La mina pertenece a la empresa Sibanye Gold, que informó que de los 1010 trabajadores que se encontraban en el socavón sólo pudieron salir a la superficie 60 mineros. Fuentes gremiales aseguraron, en cambio, que la cifra de obreros atrapados es mayor, ya que en uno de los pozos activos trabajan 800 mineros, y en otro 300.

“Ahora hemos conseguido generadores y estamos tratando de conectarlos al montacargas para traer a la gente a la superficie, pero estamos experimentando algunas dificultades con el circuito que pueden estar relacionadas con la sobrecarga producida por la tormenta”, aseguró el vocero de la empresa.

La Asociación de Mineros y Obreros de la Construcción, por su parte, denunció “la falta de planes de rescate y de fuentes alternativas de electricidad”. La central sindical más importante del país, la Cosatum, a su turno, acusó de negligencia a Sibanye Gold.

El oro ha sido el principal motor de la economía sudafricana en las últimas décadas, y la propia cámara del sector reconoce que en 2015 hubo 77 muertos en diferentes accidentes.

El antecedente más cercano en el tiempo, data de agosto del año pasado, cuando murieron cinco trabajadores.