Bolivia: A 31 años de la Semana Sangrienta

A 31 años de la Semana Sangrienta

UN NUEVO GOLPE MILITAR FASCISTA DEPENDIENTE

1º. al 17 de noviembre de 1979

La esperada reunión de la Organización de los Estados Americanos en octubre de 1979 en La Paz&nbsp pretendió ser utilizada por el Gobierno interino de Walter Guevara Arze, para aplacar&nbsp momentáneamente, el peligro del golpe militar. El 22 de octubre inicia sus deliberaciones la Novena Asamblea General y en ella la diplomacia boliviana logra una sensacional victoria con el apoyo pleno que brinda la OEA a la causa marítima de Bolivia, así como el respaldo y la solidaridad que se otorga al proceso “democrático” recientemente conquistado.

Nadie podía pensar que, precisamente en esos momentos, se pudiera repetir el crimen-institución del golpe militar de Estado. Nadie podía concebir que, cuando la ciudadanía festejaba honesta y entusiastamente el acontecimiento, se precipitaría una nueva y abusiva intervención del militarismo en la escena política. Sin embargo, fue así, el 1º de noviembre en las primeras horas de la mañana, quince tanques Sherman y cuarenta tanquetas obsoletas para una guerra internacional, destrozando la carísima autopista La Paz-El Alto, convergían hacia el palacio Quemado consumando el 189avo golpe militar de Estado de la atormentada vida republicana boliviana.

El pueblo no salía de su asombro y un tanto burlonamente observaba el desplazamiento de los tanques que todavía no habían abierto fuego y trataban de someter a la población con un alarde de potencia y un despliegue de fuerzas listas al combate. La maniobra fracasó totalmente y los tanques eran rodeados por niños curiosos que introducían sus manitas en los resquicios de las máquinas de hierro. Nadie temía ni a los tanques ni a sus arrogantes conductores.

Pasaban las horas y se hacía evidente que el militarismo no estaba jugando a la guerra. Se ocupó militarmente el Palacio de Gobierno y se emplazó una veintena de tanques que apuntaban sus cañones al recinto parlamentario Por la radioemisora estatal&nbsp "Illimani" se escuchó, por fin, la voz de los golpistas.

El nuevo régimen golpista, rechazado unánimemente por el pueblo y sus organizaciones representativas, intentaba vanamente aparecer ante la opinión pública como un régimen de "izquierda nacional" dictando apresuradamente decreto tras decreto de halago a las organizaciones sindicales, de respeto al parlamento y a la Universidad Autónoma.

«Alguien ha definido el golpe del l°&nbsp de noviembre como el "monstruo de dos cabezas". En efecto, el golpe (algo original en su género) fue cívico-militar, con el Dr. Guillermo Bedregal como turiferario mayor de los hombres de levita. Pero este "dualismo" no se da no solamente en la cabeza, se da también en el componente ideológico y hasta en el vocabulario que se emplea. Dos líneas ideológicas contradictorias pretenden explicar el golpe por razones opuestas totalmente. En las actuaciones del coronel Natusch y de otros militares golpistas se nota la presencia de ideas banzeristas marcadas por una línea cerradamente anti-comunista, traumatizada con los fantasmas del "foquismo", del "extremismo internacional" y de la "guerrilla urbana". Generalmente no hacen más que repetir los "slogans" de los tiempos de Bánzer….

La otra tendencia ideológica es "bedregalista" ya que Bedregal aporta, no solamente las ideas, sino aun las expresiones mismas.

&nbsp

Un lenguaje decimonónico, de corte vetusto y rebuscado, que trata de esconder con un verbalismo de avanzada actitudes y objetivos profundamente reaccionarios. Fraseología hueca y pseudojurídica, propia de "tinterillos"…..» (1)

&nbsp

La anterior cita extraída de la publicación de la Asamblea de Derechos Humanos, retrata exactamente el contenido de los discursos de las primeras horas del golpe. Magistralmente pone al desnudo la demagogia bedregalista que no confundió al pueblo, pero sí, a muchas organizaciones de la llamada “izquierda nacional”.

En torno al politiquero altoperuano Guillermo Bedregal Gutiérrez, permítasenos un último paréntesis que tiene la gran importancia de desenmascarar completamente el comportamiento político de uno de los más típicos representantes del "nacionalismo revolucionario". En efecto, Bedregal tiene el siguiente párrafo en su ya conocido libro sobre los militares bolivianos.

«Un daño terrible se ha hecho a la conciencia de nuestros militares. Se trata de ese coro monótono de elogios interesados y adulaciones tendenciosas que casi todos los grupos y corrientes prodigan a la institución y sus hombres. Este espíritu de halago hipócrita e insustancial se ha convertido casi en la norma de tratamiento que configura nuestra sociedad salida del golpe restaurador de 1964… Los dirigentes políticos, desde los más encumbrados a los de más bajo nivel, PROCEDEN A “COQUETEAR” CON FEMINOIDE COMPLACENCIA A LOS MANDOS MILITARES DE DIVERSOS RANGOS……&nbsp &nbsp EL POLITICO BOLIVIANO QUE SE ACERCA AL MILITAR SIEMPRE LLEVA PROPUESTAS EMBOZADAS, CONJURAS POTENCIALES PARA “SALVAR AL PAÍS”…» (Mayúsculas nuestras) (2)

No podemos negar que Bedregal ha puesto, esta vez el dedo sobre la llaga, describiendo adecuadamente una conducta que es permanente entre nuestros politiqueros prestos a tocar las puertas de los cuarteles para lograr concurso y respaldo militar a sus afanes arribistas.

Bedregal, junto a un grupo ávido de poder y figuración, asaltó el Palacio Quemado, el lo de noviembre de 1979, del brazo del militar Alberto Natusch Busch, para conseguir apoyo a un golpe tambaleante, Bedregal publica una "solicitada" a nombre del MNR, en la cual señala:

«Tengo el privilegio de la amistad de ALBERTO NATUSCH BUSCH, viril profesional de las armas, patriota consagrado en su vida al aprendizaje de las virtudes sociales en sus expresiones mayoritarias del obrero y especialmente de las masas campesinas. Encontramos en el Coronel Natusch, en diversas reuniones de análisis… criterios idénticos en torno a la situación de crisis de la naciente democracia, al soldado progresista, digno descendiente del Presidente Germán Busch…»&nbsp (3).

Realmente Bedregal escribía el libro sobre los militares bolivianos con una enorme facilidad: describía su propia conducta. Es increíble como hasta la crítica a la “feminoide complacencia” se vuelque contra él mismo, apareciendo Natusch como el viril macho rodeado de "complacientes" prostitutas políticas dispuestas al halago y la alabanza reviviendo el tratamiento que él criticara tan acertadamente.

Alberto Natusch Busch es el nuevo inquilino indeseable del Palacio Quemado y representa al sector más reaccionario de las Fuerzas Armadas de la Seguridad Nacional.&nbsp Ex-ministro de Asuntos Campesinos de Bánzer, está seriamente comprometido en la masacre de Tolata y además, ha sido repetidamente acusado de organizar conatos subversivos contra el gobierno constitucional de Guevara. Como de costumbre, Natusch, siguiendo con brillo la tradición más cara al militarismo, niega categóricamente las sindicaciones. Días después, para demostrar su inocencia, asesta el 189º golpe militar de la historia nacional.

La primera respuesta al golpe es el Paro General y Nacional decretado por la Central Obrera Boliviana que paraliza por completo el país íntegro durante 24 horas. Cumplidas las mismas, el paro se prolonga por otras 24 horas y así sucesivamente. Los golpistas nerviosamente patrullan las ciudades mostrando cada vez más agresivamente su armamento mortífero, pero, al mismo tiempo, balbucean, por intermedio de Bedregal, una monserga populista de baja calidad.

El golpe militar había cumplido su tercer día y la resistencia nacional crecía como reguero de pólvora. Las barricadas levantadas acá y allá por el pueblo, obstaculizaban totalmente el tránsito no obstante su precariedad.

«El sábado 3 el gobierno de Natusch pierde la paciencia y lanza una serie de decretos represivos y sus primeras arremetidas contra la Central Obrera Boliviana. Los aviones de combate realizaban sus primeros vuelos rasantes para amedrentar a la población, pero grandes grupos de personas siguen impávidos desafiando las balas…&nbsp

&nbsp

Ya desde la mañana del jueves en la Plaza San Francisco y en la Plaza Pérez Velasco la gente insultaba a los soldados con los gritos de "a las fronteras", "asesinos". Sonaron las primeras descargas de ametralladoras. La gente se tiraba al suelo cuando sonaban las descargas pero de nuevo se levantaban para seguir gritando. Los más jóvenes buscaban piedras y palos para lanzarlos sobre los tanques. Los tanques livianos comenzaban a desplazarse lentamente tratando de acercarse a los manifestantes y de intimidarlos pero los jóvenes desafiaban audazmente a las máquinas de guerra.

&nbsp

Las ráfagas de las ametralladoras se hicieron más frecuentes apareciendo los primeros muertos y heridos sobre la calle. La indignación de la gente subía de grado y a pecho descubierto enfrentaban a los tanques Sherman. El repudio, el insulto y las piedras arreciaban, en la medida en que sonaban más frecuentes las descargas…..» (4)

&nbsp

Eran más o menos las 22 horas del sábado 3 de noviembre. Unos minutos antes, un traquetear de orugas anunciaba la bajada de los mecanizados desde su base de El Alto ante el anuncio de la disposición de Natusch de hacer entrega del mando de la Nación al parlamento. Por lo menos esos eran los rumores. Se decía que algunas unidades militares habían expresado su oposición a tal determinación y se preveía un encuentro entre las fracciones contrapuestas. Nada de eso ocurrió confirmándose aquel dicho popular: "entre hienas no se muerden".

La ciudad abierta y silenciosa esperaba atentamente el desarrollo de los acontecimientos. De las zonas altas de la ciudad donde se habían retirado algunos grupos pretendiendo organizar cierto tipo de resistencia, se escuchaban ruidos sordos y persistentes que provenían de la zona céntrica de la ciudad. De pronto, al tratar de indagarse el origen de los ruidos, se pudo advertir que, como en un sueño o en un cuento, verdaderos hormigueros humanos se habían decidido a construir barricadas para detener a los tanques. Jóvenes de ambos sexos, niños, ancianos, mujeres, como en una verdadera comuna popular habían ocupado las principales arterias céntricas y levantaban diligentemente reparos con todos los elementos de que podían disponer: &nbsp piedras, palos, cables, adoquines, etc. La avenida Santa Cruz completamente iluminada, presentaba un aspecto impresionante y conmovedor, parecía que la gente deseaba contener los blindados con sus manos. Al pasar los transeúntes eran invitados cordial pero enérgicamente a sumarse a la actividad, la mayor parte de ellos accedía y tímidamente comenzaba a mover una piedra o sostener un palo. Las barricadas eran muy débiles para frenar la marcha de cualquier motorizado, pero qué enorme fortaleza humana estaba presente en el trabajo, qué inmensa y sublime era la disposición de los bolivianos para parar la agresión. Las actitudes y los rostros mostraban una determinación que muy pronto tendrían oportunidad de comprobar los militares golpistas.

Desde muy lejos, cerca de las 24 horas, se podía escuchar nítidamente la continuación de los trabajos en toda la zona central de la ciudad. Más tarde, al amanecer del domingo 4, el avance de los tanques con sus cañones y ametralladoras &nbsp a las órdenes del “Mariscal de la Muerte” Coronel Doria Medina, enfilados contra las barricadas y sus defensores desarmados, se abría paso a sangre y fuego. Decenas de muertos y heridos serían recogidos en la mañana del domingo como saldo de la singular batalla ganada por el ejército de la "Seguridad Nacional".

Era el comienzo de la guerra de las barricadas…

La siguiente es la versión del informe de Derechos Humanos que venimos comentando en tomo a los acontecimientos de la noche del 3 y la mañana del 4.

«Al anochecer del sábado llegan nuevos refuerzos bélicos. Alrededor de la COB, se congregan grupos de obreros y de estudiantes tratando de levantar barricadas para defenderla. Las descargas suenan cada vez más frecuentes y cercanas. En la avenida 16 de julio, en las inmediaciones de la COB, mueren varios jóvenes empuñando en sus frías manos piedras y palos. Aparecen ambulancias y camiones del ejército recogiendo a los heridos y a los muertos para llevarlos en dirección desconocida. Muchos de los cadáveres (más de 100) no aparecerán jamás. Se habla de fosas comunes desconocidas, se habla de aviones militares que los trasladaron hasta la selva para que allí sean devorados por las fieras. En realidad no lo sabemos. Habrá que esperar que algún testigo presencial, movido por los remordimientos de conciencia, confiese la verdad.»&nbsp (5)

&nbsp

Armados con piedras y palos los combatientes populares ocupan todas las arterias de la ciudad. Las barricadas se construyen con todos los medios disponibles y es firme la resolución de provocar la caída de Natusch que desde el l° de noviembre no ha abandonado ni por un instante el Palacio Quemado convirtiéndolo en una verdadera pocilga como acantonamiento de tropa.

Las órdenes impartidas por los golpistas civiles y militares es terminante: hay que limpiar la ciudad de "extremistas" y "francotiradores". En realidad no existen francotiradores, la población insurreccionada responde con sus manos desnudas la agresión del fascismo militar y sus "armas" principales son el insulto, la pedrada y el puño cerrado en alto.

Lentamente los tanques y tanquetas enfilan su marcha hacia las zonas populares donde la resistencia se ha tornado incluso más obstinada. Ante la arremetida de los blindados ceden las frágiles barricadas, pero inmediatamente se construyen nuevas aunque el costo en vidas es elevado.

En la zona de El Alto se resiste sin vacilación. Un tanque que sube por la autopista apunta su cañón contra un grupo de barricadistas y dispara a sangre fría. Decenas de cuerpos sin vida de muchachos quedan tendidos en la tierra árida de la planicie. El blindado huye rechazado solamente por los insultos y las piedras que lanzan los pobladores.

Villa Victoria, Munaypata, Villa Fátima resisten con más heroísmo que Stalingrado o las Termópilas porque en la joven Unión Soviética o en la vieja Esparta los defensores, superados en número o recursos tienen por lo menos algún armamento para la defensa. En cambio los barrios populares paceños aquel noviembre sangriento, combaten completamente desarmados.

Aviones de la Fuerza Aérea boliviana y algunos helicópteros artillados siembran la confusión y la muerte con sus vuelos rasantes sobre la multitud que lejos de atemorizarse, redobla su decisión de lucha. Un helicóptero fletado por el ejército de la compañía americana "Grover" que construye un camino en el norte de La Paz, se convierte en el peor asesino de las jornadas sangrientas y era comandado por los capitanes Jofre y Palenque, ensañándose con la población de los barrios marginales de la ciudad. Cualquier grupo de personas, así sean éstas simples curiosas resultaba blanco perfecto para la unidad aérea mercenaria. Con un odio indescriptible observaba el pueblo de La Paz las circunvoluciones del helicóptero maldito.

Jamás en la historia de la Patria se habían trabado combates más desiguales. En el pasado aparecían siempre, aunque sea escasamente los viejos fusiles maúser, algunas carabinas, cartuchos de dinamita o revólveres de liviano calibre con los que se hacía frente al ejército masacrador. Esto sucedió, por ejemplo, en agosto de 1971 o en noviembre de 1964. Contrariamente en noviembre de 1979, se anotan nuevas enseñanzas del heroísmo sublime de nuestro grandioso pueblo revolucionario:

Los tanques tienen ante sí literalmente todo un pueblo y además completamente desarmado, pero que no cede ni un milímetro y responde incluso con gestos e insultos las salvas criminales que lanzan las máquinas de fuego.

«&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp La lucha contra las unidades blindadas del ejército se intensifica y desde el centro de la ciudad los enfrentamientos se desplazan hasta los barrios marginales. No se puede hablar propiamente de combates, ni de lucha fratricida. El pueblo no tiene armas y quiere expresar su repudio al golpe con lo único que tiene: piedras, palos, gritos, …… Las tropas disparan sobre todo contra los que levantan barricadas. Varios jóvenes mueren sobre las rústicas paredes de adoquines que acaban de levantar contra la omnipotencia de los tanques…»&nbsp (6)

&nbsp

La estrategia popular de levantar barricadas fue totalmente espontánea. Surgió como una necesidad imperiosa de las masas de expresar activamente su disposición de lucha, su repudio, su profundo odio a los opresores. Por ello mismo, los verdaderos revolucionarios consideraron su deber seguir y acatar las determinaciones de las masas y se dedicaron inmediatamente a la construcción de parapetos de piedras.

Las direcciones reformistas que controlan la mayoría del Comité Ejecutivo de la COB y otros reformistas, se volcaron rabiosamente contra la consigna popular de levantar barricadas, entre ellos identificamos a Filemón Escóbar. Agresivamente estos saboreadores de la resistencia popular, atacaban a los barricadistas llamándolos "provocadores", "aventureros" y otros adjetivos bastante conocidos. Naturalmente estos conciliadores fueron inmediatamente rechazados por las masas que continuaron febrilmente construyendo barricadas que después triunfarían ampliamente.

Cuando terminó la semana sangrienta con el triunfo popular, los primeros en aclamar las "barricadas de la libertad" fueron precisamente aquellos que las habían combatido y difamado, aquellos que pretendían que el pueblo no se defendiera y aceptara las cosas tal como estaban y a los usurpadores como dueños del gobierno.

En realidad las barricadas a partir del domingo en la mañana, paralizaron por completo la ciudad. La huelga general se prolongó el lunes, por otras 48 horas y se diluyeron las esperanzas del gobierno golpista de ganar la batalla por hambre y por cansancio.&nbsp

La ciudad de La Paz es una ciudad increíble. Como un nido de cóndores se emplaza en una hondonada irregular de las altas montañas andinas. Las zonas populares constituyen verdaderas atalayas desde donde se domina el centro de la ciudad en tanto que las zonas residenciales se extienden junto al río Choqueyapu hacia la región sudeste. Las villas miseria, donde se traban los más sangrientos combates, se descuelgan por las laderas empinadas de los cerros y las viviendas provisionales construidas al margen de las disposiciones municipales, parece que quisieran alcanzar la cima de las cumbres nevadas. Sin embargo, La Paz en noviembre de 1979, era un verdadero polvorín social y la conciencia sobre la necesidad de cambios profundos, había alcanzado verdaderamente niveles francamente revolucionarios. El cinturón rojo de poblaciones marginales es un verdadero anillo de hierro que rodea la ciudad que aparece como un símbolo del pasado de ignominia vivido por el pueblo….

El lunes 5, el martes 6 y el miércoles 7, son días de una verdadera guerra social. Los inéditos enfrentamientos han deteriorado por completo los planes de los golpistas que ahora no saben cómo salir del aprieto. Natusch desesperado y con voz aguardentosa anuncia su capitulación: entregará el poder al Congreso Nacional proponiendo, al mismo tiempo, la constitución de un triunvirato con su participación en el mismo. Levanta la "ley marcial" y el" toque de queda", dictados el primer día del golpe.

«El miércoles 7 amaina el tiroteo. La COB, en un movimiento táctico muy oportuno, suspende temporalmente el paro. Era urgente dar un descanso, permitir que los obreros se reunieran en sus fábricas, dar oportunidad para que se abrieran los mercados y la gente pudiera abastecerse. Psicológicamente la tregua era necesaria para poder determinar nuevas formas de lucha. Algunos sindicatos, sobre todo los mineros, no lo comprendieron así y pensaron que era claudicación. Los dirigentes tuvieron que esforzarse para hacerles comprender que la lucha continuaba y que lo único que habla que cambiar era la forma de desarrollarla….» &nbsp &nbsp &nbsp (7)

Comienza entonces un forcejeo denodado entre los golpistas y el Congreso ya reconocido por aquellos.

«Una comisión mediadora, integrada por algunos representantes de la Iglesia, en varios días de negociación, trata de evitar más derramamiento de sangre. El coronel Natusch maniobra buscando ganar tiempo. En una primera instancia promete renunciar, si lo hace también el Dr. Guevara. Después intentará "institucionalizar la dictadura" proponiendo un Triunvirato con él a la cabeza acompañado por un representante del Congreso y por un representante de la COB. Ante el fracaso de esta descabellada propuesta, insiste en el triunvirato integrado no por él, sino por otro militar (de su grupo). Estas conversaciones realizadas en su segunda parte por los jefes de bancada del Congreso y por los representantes de la COB terminan con el alejamiento de la COB que reitera su desconocimiento total al régimen de Natusch, declarando que es el Parlamento y solamente él es quien debe dar la solución legal a la crisis….» (8)

Finalmente, el día 16 de noviembre, después de desesperados esfuerzos por salvar por lo menos la imagen, el golpista de noviembre renuncia dejando en manos del Congreso la elección del Presidente de la República. Han terminado las dos semanas de noviembre y la ciudad de La Paz así como la Nación toda parecen despertar de una horrible pesadilla.

Se comienza a restañar las heridas.&nbsp El saldo de la aventura vandálica es trágico. Cálculos muy moderados señalan unos 500 muertos y miles de heridos. El informe de la Asamblea de Derechos Humanos ha contabilizado 216 muertos identificados, de los cuales solamente 76 han recibido legal&nbsp sepultura, el resto ha desaparecido misteriosamente.

«Para que el coronel se diera el gusto de gobernar 15 días el país como si fuera su hacienda, hubo que pagar el terrible precio de más de 500 víctimas. Además, ha ensuciado de sangre el nombre de la institución armada (que no estaba muy limpia. n.n.), ha hecho que el país regrese a los tiempos de los "caudillos bárbaros",&nbsp que se hunda Bolivia en una crisis económica de características desesperantes, que la democracia sea pisoteada….. Estos quince días han sido demasiado caros para la Patria.&nbsp &nbsp Dios quiera que este coronel sea el último asaltante del poder….»&nbsp (9)

&nbsp

Está fuera de duda que el ejército, durante las dos semanas teñidas de sangre, se dedicó meticulosamente a ocultar muertos en la forma más macabra. Se detectaron vuelos misteriosos de aviones militares sobre el Lago Titicaca y sobre la zona yungueña. Trabajos rígidamente secretos en el cementerio general a cargo de soldados y oficiales, presumiblemente en fosas comunes o crematorios comunes, etc. Inútil tarea la emprendida por el militarismo para ocultar uno más de sus horribles crímenes. La gente desaparecida esos días fue asesinada por los golpistas y eso lo sabe perfectamente el pueblo.

«El dictador-psicópata se ha ido para siempre. Su aventura terminó pero el pueblo masacrado sigue muerto: las viudas son viudas, y los huérfanos serán huérfanos para siempre…»&nbsp &nbsp (10)

El golpe de "Todos los Santos" tuvo episodios de toda índole. Por una parte, heroicos, sacrificados y ejemplares, siempre a cargo del pueblo, de las masas populares. Por&nbsp ejemplo: los perso­neros de las diversas delegaciones latinoamericanas asistentes a la Novena Asamblea General de la OEA, como sabemos, habían quedado atrapados en la ciudad de La Paz como consecuencia de la huelga general que se desató a raíz del golpe asestado por el militarismo cuando no habían terminado sus deliberaciones, pudieron comprobar el heroísmo popular. En uno de los momentos en que cesó temporalmente la lucha y cuando se reiniciaron los vuelos internacionales casi con el único objeto de evacuar a las delegaciones, los diplomáticos extranjeros tuvieron la oportunidad de divisar y después relatar un cuadro patético por su "fortaleza" y su debilidad. Un hombre, presuntamente un trabajador fabril, forcejeaba duramente con dos mujeres del pueblo que trataban de impedirle que ataque a un blindado con la única arma a disposición: su puño cerrado en alto. Desde la escalerilla que da acceso al avión, los representantes latinoamericanos comprendieron sin esfuerzos que el pueblo boliviano, con valor semejante, no estará jamás derrotado.

Por otra parte, a cargo de los golpistas militares se constata con toda su crudeza un hecho infame e inmoral, un robo a mano armada a los depósitos de reservas monetarias del Banco Central. En efecto, el día 6 de noviembre, según el relato de la Asamblea de Derechos Humanos:

«Un jeep del ejército se acercó a las puertas del Banco Central y de sus bóvedas se retiraron ilegalmente 69 208 650 pesos bolivianos (unos 3 millones y medio de dólares, aproximadamente)

&nbsp

Estos fondos se extrajeron de nuestras exhaustas reservas internacionales cuando todos los Bancos (también el Banco Central) estaban cerrados por encontrarse todo su personal en huelga general. Los Bancos recién iniciaron sus actividades el día 8 de noviembre. Estos fondos en efectivo fueron llevados directamente una parte a la Presidencia de la República, otra al Ministerio del Interior y un tercer lote al ministerio de Defensa. La oficialidad implicada en el golpe recibió una prima promedio de $b. 50 mil (2 500 dólares) en recompensa por el genocidio realizado…..»

&nbsp (El informe toma la información de Ultima Hora, 24 de nov.79. Pág 6)…»&nbsp &nbsp (11)

&nbsp

Tenemos pues derecho pleno a afirmar que los bolivianos son un pueblo heroico y valiente como el que más, mientras sus clases dominantes son las más despreciables dentro de las peores.

¿Cómo fue posible un golpe militar semejante? ¿Quiénes fueron además de los militares, sus más connotados ejecutores? ¿Es cierto que muchos parlamentarios estuvieron involucrados en los entretelones del golpe?

«Es paradójico y desconcertante el reconocer que la mayoría de estos "doctores" eran miembros del Congreso. Según la confesión de uno de ellos (Willy Sandoval Morón), los conjurados políticos como el MNR-H de Paz Estenssoro, el partido "comunista marxista-leninista" de Oscar Zamora, el Partido Comunista (línea moscovita) de Kolle Cueto, altos dirigentes del MNR-I, además del Barrientismo, el Banzerismo y otros grupos menores, se vieron envueltos en el marasmo golpista, encandilados únicamente por las prebendas que otorga el poder …

&nbsp

El golpe de Natusch ha sido como la radiografía en la que hemos podido ver hasta qué limites insospechados llega el cáncer de la corrupción que corroe las entrañas mismas de la Patria…»&nbsp (12)

Los anteriores párrafos pueden parecer exagerados si tenemos en cuenta la enorme cantidad de desmentidos que surgieron sobre la participación de grupos y personas en el golpe después de su derrota a manos del pueblo. Sin embargo, por nuestra parte, podemos agregar una serie de elementos para demostrar que, en el fondo, fueron efectivamente muchos los grupos y partidos políticos llamados de “izquierda nacional” los que alentaron, participaron o conocieron los preparativos de la asonada.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

NOTAS.

1.&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia. “La masacre de Todos los Santos”. La Paz, Bolivia. Enero de 1980. Pág. 6.

2.&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp Bedregal, Guillermo. “Los militares en Bolivia”.&nbsp Editorial “Los amigos del libro”. La Paz, 1971. Pág. 171.

3.&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp Bedregal, Guillermo. “A todos los militantes del Movimiento Nacionalista Revolucionario”. Presencia. Solicitada. Firmada el 11 de noviembre y publicada el 13 de noviembre de 1979.

4.&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp Asamblea Permanente…. Pág. 8.

5.&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp Asamblea Permanente…..Pág. 8.

6.&nbsp &nbsp &nbsp &nbsp &nbsp Asamblea. Idem. Pág. 13

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS