Pase Libre São Paulo y Madres de Mayo, entre otros.

Para Rafael Presto, del Colectivo Desentorpeciendo la Razón, uno de los organizadores del acto, el objetivo “es hacer más amplio el debate sobre la violencia del Estado, que utiliza la táctica del genocidio, movida por la industria del miedo y de la inseguridad”. Según él, el primer recorte importante para pensar es el de la reducción de la edad de imputabilidad, que encaja en la dinámica de la derecha, ya que, atiende a intereses económicos, como la privatización del sistema penal, el aumento del tiempo máximo de internación de menores, requiere más jueces, presidios, etc.

“No creemos que la prisión es la solución. Queremos el fin de la Fundación Casa. Nuestra juventud no necesita cárceles, necesita libertad, para soñar con un futuro que no esté dominado por el capital”, se justifica en el comunicado.

Lucas Mauricio Silva, integrante de la Pastoral Carcelaria, afirma que la semana de luchas es contra el encarcelamiento, ya que esta institución representa una violencia permanente. “El Estado es genocida, siempre mata al negro, al pobre de la periferia, es siempre el mismo perfil. ¿Por qué es siempre lo mismo? Ésta es la gran clave de análisis. En el contexto actual, vemos un crecimiento del genocidio. Los hechos no son aislados. Existe un Carandirú cada tres meses en Brasil y esto no llega al conocimiento público”, comenta.


De acuerdo con Presto, las matanzas son la cara del mismo mecanismo. “La derecha deja bien en claro la táctica del exterminio y del control social, sirve para mantener a la clase pobre contenida. Es una guerra declarada, tiene color, tiene clase, tiene geografía. La policía ya nació para contener a negros, pobres, periferia. Queremos el fin de la policía, la desmilitarización de la sociedad”, defiende.

Pero el proceso de cambio y de concientización de la sociedad, según Silva, va a venir de la articulación popular, “no comienza por el Estado, sino por el pueblo”.

Acto

A las 16h de este viernes 2, tendrá lugar una rueda de prensa con madres y familiares de las víctimas de Carandirú y de otras matanzas. Luego a las 17h, el acto en sí se inicia recorriendo las calles del Centro de São Paulo, pasando por lugares simbólicos, como la Secretaría de Seguridad Pública, la administración de la Fundación Casa, la Ruta, entre otros lugares.

“Es un acto absolutamente pacífico, van a concurrir muchas madres, familias. Vamos a darle voz a los muertos”, afirma Rafael Presto. “Esperamos que este acto sea muy fructífero, que esas personas eleven sus voces en las calles, que la sociedad se sensibilice”, completa Silva, de la Pastoral Carcelaria.

Semana de luchas

“…hacemos con nuestros gestos

con nuestros versos

resistencia activa

dejen los discursos para los anfiteatros

nuestra trayectoria la hacemos con lucha

y no con tanques…”


Otras actividades marcan la Semana de Luchas contra la Violencia del Estado. Una acción en solidaridad con los 43 estudiantes mexicanos de Ayotzinapa, desaparecidos hace un año, abrió la Semana de luchas, el último sábado 26, en la Plaza del Ciclista (São Paulo). El lunes 28, se realizó una velada con baile y música contra la Violencia, en la Terminal de Ómnibus de Santo Amaro (SP). El martes 29, hubo una Clase Pública sobre Violencia del Estado y Desmilitarización, además de la exhibición de filme y debate. Este miércoles 30, las mujeres encarceladas fueron el centro del debate, en la Casa Mafalda, también en SP. En la ocasión, se exhibió el filme “Leche y hierro”, que retrata la vida de madres encarceladas. Cerrando la Semana, se realizará una presentación de Hip Hop Revolución, el sábado 03.

La Semana de Luchas es una organización de la Red 2 de octubre, Casa Mafalda, Movimiento Pase Libre SP, Madres de Mayo, Colectivo Desentorpeciendo la Razón, Proyecto Comboio, Pastoral Carcelaria, Colectivo de Galochas, Grupo Teatral Parlendas y Colectivo Mopat.

Siga las actividades por la página del evento en facebook: www.facebook.com/NenhumAMenos/timeline

Historial de la masacre

Una pelea entre presos en el Pabellón 9, de la Casa de Detención de São Paulo –Presidio del Carandirú–, en la tarde del 2 de octubre de 1992, comenzó un tumulto, que terminó en forma trágica y sangrienta, después de la invasión de policías militares para contener a los detenidos. Por lo menos 111 presos fueron ejecutados en la acción de la Policía Militar de São Paulo, la mayoría de ellos en el segundo piso del Pabellón. Pero este número puede estar muy por debajo de la realidad, ya que, según relatos de detenidos en aquella época dan cuenta de que el número de muertos haya llegado a 250.

El caso provocó horror y quedó conocido como el más violento de la historia carcelaria del país. A pesar de esto, casi 20 años después, prácticamente nadie ha sido responsabilizado o castigado. El único coronel condenado por tribunal popular fue absuelto cinco años después, por decisión inédita del Tribunal de Justicia de São Paulo. En 2013, algunos policías de la Ruta, la tropa de elite de la Policía Militar de São Paulo, que participaron de la acción en 1992, enfrentaron juicio y llegaron a ser condenados, con penas que variaron de 96 a 624 años de prisión.


Números de la violencia

Brasil es el cuarto país con mayor población carcelaria del mundo, quedando sólo atrás de Estados Unidos, China y Rusia. Datos recientes del Ministerio de Justicia se contabilizan más de 600 mil personas presas en todo el país, la mayor parte de ellas en São Paulo. También llama la atención la violencia policial. De acuerdo con la organización de derechos humanos Amnistía Internacional, la policía brasilera es la que más mata en el mundo.

http://www.adital.com.br/?n=cwzg

-->
COLABORA CON KAOS