Brasil. Campamento reunirá cerca de 1 mil indígenas en Brasilia por el derecho a la tierra

Publicidad

Comienza este lunes 13 de abril la movilización nacional de los pueblos indígenas brasileros en defensa de sus tierras. Hasta el jueves 16, cerca de 1 mil representantes indígenas, además de aliados y asociados de los movimientos sociales, constituirán el Campamento Tierra Libre (ATL), en Brasilia, convocado por la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (Apib). Simultáneamente, en ese período, tendrán lugar movilizaciones en las distintas regiones del país.

El ATL es la mayor movilización nacional indígena, realizada hace más de 11 años en la capital federal con el objetivo de mostrar no sólo la diversidad y la riqueza sociocultural de esos pueblos. También la forma como el Estado los viene tratando hasta el momento y, sobre todo, como actúan para que sus derechos sean mantenidos y efectivizados, respetando así la Constitución Federal y la legislación internacional de protección y promoción de los Derechos Humanos, que incluye la Convención nº 169, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

La Apib denuncia que, pasados 26 años de la existencia de la Constitución Federal, que consagró los derechos fundamentales de los pueblos indígenas a la diferencia y a las tierras que tradicionalmente ocupan, el Estado brasilero en vez de garantizar la efectivización de esos derechos, también protegidos por el derecho internacional, a contramano de la historia, parece continuar determinado a suprimirlos. Todo esto en detrimento de la integridad física y cultural de los primeros habitantes de Brasil.

«El ataque sistemático a los derechos de los pueblos indígenas es inadmisible en una sociedad democrática y plural, donde esos derechos son hoy tratados como moneda de intercambio y objetos de trapacería política. Pero los pueblos indígenas ya dieron pruebas suficientes de que no cederán a esta nueva ofensiva, cargada de odio, discriminación, racismo e incitación a la violencia, promovidos por los dueños o representantes del poder político y económico”, se señala desde la Articulación.

En 2014, ninguna tierra indígena fue homologada por la presidenta de la República, Dilma Rousseff (Partido de los Trabajadores – PT). Sin embargo, más de 20 tierras podrían haber sido homologadas, inmediatamente, ya que no tienen ningún impedimento judicial y/o administrativo. El ministro de Justicia tampoco ha publicado decretos declaratorios que están en la misma situación. Además, la Fundación Nacional del Indio (Funai) continuaría con la orden de retener los Informes Circunstanciados de tierras concluidos.

Para complementar, la Apib denuncia que el gobierno demuestra su incapacidad de sobreponerse a los intereses particulares que dominan el Congreso Nacional, al grado de requerir la tramitación, en régimen de urgencia, del Proyecto de Ley 7.735/2014, que reglamenta el acceso a los recursos genéticos y al conocimiento tradicional asociado, en favor de sectores empresariales, principalmente de la industria farmacéutica y de cosméticos.

«También en el Poder Legislativo, grupos representativos de intereses particulares, principalmente la bancada ruralista, demostraron su poder de trapacería con la elección del pemedebista Eduardo Cunha a la Presidencia de la Cámara de Diputados, que se comprometió a permitir la tramitación de propuestas que afectan derechos fundamentales de la población brasilera, sobre todo los derechos territoriales de pueblos indígenas, comunidades tradicionales y otras poblaciones del campo, además de los derechos ambientales y de las generaciones futuras”, se lamentan desde la Apib.

Preocupa gravemente el desarchivamiento de proposiciones legislativas destinadas a limitar, reducir y/o extinguir derechos indígenas –tal como la Propuesta de Enmienda Constitucional (PEC) nº 215-A/2000, archivada al final de la legislatura pasada, gracias a la movilización de los pueblos indígenas y sus aliados. La PEC transfiere al Legislativo la responsabilidad de demarcar las tierras indígenas, titular las tierras de los quilombolas y crear unidades de conservación, usurpando una prerrogativa constitucional del poder ejecutivo.

«Es de esta forma que el Estado brasilero está tratando a los pueblos indígenas: el gobierno federal incumple la Constitución, los legisladores suprimen y el judicial restringe cada vez más los derechos, principalmente territoriales, al mismo tiempo que líderes y comunidades son criminalizadas”, se agrega desde la Articulación.

La Apib solicita que las personas confirmen su participación en el Campamento informando el número de miembros de su delegación en los e-mails apibbsb@gmail.com y apibsecretaria@gmail.com.

Lea aquí el comunicado completo de la Apib sobre el ATL.

http://www.adital.com.br/?n=cuxw

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More