Bertran Cazorla: “Éste es un Govern indigno de un Estado de derecho”

¿Cómo te encuentras una semana después de lo ocurrido?

Estoy bien ahora, aún me duele un poco el pecho pero el dolor físico se va yendo y lo importante es estar fuerte psíquicamente para plantar batalla. Vengo de la unidad de medicina nuclear de Bellvitge de documentar hasta el último rasguño para que lo paguen.

¿Cuando comenzó todo, los mossos sabían que eras periodista?

Se han dicho un par de cosas que no están claras. Una que se estaba produciendo la detención de un migrante, y no sé, no tuve tiempo de verlo. Había una persona hablando con los agentes y éstos le respondían de malas maneras gritando y yo me paré a ver si se estaba produciendo un abuso, pero no me dio tiempo a verlo porque llegó un policía al momento que me dijo ‘tu qué miras, qué te vayas’. El hecho de ser periodista no calmó a los agentes sino que los alteró más. Imagino que pensaron que era un borracho que salía de la discoteca Apolo. Fue en la primera fase de la retención, cuando me registraron la cartera y vieron el carné del sindicato de periodistas. El hecho de ser periodista no calmó a los agentes sino que los alteró más. Pero es un ataque que va más allá de la prensa y que afecta a la ciudadanía en general. Yo lo he podido denunciar porque soy periodista, pero esto le ha podido pasar a cualquier ciudadano y puede pasar inadvertido.

Además de los malos tratos sufridos, has sido acusado.

Sí, de resistencia y desobediencia a agentes de la autoridad, atentado a agentes de la autoridad y tres faltas de lesiones. Quien ha cometido delitos y muy graves es la policía, de maltrato, vejaciones, falsificación de documento público (el atestado)De todas ellas, cuando estuve retenido y luego detenido, solo se me comunicó la resistencia y desobediencia, no sé si es una irregularidad que no se me comunicasen las otras dos.

Has recalcado la importancia de que se muestren las imágenes.

Sí, por un lado las acusaciones son falsas, y segundo, quien ha cometido delitos y muy graves es la policía, de maltrato, vejaciones, falsificación de documento público (el atestado) y estoy estudiando la posibilidad de que haya habido un delito de calumnias por atribuirme un delito que yo no he cometido. Y sobre todo, han cometido un delito de retención ilegal sin que yo opusiera ninguna resistencia.

¿Qué valoración haces del Govern que cierra filas en torno a la versión que da la policía?

Hay dos hechos previos graves. Primero un comportamiento delictivo por parte de unos agentes y segundo un error gravísimo del cuerpo policial en el momento en que yo llego a la comisaría de Les Corts y comunico que he sufrido una paliza y dos bofetadas. Cuando un detenido manifiesta que ha sido maltratado, se ha de investigar de oficio. Si no se hace no estamos garantizando que se respeten los derechos humanos La respuesta que me da el jefe de turno es ignorarlo y decirme que ya presentaré una denuncia fuera. Una de las normas básicas de la garantía de los derechos humanos en un Estado de derecho es que cuando un detenido manifiesta que ha sido maltratado, se ha de investigar de oficio. Si no se hace no estamos garantizando que se respeten los derechos humanos. En tercer lugar, tenemos un Govern que por boca de su portavoz calla, cree ciegamente la versión de la policía y decide que no hace falta investigar nada. Es un Govern indigno de un Estado de derecho y si consigo demostrar a través de las cámaras que es falso espero que asuman responsabilidades políticas.

¿Cuál crees que puede ser el problema que tenemos en Catalunya con una policía que protagoniza tantos casos de abusos?

Hay que hacer una reflexión sobre cómo se ha creado el cuerpo de la policía autonómica. Lo hicimos rápido para podernos colgar la medalla y ahora estamos pagando las consecuencias.Hay gente que jamás debería tener una placa de policía, que no está preparada ni psíquicamente ni a nivel educativo, ni por su nivel de catalán. En Catalunya tenemos casos recientes relacionados con el uso de balas de goma como el de Ester Quintana, que muestran claramente la incapacidad de la clase política de dominar y controlar un poder que se está erigiendo como poder fáctico en Catalunya.

Insultos y agresiones en comisaría

El 15 de junio el politólogo y periodista de La Directa, Bertran Cazorla fue detenido en pleno centro de Barcelona por cuatro agentes de los Mossos d’Esquadra. Al día siguiente, quedó en libertad asegurando que denunciará a los agentes que lo insultaron y agredieron, incluso mientras permanecía esposado. Además se plantea denunciar por difamación a los responsables del Departamento de Interior que en un comunicado dijeron que iba “pasado”, en el sentido de drogado. Al quedar en libertad se dirigió a un centro médico donde le hicieron un informe detallado de las lesiones recibidas que incorporará a la demanda judicial. Luego colgó en su cuenta de Twitter el informe urológico que demuestra que no había consumido alcohol ni ningún tipo de estupefaciente. Cazorla ha sido imputado por atentado a la autoridad y por lesiones leves a tres agentes.

http://www.diagonalperiodico.net/libertades/este-es-govern-indigno-estado-derecho.html

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS