Barcelona: Asociación denuncia agresión homofóbica durante la cabalgata de Reyes

Publicidad

Reproducimos aquí el relato en primera persona de la agresión homófoba sufrida por nuestro compañero José de origen venezolano, en la cabalgata de Reyes en Barcelona.

Y la reproducimos porque creemos que la homofobia es una de las manifestaciones más claras del machismo y de la masculinidad tóxica que tanto dolor produce. Una homofobia que tenemos que desmontar y los hombres de AHIGE estamos en esa línea.

Además, esta agresión está entreverada, como veréis, con muestras de xenofobia, como pasa a menudo.

¡BASTA DE HOMOFOBIA!

Naturalmente, la agresión ha sido denunciada, cosa que aconsejamos a toda persona que haya sido víctima.

«Es con dolor, mucho dolor, tristeza y decepción que escribimos mi esposo y yo estas breves líneas para manifestar nuestros pensamientos, después de una experiencia bastante desagradable.

Salimos huyendo de Venezuela aunque nuestro estatus legal aquí sea el de residentes comunitarios y no el de refugiados, pero nos sentimos como esto último, ya que huimos no solo de un estado de cosas en lo político insostenible sino de una sociedad profundamente machista y homófoba, en la que no se permite ni la más mínima expresión de afecto entre dos personas del mismo sexo, so pena de persecución y hasta cárcel arbitraria, aunque esto no esté en la ley.

Asistimos a la Cabalgata de Reyes invitados por nuestra mejor amiga de aquí, quien participó en el desfile. Tratando de aprovechar los pocos espacios que se abrían para tener una mejor visual del paso de nuestra amiga, mi esposo se aproximaba prudentemente, sin molestar a nadie y finalmente. Yo seguía a mi esposo y una vez ubicados a una distancia suficiente como para saludar a nuestra amiga, lo abracé por detrás, con expresiones de afecto, las usuales entre nosotros y entre cualquiera de las parejas presentes en el acto. Una chica parada justo delante de mi esposo le dice algo al oìdo a su padre que tenía a su sobrina cargada sobre sus hombros y éste, con mala cara tropieza intencionalmente con hombros y codos a mi esposo,luego de lo cual le espeta en muy mala manera, casi gritándole “vamos a respetar los espacios”; esto coge por sorpresa a mi esposo y sin embargo le pregunta “¿Por qué me empuja? (ya que no invadíamos su espacio en modo alguno).

“Estoy tratando de avanzar hacia la primera fila pues una amiga nuestra participa en el desfile”. Yo me acerco a tratar de ver qué estaba pasando con mi esposo y él me dijo “me ha empujado”, ante lo cual yo le pregunto al hombre “¿Qué le pasa?” y él, en compañía de su cuñado, un hombre alto que sostenía en sus hombros a su hijo de unos seis años, nos conminaron a abandonar el sitio, como si fuéramos apestados, diciendo que “era un evento para niños” (dejándonos claro que nosotros no debíamos estar ahí por no ir con niños). Le respondí que llamaríamos a la policía y el hombre me respondió “pues, hacedlo”, como desafiando mi expresión de autodefensa y dejando claro que no nos querían ahí.

El señor más alto me espeta que debemos irnos de ahí porque hay niños y yo le dije “eres un falta de respeto” e insistió: “iros de aquí´”.

Cuando el hombre alto se dirigió a mí diciéndome lo de “hay niños”, yo le respondí “Échame tú” y mi esposo al escuchar esto, cuando vio que los ánimos del entorno comenzaron a caldearse en nuestra contra, unos hombres del grupo enfrentándonos como para agredirnos y las mujeres gritándonos que nos fuéramos, me cogió por la cintura y me sacó de allí. Caminamos en dirección contraria a la manifestación, hacia donde no hubiera gente, buscando refugio en un sitio cerrado, más tranquilo.

Desconfianza por ser diferentes, por nuestras demostraciones de afecto y por nuestro acento extranjero. Después de eso, se nos quedó en el cuerpo eso del “estrés postraumático”, esa sensación de miedo,de zozobra. De ahí la profunda decepción. De ahí la desazón y la tristeza.»

AHIGE. Asociación de Hombres por la Igualdad de Género
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More