Batasuna mantiene un compromiso «claro e inequívoco» con el proceso

Batasuna expresó su voluntad «clara e inequívoca» de llevar el proceso resolutivo hasta el final, aunque advirtió de que el esfuerzo de una sola parte «no es suficiente». Tras achacar al PSOE la actual situación de «inviabilidad», comentó que en los próximos meses todos deberán «actuar con valentía».

DONOSTIA

Tras constatar que la resolución del conflicto a fecha de hoy no está más cerca que hace nueve meses y responsabilizar de ello al Gobierno español, Batasuna reiteró ayer su voluntad «clara e inequívoca» de «llevar el proceso resolutivo hasta sus últimas consecuencias».

El mahaikide de Batasuna, Pernando Barrena, tras explicar que en estas últimas semanas ha habido pocas novedades, insistió en que con las condiciones actuales un proceso resolutivo «no es posible» y «no tiene viabilidad».

En la línea lanzada en comparecencias anteriores, insistió en que sólo una de las partes, como es la izquierda abertzale, «no es suficiente para que este proceso avance», sino que resulta necesario «el concurso de otros agentes políticos, especialmente del Gobierno español». Batasuna instó al PSOE a que tome medidas y dé pasos para que este proceso político pueda ser resolutivo y viable, empezando por el respeto e igualdad de condiciones para la izquierda abertzale.

«Proceso de imposición»

Barrena, que ofreció una rueda de prensa acompañado por el también mahaikide Joseba Alvarez, mostró preocupación por el «sesgo» que el PSOE y el Gobierno español «están imprimiendo a este proceso político». El dirigente de Batasuna afirmó que «hoy en día difícilmente se puede hablar de un proceso de resolución» y definió la actual coyuntura como un «proceso de imposición».

Barrena recordó que en Euskal Herria a día de hoy se siguen prohibiendo manifestaciones, apaleando manifestantes en la vía pública o manteniendo clausuradas sede políticas. En opinión del mahaikide de Batasuna, estas actuaciones pretenden «condicionar permanentemente a una de las partes e incluso negar el debate político necesario para que el proceso resolutivo sea una realidad».

«Tras este triste balance», Barrena tildó de «lamentable» la situación y achacó la responsabilidad a la actuación del Gobierno español y del PSOE.

Batasuna criticó también las «posición arrogante» mantenida por el Gobierno español, «alardeando de no haber hecho nada para que este proceso político avance». Pernando Barrena explicó que «si verdaderamente pretende la resolución del conflicto, el PSOE estaría utilizando todo los medios posibles para dar pasos reales en ese sentido».

Barrena lamentó que la actitud del PSOE no vaya en esa dirección y subrayó que «a fecha de hoy no hay condiciones para garantizar el proceso».

Mismo objetivo

Batasuna recalcó una y otra vez que, pese a este diagnóstico, tiene «voluntad clara e inequívoca» de «llevar este proceso hasta sus últimas consecuen- cias». Del mismo modo, el dirigente abertzale sostuvo que, igual que hace dos años o hace nueve meses, hoy en día también el objetivo de la izquierda abertzale consiste en «situar a Euskal Herria en un escenario verdaderamente democrático». En ese camino, Barrena apostilló que «hay que abrir un nuevo ciclo político sobre las coordenadas de la autodeterminación y la territorialidad».

El mahaikide de Batasuna recordó que éstas son demandas exigidas por la mayoría social de este país y Batasuna, tal y como expuso, «une su voz a la de la ciudadanía vasca para exigir que este proceso dé salida a esas demandas».

Al entender de Batasuna, la labor de todas las formaciones vascas debe ser «atender estas demandas» y aseguró que en los próximos meses «todas las partes» tendrán que «actuar con valentía» y «asumir riesgos» para «avanzar en un proceso político, si efectivamente la intención es llegar a un escenario resolutivo».

En opinión de Batasuna, Euskal Herria «necesita con urgencia un escenario y un nuevo marco donde la ciudadanía de los siete herrialdes tome decisiones y pueda tener voz propia en Europa».

En ese sentido, Batasuna reivindicó su «gran bagaje de lucha». Y señaló que «seguirá luchando codo a codo con todos los sectores populares que han abierto esta oportunidad histórica para la resolución de conflicto y con la Euskal Herria que camina hacia la autodeterminación y la territorialidad».

Zapatero no aporta novedades pero afirma que «dentro de un año estaremos mejor»

MADRID

Las proclamas optimistas volvieron a ser el único mensaje del presidente español en una comparecencia realizada ayer para hacer balance del año. José Luis Rodríguez Zapatero dejó como titular la frase «dentro de un año estaremos mejor», pero volvió a admitir que el único dato positivo de la actual situación no es atribuible a su labor, sino a la decisión de ETA de abrir un alto el fuego aún vigente. Ante las sucesivas preguntas sobre el motivo de su optimismo, el líder del PSOE volvió a limitarse a indicar que «llevamos tres años sin muertos», así como nueve meses de alto el fuego.

En consecuencia, el presidente español calificó de «absurdo» asegurar, como hace el PP, que ETA se está reforzando. Zapatero también restó importancia a los últimos sondeos que evidencian un claro enfriamiento de las expectativas en la sociedad vasca y la española.

Primero a los grupos

A Zapatero se le pidió que confirmara si hay diálogo con ETA y si va a tomar iniciativas para cambiar la política carcelaria o favorecer la legalización de la izquierda abertzale. No dio ninguna respuesta concreta a estos interrogantes argumentando la necesidad de prudencia.

En el caso de la legalización, se atuvo al discurso de que Batasuna debe cumplir «la filosofía última de la Ley de Partidos». Y, preguntado por lo que pueda determinar Estrasburgo, añadió que «el Gobierno respetará cualquier sentencia que le vincule».

En referencia a un eventual acercamiento, indicó que los primeros en saberlo serían los grupos y que, como dijo Rubalcaba, por ahora no hay novedades reseñables.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS