Bolivia: Fiscalía acusa a líderes del fascismo de financiar el terrorismo

Publicidad

Econoticiasbolivia.com (La Paz, mayo 5, 2009).- La Fiscalía de Bolivia involucró a los principales líderes del fascismo y de la derecha separatista de Santa Cruz en el financiamiento del grupo internacional de mercenarios que fue desactivado a bala y sangre el pasado 16 de abril y que pretendía lograr por las armas la independencia de esa rica región del país andino.

El fiscal Marcelo Sosa denunció al anochecer deeste lunes, sobre la base de declaraciones de “testigos” que cooperan con la investigación, que el millonario empresario fascista de origen croata y ex líder del Comité Pro Santa Cruz, Branco Marinkovic, además del ultraderechista prefecto (gobernador) de esa región Rubén Costas y un ex ministro ultraconservador, Guido Náyar, habrían financiado al grupo irregular de mercenarios.

Sosa también involucró en la red de supuestos contactos y financiadores del grupo terrorista al presidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz, Pedro Yovhío; al presidente de la Cámara de Industria y Comercio, Mauricio Roca; al gerente de markerting de la aceitera IOL de propiedad de Marinkovic, Juan Kudelka Zallez, al general de Ejército retirado Lucio Añez, y a los ex gerentes cívicos Lorgio Balcázar Arroyo y Mario Bruno, entre otros. Todos ellos deberán presentarse en La Paz en los próximos días.
«La Fiscalía emitió citaciones para éstas y otras personas implicadas con la organización montada por este grupo terrorista para que respondan por los ilícitos ante la justicia», dijo Sosa.

LOS FASCISTAS NIEGAN TODO
En declaraciones obtenidas por el matutino cruceño de El Deber, los líderes del fascismo rechazaron las acusaciones de laFiscalía. El millonario croata-boliviano Marinkovic, cabecilla de los 100 clanes que son dueños de la tierra y los grandes negocios y que en el pasado reciente amenazaba con iniciar una guerra y derramar sangre por la autonomía separatista, negó las acusaciones y adelantó que apelará a tribunales internacionales. El empresario Yovhío, por su parte, aseguró que el sector empresarial no hizo nada ilegal y que permanecerá en el país para cualquier requerimiento, en tanto que el ultraderechista ganadero Nayar se abstuvo de responder a las acusaciones.

Según cita El Deber –que presenta la denuncia del Fiscal como una ataque a la “institucionalidad” de Santa Cruz– el Secretario de Autonomía de la Prefectura cruceña, Carlos Dabdoub, habrñia señalado que la intención de estas acusaciones del Gobierno de Evo Morales sería desestabilizar la institucionalidad cruceña y al departamento, “que es un reducto de la lucha por la democracia”.

Por su parte, el director jurídico de la Prefectura cruceña, Vladimir Peña, aseguró que el prefecto, Rubén Costas, se presentará a declarar siempre y cuando su testimonio sea tomado en Santa Cruz. Consideró que “las acusaciones de Sosa carecen de solidez, ya que se basan en las declaraciones de dos detenidos que negociaron su liberación a cualquier costo y de una persona con múltiples acusaciones. “Ya no me extraña nada de la Fiscalía. Esto es una historieta o una telenovela venezolana muy mal contada, que trata de montar algo para que todo el país crea que los líderes de la oposición realmente querían matar a Evo Morales”, aseguró a El Deber.

Mauricio Roca, por su parte, confesó que está preocupado por lo que considera un manoseo institucional y personal de parte del Gobierno, y se considera víctima de una represalia política destinada a acallar a todos los que se pusieron al frente del Ejecutivo.

ACUSACIONES CONTRA MARINKOVIC
En La Paz, en conferencia de prensa, el Fiscal Sosa dijo que los testigos que cooperan con la investigación dijeron que Marinkovic entregó 200.000 dólares para la compra de armas para los grupos irregulares.

La agencia gubernamental ABI sostiene que el dinero fue entregado a un grupo de argentinos, se presume operadores de los «carapintadas» que intentaron derrocar al gobierno del presidente Raúl Alfonsín en 1986, según testimonió el paraguayo Alcides Mendoza Malavi, procesado por suministrar armas al grupo irregular que tramaba un magnicidio en el país, como así la secesión de Santa Cruz,

De acuerdo con Sosa, que citó fragmentos de la declaración del traficante de armas paraguayo, los argentinos desaparecieron con el dinero filtrado por Marinkovic.

Según Mendoza Malavi, citado por el fiscal, «Branco Marinkovic, Hugo Antonio Achá, Alejandro Melgar Pereira y otras personas financiaban» las operaciones de la célula de mercenarios extranjerox reclutada por el boliviano croata Eduardo Rózsa Flores, afirmó el fiscal cabeza de la investigación. El grupo armado fue desarticulado a mediados de abril por la policía.

OTRAS REVELACIONES
Sosa citó también la versión de un testigo, Ignacio Villa Vargas, conocido en la órbita de la investigación antiterrorista como el «Viejo» quien, en «declaraciones adelantadas», informó que Marinkovic se alineó entre los financiadores del grupo armado.

A la espera de comparecer ante un juez, Villa Vargas permanece bajo la custodia de la Policía en algún lugar de La Paz.
Considerado «testigo clave» en la investigación, Villa Vargas implicó, según reporta la agencia oficial ABI, a Guido Náyar -ex ministro de Gobierno del dictador militar (1971-76) y presidente conservador Hugo Banzer (1997-2001)- en los afanes secesionistas y supuestamente terroristas de Rózsa Flores, abatido en una operación policial a mediados de abril último en un hotel de Santa Cruz.

Siempre de acuerdo con Sosa, Villa Vargas declaró que, además de Náyar, Mauricio Rot, Pedro Yovio y el militar de retiro Lucio Añez se coludieron con Rózsa Flores.
En caso de prosperar la celada terrorista en Bolivia, Marinkovic ofreció a Villa Vargas -en su calidad de cajero del grupo ilegal-, después de alcanzar un acuerdo con el prefecto Costas, durante una conversación telefónica entre ambos, una casa en Santa Cruz y un fundo en un área rural de ese departamento oriental boliviano, detalló Sosa.

El grupo comandado por Rózsa Flores, que según la ABI habría sido acicateado por Marinkovic, Costas y Náyar, perpetró sendos atentados contra las viviendas del senador disidente del oficialismo, Guido Guardia y del viceministro de Autonomías y ex ministro de Hidrocarburos, Saúl Avalos, ambos en Santa Cruz entre noviembre y marzo últimos.

La célula terrorista fue desarticulada el pasado 16 de abril. El rumano Arpad Magyarosi y el irlandés Dwyer Michael Martin fueron abatidos junto a Rózsa Flores durante un choque armado con la Policía en el hotel Las Américas de Santa Cruz. El boliviano Mario Tadic Astorga y el húngaro Elod Tóasó, fueron detenidos en la operación antiterrorista
El fiscal Sosa dio cuenta que los húngaros Daniel Gaspar y Gabor Dudog, que componían, igualmente, el grupo armado, están prófugos. La contraparte boliviana de la célula internacional de mercenarios estaba integrada por&nbsp Melgar Pereira y Achá, entre otros, precisó Sosa.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More