Publicado en: 28 febrero, 2018

Bankia repartirá 2.500 millones de beneficios cuando su rescate con dinero público costó 13.000

Por Kaos. Laboral y Economía

Para impedir la quiebra de Bankia se destinaron 13.000 millones de euros del erario público, según cálculos oficiales: de esos que hubo que recortar para sanidad, educación, pensiones, prestaciones sociales… porque no había dinero. Y sigue sin haberlo, según dicen.

Otra magnífica operación para el capital. Las pérdidas  se socializan, los beneficios se privatizan. Un robo a gran escala. Para impedir la quiebra de Bankia se destinaron 13.000 millones de euros del erario público, según cálculos oficiales: de esos que hubo que recortar para sanidad, educación, pensiones, prestaciones sociales… porque no había dinero (y sigue sin haberlo, según dicen). Todo ello sin contar la enorme estafa de las preferentes, de los desahucios por hipotecas abusivas y cláusulas suelo…

Un dinero que, según el gobierno, sería recuperado íntegramente… Pues ahora resulta que Bankia ya tiene beneficios: 2500 millones repartirá en los próximos 3 años. Y ni un solo euro irá destinado por los rescatados a sus rescatadores. Ese es el verdadero rostro de esta democracia, la democracia del capital.

 

Bankia, cuyo rescate costó 13.000 millones, repartirá entre sus accionistas 2.500 millones en dividendos

Los cálculos del plan estratégico están realizados con una previsión de crecimiento del PIB español por encima del 2% en los próximos tres años

Bankia prevé repartir entre sus accionistas más de 2.500 millones de euros en los próximos tres años, más del doble que los 1.160 millones abonados en los últimos cuatro años, según contempla su Plan Estratégico 2018-2020 anunciado este martes por la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri.

Esta cifra es consecuencia de su intención de elevar al 45-50% el porcentaje de beneficios que va a destinar al pago de dividendo ordinario en efectivo (‘pay out’) y de reintegrar el exceso de capital sobre el 12% ‘CET1 fully loaded‘.

 El banco prevé alcanzar un beneficio de más de 1.300 millones en el último ejercicio del plan, un 62% más que en 2017 (un 162% si se calcula sobre los 505 millones ganados incluyendo los ajustes realizados por la fusión con BMN), y elevar su ROE (rentabilidad sobre fondos propios) al 10,8%, una vez ajustado a un nivel de capital del 12%.

El Tribunal de Cuentas estimó en 2017 que el rescate de BFA/Bankia costó a las arcas públicas 12.347 millones de euros. El Banco de España lo elevó a 12.690 millones, a los que hay que sumar los 192 de BMN. Según el organismo regulador, se estima que se recuperarán en el caso de Bankia 9.734 millones. En este momento, el Estado, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, controla el 66% de Bankia.

La tasa de morosidad se situará por debajo del 4% y la ratio de cobertura superará el 55%, con un coste de riesgo que se mantendrá en 24 puntos básicos, al tiempo que la eficiencia mejorará hasta quedar por debajo del 47% después de que las sinergias de la fusión con BMN se eleven a 190 millones, un 22% más de lo previsto inicialmente.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha destacado que la entidad inicia este nuevo plan “con mucha ilusión” porque la “fuerte” posición de balance y el dinamismo comercial de los que parte se ven reforzados ahora por la eliminación de las restricciones por parte de la Unión Europea y el empuje que da la ejecución de la fusión con BMN.

Este proyecto que ahora comenzamos es muy diferente al que planteamos hace cinco años, pero ambos compartirán dos puntos de partida: seguiremos haciendo muchos esfuerzos para tener un sólido gobierno corporativo y continuaremos gestionando con la mirada puesta en nuestros principios y valores”, ha añadido.

 

 

-->
COLABORA CON KAOS