Botella vendió pisos a un fondo buitre por la mitad de lo que ofrecían otros competidores y sin justificar

Publicidad

Después de intentar reunir a los responsables políticos de la venta de 1.860 pisos de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) y a los afectados por dicha operación, el turno en la Comisión no Permanente de Investigación del Ayuntamiento de Madrid era para las empresas que participaron en el concurso adjudicatario. Una sesión que ha revelado cómo Ana Botella malvendió las viviendas rechazando ofertas mayores a la aceptada y sin justificación alguna.

Así lo ha manifestado el representante del fondo especializado en vivienda social Urban Glocal Solution, Carlos García Álvarez, el cual ha asegurado que llegó a presentar una oferta de 120 millones de euros por los 1.860 pisos del EMVS. Una cantidad que, pese a duplicar el precio final de la adjudicación, el Consistorio gobernado por el PP rechazó y que, a día de hoy, la compañía perjudicada no encuentra “razón objetiva”.

“Nuestra oferta era la mejor para las personas y la mejor para el Ayuntamiento. A lo mejor a alguien no le interesaba que alguien ofertara 120 millones de euros por activos que otros habían valorado en 60”, ha denunciado García en la comisión municipal a la que estaban convocados representantes del fondo que adquirió las viviendas, Fidere, así como los portavoces de BNP Paribas, Ferrocarril, Urban Glocal Solution y Canary Top. Tan sólo han comparecido el abogado de Canary Top, Pablo Jorge García, –que lo ha hecho por Skype– y el directivo del fondo que ha denunciado las irregularidades del concurso.

Porque, a pesar de que ofertaron el doble de lo que tasó el Ayuntamiento las viviendas (60/70 millones) y de recibir el ‘sí’ por ser “la mejor oferta”, un giro en la decisión final alejó del concurso a Urban Glocal Solution. Según el representante del fondo especializado, a última hora de la venta recibieron una llamada telefónica donde se les comunicaba que, finalmente, no habían ganado el concurso, que el ‘sí’ recibido con anterioridad se debía a un “error”.

“Un traje a medida mal construido”
 
Para Urban Glocal Solution, el cual mantiene una fuerte presencia en Londres y en EE.UU, el concurso de estas viviendas públicas supuso “un traje a medida mal construido” y “una tirada de dado que había que repetir hasta que saliera lo que alguien quería que saliera”, que, en definitiva, fue que Fidere se hiciera con los pisos. “A veces las cosas se tuercen por fuerzas que no están en el tablero. Nos birlaron las viviendas en la línea de meta y con malas artes”, ha lamentado el portavoz de la compañía afectada en el concurso.

“Entiendo que había personas a las que no le interesaba que los fondos especializados en vivienda social pudieran empezar a operar en España. Algo que es de una gravedad enorme”, ha criticado García Álvarez en la tercera sesión de investigación a la que únicamente, como sucediese en las otras dos anteriores, ha faltado el PP como representantes políticos de los madrileños.

El representante de Urban Glocal Solution ha asegurado que “la única ventaja” que tenían los competidores no especializados que ofertaron menos del valor real de las viviendas era “tirar el precio” para así “evitar que en España hubiera políticas privadas para rentas medias y bajas”.

Otra de las empresas participantes denuncia una falta de transparencia total

La otra compañía que sí ha comparecido ante el órgano municipal ha sido Canary Top GC. El letrado y apoderado de esta empresa, Pablo Jorge García, ha opinado, según ha recogido Madrid Diario, que el proceso de las ventas de estas viviendas públicas se realizo “sin transparencia” alguna, así como “con coacción al principio de concurrencia” al aplicar una normativa jurídica inadecuada. Algo que no pasó desapercibido para Canary Top GC y por lo que pidieron la revisión de oficio y la nulidad de la actuación de la operación.

De hecho, la sociedad tuvo que realizar un trabajo adicional de búsqueda de más información sobre el procedimiento, aunque fue en vano al no encontrar nada, ni siquiera en el perfil del contratante de la EMVS. “Con la información publicada nadie podía presentar una oferta seria”, ha confesado Jorge García.

Incluso Canary Top GC llegó a escribir a la Junta de Gobierno de Madrid para exigir más información y alertar de las “irregularidades”, pero no obtuvieron respuesta del equipo de Botella.

El Ayuntamiento de Carmena estudia llevar a juicio la venta
 
El concejal del departamento de Hacienda y Economía, Carlos Sánchez Mato, ha calificado las declaraciones de los dos portavoces de los fondos como “muy reveladoras”, ya que han puesto de manifiesto que fue un proceso en el que se produjo “una total vulneración de la libre concurrencia y la competencia”.

Por ello, como ya se anunció en anteriores sesiones, el Consistorio continúa estudiando si llevar la venta a los tribunales para depurar responsabilidades. “Estamos trabajando en un informe serio y solvente. Cada vez hay más indicios de irregularidades”, ha concluido el concejal del equipo de Manuela Carmena.

No obstante, no será hasta el 14 de septiembre cuando se presente el dictamen y las conclusiones del bloque dedicado a la EMVS de la Comisión no Permanente de Investigación.

Agencias/Prensa
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More