Bolivia. La traición de Victor Hugo Cardenas

Publicidad

Era el año de 1992 cuando una movilización multitudinaria comenzó a marchar por las calles de La Paz flameando en alto la Whipala, era la marcha de los 500 años de resistencia de los pueblos indígenas, antes se había realizado el noveno congreso nacional de la Central Obrera Boliviana mostrando unidad entre el “movimiento campesino” y el “movimiento obrero”, todo para sepultar el colonialismo interno y al neoliberalismo que venía arrasando con todo.

El movimiento indígena campesino venía de muchos años atrás, cuando cae la dictadura de Luis García Mesa, la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) a la cabeza de Genaro Flores tomó un papel importantísimo en el escenario político.

En ese momento, diferentes movimientos populares y partidos de izquierda plantearon llevar a cabo la construcción de un “Instrumento político” para llevar adelante las tareas de la Asamblea de Naciones Originarias y del Pueblo, se piensa también en una articulación de cara a las elecciones de 1993, para llegar con representación parlamentaria y tener un solo candidato.

Cárdenas le había hecho una mala jugada a Genaro Flores para apoderarse de la sigla Movimiento Revolucionario Tupaj Katari de Liberación (MRTKL) para convertirse en el dueño.  De igual manera se lo invita a formar parte de un bloque amplio de unidad de la izquierda nacional, además de eso a ser el candidato para las elecciones por toda la experiencia que ya había adquirido como diputado en 1985 y como intelectual Aymara a proyectarse.

Después de eso Cárdenas desapareció, sus compañeros lo comenzaron a buscar y a llamar para seguir sosteniendo reuniones sobre su candidatura en el bloque amplio de unidad de la izquierda nacional, los plazos ya vencían en el Tribunal Electoral de esa época. Una noche  lograron encontrarlo y les pidió que le den plazo de unos días más para su presentación. La TRAICIÓN se estaba consumando, al día siguiente salió en conferencia de prensa la alianza con el Movimiento Nacionalista Revolucionario MNR de Gonzalo Sánchez de Lozada, quién años después escapó del país por reprimir y masacrar a los bolivianos en la llamada Guerra del Gas… Víctor Hugo Cárdenas iba como su vicepresidente…

Todos los sueños se derrumbaron, la resistencia obrera, indígena y los sectores de izquierda quedaron plantados con el proyecto anti-neoliberal, y todo eso se vio reflejada en las urnas con un ausentismo de 29.24% y la disgregación del proyecto, pero la lucha siguió y se materializo con la llegada de Evo Morales Ayma el 2006

No es la primera vez que se traiciona a la clase indígena en el país, José Manuel Pando gana la guerra civil gracias a su alianza con el mundo indígena a la cabeza de Pablo Zarate Wilka en 1899, después del triunfo manda a ordenar su arresto, con eso había traicionado y sepultado a toda una clase, lo de Cárdenas fue más cruel, porque significó la traición de un indígena a otro indígena.

Cárdenas abandonó todo principio, confío más en el Dios dinero y se había aliado con el proceso de privatización más grande que hubo en la historia del país, ordenado directamente por los organismos internacionales como el Banco Mundial (BM), Fondo Monetario internacional (FMI), Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), y la Embajada Americana. A ese proceso lo denominaron la “capitalización” entregando las 5 empresas estratégicas del país, Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), Empresa Nacional de Ferrocarriles del Estado (ENFE), empresa nacional de telecomunicaciones (ENTEL), Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) Y Lloyd Aéreo Boliviano (LAB), además se perdió el 70% de las empresas que aportaban al aparato productivo nacional.

No solamente fue un gobierno entreguista, sino también que postergó las demandas indígenas por entrar a un multiculturalismo liberal, el año 1991 la “marcha por el Territorio y la Dignidad” demandaba Asamblea Constituyente.

Cárdenas se encargó de deslegitimar a los pueblos indígenas y defender el proyecto neoliberal de descentralización administrativa y política de los municipios, muchos años después volvió a oponerse a la Asamblea Constituyente esta vez en 2009 atentando contra 36 pueblos indígenas y negandoles su autogobierno y libre determinación.

Cárdenas sigue postergando el proceso indígena Aymara, hoy se presenta como candidato desde Santa Cruz  con la Unidad Cívica Solidaridad UCS.

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More