Brasil-Covid19. El colapso sanitario en Manaos, Amazonas

La capital del estado brasileño de Amazonas se ha convertido en uno de los epicentros mundiales de esta tercera ola de coronavirus.

La capital del estado brasileño de Amazonas se ha convertido en uno de los epicentros mundiales de esta tercera ola de coronavirus.

Manaos, la capital del estado brasileño de Amazonas, con una población que rebasa los dos millones de habitantes, se encuentra en situación de colapso por el recrudecimiento de la pandemia de coronavirus. Las autoridades han decretado un toque de queda de 11 horas –desde las 7 de la tarde a las 6 de la mañana– y han comenzado a derivar a los pacientes más graves a otras ciudades.

Precisamente Manaos, donde acaba de surgir una nueva variante de coronavirus que preocupa a nivel mundial por su potencial mayor transmisibilidad, ya fue uno de los epicentros de esta crisis sanitaria durante la primera ola. La exposición de su población fue tal que se llegó a especular con que la urbe ya hubiera alcanzado la tan ansiada inmunidad de rebaño.

Ahora, la nueva explosión de contagios hace pensar en si será un espejo en el que mirarse para otras regiones del mundo, como son determinados barrios de Madrid, zonas del norte de Italia o la colosal Nueva York, todas ellas zonas en las que se llegó a pensar que se encontraban cerca de la inmunidad de grupo tras pasar por una situación crítica a nivel asistencial.

Caos en Manaos

La situación que se vive ahora en Manos supera ampliamente la vivida por esta ciudad en el peor momento de la primera ola, entre abril y mayo del año pasado. El gobernador de Amazonas, Wilson Lima, ya ha admitido que los hospitales se encuentran desbordados y que, además, hay una grave falta de cilindros de oxígeno para los enfermos de covid que se encuentran hospitalizados en unidades de cuidados intensivos y dependen de respiradores mecánicos.

Si en el peor momento de la primera ola la demanda llegó a ser de 30.000 metros cúbicos diarios de oxígeno, actualmente se necesitan 76.000, lo que explica la carencia de estos insumos.

Además de la implantación del toque de queda, se ha prohibido la circulación del transporte colectivo de pasajeros tanto en carreteras como en ríos en ese mismo horario, en el que también deberán permanecer cerrados los comercios y negocios de apertura al público, salvo los centros de salud y de seguridad.

A los hospitales colapsados se unen los cementerios desbordados. En toda la región han muerto desde el inicio de la pandemia casi 6.000 personas, pero en un solo día, el pasado miércoles, se enterraron a 198 víctimas de covid-19. Mientras, las hospitalizaciones ya alcanzan las 250 diarias, aproximadamente el doble que en abril y mayo, cuando Manaos ya era una de las ciudades más afectadas de Brasil.

El colapso ha obligado a Manaos a llegar a un acuerdo con el Ministerio de Salud y con los gobernadores de otros estados del país para trasladar a los enfermos menos graves en aviones de la Fuerza Aérea a otras ciudades. De momento, se prevé el desplazamiento de 750 pacientes a los estados de Goiás, Piauí, Maranhao, Paraíba, Río Grande do Norte y el Distrito Federal de Brasilia.

 

Imagen de portada: Sanitarios transportan a un paciente al hospital Getulio Vargas en Manaos, Brasil, el 14 de enero de 2021.Bruno Kelly / Reuters

PS do Colaborador:

Fotoarte: “Colapso”

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS