Barkos y el PNV se niegan a confluir con la izquierda abertzale

La propuesta de unión electoral trasladada por la izquierda abertzale a EA y Aralar en Nafarroa cuenta ya con un enemigo declarado: el PNV, que advirtió ayer -a través de Iñigo Urkullu y desde Madrid- de que no compartirá coalición con los ilegalizados y abandonará Nafarroa Bai si es preciso. «No estamos dispuestos a dejarnos arrastrar por una fórmula disfrazada de la del polo soberanista», dijo. Uxue Barkos y sus «independientes» hicieron otro tanto después.

GARA

El PNV se desmarcó ayer totalmente de sus dos socios de Nafarroa Bai -Aralar y EA- al dejar claro que abandonaría la coalición en caso de que se produjera una entente con la izquierda abertzale. Después de la propuesta de conformar un sujeto electoral conjunto lanzada por esta fuerza política a EA y Aralar el domingo, ambas formaciones le han abierto las puertas de NaBai, algo que no están dispuestos a hacer los jelkides.

El encargado de este anuncio no fue su presidente en Nafarroa, José Ángel Aguirrebengoa, sino el máximo mandatario del partido, Iñigo Urkullu, que no ha tenido presencia alguna en los actos de NaBai en los últimos años. Lo hizo además desde Madrid, en unos desayunos organizados por la agencia de noticias Europa Press.

Urkullu advirtió a EA y Aralar de que «no estamos dispuestos a dejarnos arrastrar por lo que pueda ser una fórmula disfrazada de la del polo soberanista del País Vasco en caso de que entre Batasuna».

Setiembre: «No se le espera»

El PNV no confirmó su presencia en las elecciones de 2011 junto a EA y Aralar, bajo las siglas de Nafarroa Bai, hasta el pasado mes de setiembre. Los partidos liderados por Pello Urizar y Patxi Zabaleta habían alcanzado un pacto ya en abril, pero la formación jelkide expuso entonces su disconformidad con los criterios consensuados, sobre todo por su pérdida de poder interno.

Tras deshojar la margarita durante varios meses, el PNV dio el sí tras el verano, y lo hizo exclusivamente de la mano de Aralar, a través de un pacto bilateral que le daba cabida en la nueva fórmula. En la rueda de prensa ofrecida al efecto junto a Txentxo Jiménez (Aralar), Aguirrebengoa se mostró agresivo contra la izquierda abertzale: «Ni está ni se le espera», afirmó.

Posteriormente, sin embargo, la oferta de la izquierda abertzale ha cambiado los discursos previos. Aralar y EA han respondido con invitaciones más o menos directas a incorporarse a Nafarroa Bai. El lunes, dirigentes del PNV como Josu Erkoreka y Andoni Ortuzar -también desde fuera de Nafarroa- calificaron la propuesta Nafarroa XXI como un ataque a NaBai, pero matizando que son EA y Aralar quienes tienen que responder, ya que la izquierda abertzale no se ha dirigido al PNV.

Ayer, por contra, su líder decidió entrar directamente al debate para tratar de presionar a EA y Aralar. Urkullu lo remarcó en Madrid con esta reflexión: «Si EA entiende en esa estrategia que su camino es la confluencia con Batasuna, y si Aralar, que es una escisión de Batasuna en el año 2001, entiende que en estos diez años ha hecho el trabajo y lo ha culminado, ellos lo entenderán así… Pero como PNV no vamos a formar parte de una coalición en la que Batasuna esté pretendiendo absorber al conjunto de las formaciones políticas participantes».

Noviembre: «Es nuestro rival»

El presidente del EBB llegó a decir que el rival electoral de la izquierda abertzale es su partido, pese que en las últimas elecciones en que concurrió en solitario al Parlamento navarro -en los años 90- obtuvo en torno a 3.000 votos, y en las más recientes -al Parlamento Europeo- se quedó en 3.691. Urkullu señaló que el «adversario» electoral de los independentistas ilegalizados «no son el PSOE ni el PP, sino el PNV».

«Su objetivo es suplir al PNV -reiteró Urkullu-. Siendo eso así, es conocido también este planteamiento del polo soberanista, una estrategia que ya hemos conocido para absorber todo lo que exista en el campo nacionalista con fuerza mayor que la atomización».

Iñigo Urkullu defendió que Nafarroa Bai es su opción para estas elecciones de 2011, pero matizó también, a modo de advertencia por lo que pueda pasar en el futuro, que el PNV tiene «su propio proyecto» para Nafarroa. Reveló que se presentará en un acto mañana mismo.

Barkos también lo rechaza

Horas después, la diputada Uxue Barkos compareció en Iruñea, en una rueda de prensa de urgencia, para explicar en representación de un grupo de «independientes» de NaBai que también rechazan a la izquierda abertzale.

Acusó a este sector de acometer una «operación de fractura» de la coalición y avanzó que «nos negamos» a cualquier confluencia. Consideró además que la izquierda abertzale «no cumple los principios básicos» que se ha dado la coalición.

GERNIKA, «confuso»

Aralar no participará en el acto del Acuerdo de Gernika el domingo en el Labrit, si bien pide que se le «quite dramatismo». Dice que cree que el evento «puede confundir a la sociedad» al coincidir con la oferta electoral independentista.

Aralar planta a EA, PNV e independientes

Horas después de recalcar el valor de NaBai, Aralar no acudió a una reunión celebrada por EA, PNV e independientes para analizar el desarrollo de la coalición. Según avanzó Jiménez, consideran que es hora de cerrar ya el asunto y se declaran molestos por la insistencia de algunos sectores por proponer como candidata a la Presidencia de Nafarroa a Uxue Barkos en lugar de a Patxi Zabaleta. A Txentxo Jiménez le resultó llamativo el apoyo de EA a la postulación de Barkos y se preguntó si lo que pretende es acaso «abrir una brecha dentro de NaBai». Le hizo ver que «si no cumple los acuerdos [que estipulaban que Aralar designaría el cabeza de lista], EA está fuera de ellos». GARA

Txentxo Jiménez: «Si quieren constituir un nuevo agente político, la respuesta es no»

El coordinador de Aralar en Nafarroa, Txentxo Jiménez, se encargó ayer de explicar que su formación dice «no» a la izquierda abertzale si lo que está planteando con su iniciativa Nafarroa XXI es crear «un nuevo agente político». Recalcó que esta posición es firme y definitiva, y avanzó que si se constituyera ese nuevo agente, Aralar no formará parte de él. Sin embargo, al mismo tiempo el partido que lidera Patxi Zabaleta se declara abierto a la hipótesis de que la izquierda abertzale uniera fuerzas con Aralar y EA bajo las siglas de Nafarroa Bai y asumiendo las bases de esta coalición.

Jiménez añadió que esta reflexión se basa en la convicción de que la coalición Nafarroa Bai es «el agente que va a hacer posible el cambio político». Y precisó que Aralar está dispuesto a colaborar con la izquierda abertzale en todo lo que puedan coincidir «siempre que los avances en la pacificación y la normalización lo permitan».

Txentxo Jiménez, que estuvo acompañado por Asun Fernández de Garaialde y Aritz Romeo, aludió también a las amenazas del ministro español de Presidencia, Ramón Jáuregui, que recordó a EA y Aralar que hoy por hoy la izquierda abertzale es ilegal. «NaBai es absolutamente exquisita en el contenido de sus bases políticas», indicó Jiménez, por lo que vaticinó que en su tesis de que la izquierda abertzale se uniera con esa fórmula «no habría legalidad del Estado, ni juez ni ministro que pudiera impedir que NaBai con Batasuna y la propia Batasuna fuese legal».

En la rueda de prensa celebrada en Iruñea, Txentxo Jiménez valoró también positivamente los datos del «navarrómetro» conocido el pasado viernes. Pese a que Nafarroa Bai se coloca en una cota similar a la actual, con una horquilla de doce a trece parlamentarios (tiene doce) y tras haberse elaborado en un momento en que Batzarre todavía estaba dentro de la coalición, Jiménez estimó que el sondeo demuestra que «NaBai es un proyecto consolidado» y con grandes posibilidades de crecimiento.

A este respecto, quiso agradecer que la sociedad navarra se haya mostrado en la encuesta como «comprensiva» con la coalición, ya que, según admitió Txentxo Jiménez, «muchas veces no hemos dado la imagen adecuada». GARA

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS