Barcelona. 8 de marzo: Jornada de lucha con las trabajadoras de Panrico, otras empresas y estudiantes

Este 8 de marzo las mujeres de Pan y Rosas en Barcelona hemos organizado varias actividades porque no tenemos nada que celebrar y mucho por luchar. Os invitamos a todxs!

14.00hs: Mercadillo y comida para la caja de resistencia huelga de Panrico. Taller de pancartas y consignas.
16:00hs: charla con trabajadoras de Panrico, Caprabo, Magneti Marelli y otras empresas y estudiantes de medias y universidad
18:30:hs TODXS A LA MANIFESTACIÓN!!

Casal del Barri Pou de la Figuera. C/ San Pere Més Baix, 70. Ciutat Vella, Barcelona


Hoy como ayer recortan y prohíben nuestros derechos ¡Hoy como ayer… por un 8 de marzo de lucha en las calles!

Hoy como ayer el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, nada que celebrar, todo por luchar y reivindicar. No queremos flores ni obsequios. No pediremos, exigiremos en las calles nuestros derechos más elementales, esos que nos están arrancando día a día. Hoy, esas fotos en sepia o blanco y negro que vemos de nuestras madres y abuelas luchando “Por el derecho al aborto libre y gratuito” o por “Igual trabajo, igual salario”, se reproducen a color en nuestras retinas.

Hoy como ayer, nos prohíben el derecho al aborto. Un derecho que nadie nos regaló, sino que conquistaron generaciones de mujeres anteriores a nosotras, siendo muchas de ellas encarceladas por abortar. La “Santa Alianza” —iglesia y patriarcado— se impone en nuestras vidas como una especie de “reconquista bajo la Inquisición”: ¡son 70.000 las mujeres que mueren en el mundo en abortos clandestinos!

A este derecho prohibido se suman los derechos recortados. Hoy como ayer, tenemos que luchar por condiciones de trabajo igualitarias. Bajo el franquismo, cientos de mujeres trabajadoras fueron incluso torturadas por luchar por ello en las fábricas y centros de trabajo. Hoy, la brecha salarial entre hombres y mujeres alcanza el 23%. Estudios recientes plantean que el empobrecimiento de las mujeres asalariadas es consecuencia de los bajos salarios y de la “femenina” precariedad laboral. El porcentaje de mujeres empleadas a tiempo parcial es de un 25 %, más del triple que el de los hombres, un 7,8 %. Esto no es contradictorio con el único destino que nos quieren imponer la Iglesia y Gallardón: el de ser madres y “ángeles del hogar”, pero con más riesgo de pobreza. Es decir, salir de nuestros trabajos precarios y mal pagados para entrar al segundo turno de la cadena de montaje: el hogar, o esa “gran fábrica invisible” de trabajos domésticos y de cuidados totalmente gratuitos para el capitalismo.

También somos las mujeres mayoritariamente las que percibimos pensiones contributivas y jubilaciones más bajas: hoy más de un millón de mujeres jubiladas están sufriendo las consecuencias de las discriminaciones soportadas a lo largo de la vida. Lo mismo respecto al desempleo, está peor retribuido y dura menos tiempo que entre los hombres. (El Mundo, 17/02/2014)

Y hoy como ayer… las mujeres trabajadoras, jóvenes y estudiantes ¡en pie por sus derechos!

Esta alianza criminal es triple: Iglesia, patriarcado y capitalismo. Y está basada en la más profunda de las desigualdades: la de un sistema de explotación bajo el cual la mayoría de las mujeres —las trabajadoras, las precarias, migrantes, pobres, jóvenes— estamos expuestas a sus múltiples opresiones. Éstas se desencadenan de forma cada vez más violenta: el acoso sexual y violaciones a las mujeres jóvenes, la homolesbotransfobia, el aumento de las tasas de feminicidio, entre otras. Los crímenes violentos no son anomalías en los lazos amorosos y de protección: son la consecuencia última de una larga cadena de violencias que incluye la subestimación, ridiculización, la desconfianza y el control, la intimidación, la condena de la sexualidad y de los comportamientos que no se ajustan a las “normas heterosexuales”, la desvalorización de los cuerpos que no se corresponden a los “modelos de belleza” socialmente impuestos, de las capacidades intelectuales y las destrezas físicas, la desvalorización cotidiana de la mujer, entre otros.

Sin embargo, esas imágenes actuales a color de mujeres luchando en las calles empiezan a reproducirse a gran escala. No se hicieron esperar las manifestaciones masivas contra la Ley del aborto del PP. Así como las jóvenes y estudiantes que se organizan en los institutos por sus derechos, en las universidades contra el acoso sexual en las aulas y por el derecho al aborto.

¡Paso a las mujeres trabajadoras!

“Los que planean explotarnos doblemente por ser mujeres y trabajadoras. Esos que quieren robarnos la dignidad de las rosas”

Así escribía una trabajadora de la limpieza de Aragón en una pancarta. Es que este día de lucha queremos dedicarlo especialmente a las mujeres trabajadoras que se han visibilizado en las luchas con sus propias reivindicaciones. Pan y Rosas en el Estado español cumple un año. Desde un inicio nos propusimos que las mujeres trabajadoras tuvieran voz en cada una de nuestras reflexiones, actos, acciones. Fue un orgullo para Pan y Rosas haber estado junto a las trabajadoras de la huelga de la limpieza de Aragón, Hewlett-Packard, de Telepizza de Zaragoza. En Madrid, junto a las trabajadoras de la limpieza, de la lavandería y hoy de Coca Cola. En Barcelona, junto a las de Caprabo en lucha por la conciliación laboral y familiar, Mecaplast contra los despidos. junto a las jóvenes precarias, paradas y estudiantes luchando juntas por nuestros derechos.

¡Y junto a las obreras de Panrico que llevan casi cinco meses de huelga! Ellas son un ejemplo: salieron a luchar por “0 recortes, 0 despidos”. Contra todo, contra sus patrones, enfrentando la represión policial, parando camiones en los piquetes. Son las más audaces para impulsar la caja de resistencia. También se unieron a las jóvenes y estudiantes por el derecho al aborto libre y gratuito en las manifestaciones, y contra los recortes en las movilizaciones a favor de la educación pública junto a sus hijas.

Por todas ellas decimos, como las trabajadoras de la limpieza de Aragón en huelga: “Como el año 1912. ¡Pan y Rosas! ¡Por vosotras valientes! Que nadie robe vuestra dignidad. La dignidad de las rosas.”

¡Por un 8 de marzo combativo y de lucha en las calles! http://mujerespanyrosas.wordpress.com/

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS