Balance de las primeras reacciones a la oferta electoral Nafarroa XXI

Del búnker españolista el consejo.

El discurso agresivo e inquisitorial de todos los agentes defensores del modelo actual refleja onda preocupación. Las loas a la situación de ilegalidad de la izquierda abertzale y las advertencias subidas de tono a EA, Aralar y los sectores de izquierda y abertzales han sido elementos centrales en las argumentaciones contrarias al acuerdo por parte de UPN, PP, PSN y el propio gobierno navarro y español.

La preocupación de estos sectores no es el debate sobre el sujeto que debiera agrupar a los receptores de la propuesta electoral. Eso les da igual, llámese NaBai o de cualquier otra forma. La presión para que un acuerdo de estas características no pueda darse estriba en los contenidos que todo el espacio de izquierdas y abertzale pudiera defender de manera conjunta. El compromiso con la articulación de Euskal Herria, la aceptación del acuerdo de Gernika como método para la pacificación y normalización política y la defensa de un modelo económico y social de izquierdas son lo que el búnker españolista pretende coartar.

Este nerviosismo, fruto del análisis de la potencialidad de la alianza que hemos planteado, debe hacernos reflexionar al conjunto del espacio de izquierdas y abertzale de Navarra sobre el camino a seguir.

Ni vetos, ni condiciones.

La filosofía de la propuesta de la izquierda abertzale es contrapuesta a cualquier tipo de veto o exclusión. Subrayar la idea de supuestos vetos ha sido la línea argumental de ciertos sectores para esquivar el debate de fondo, el de contenidos, el de programa. Insistimos, no existen vetos, existe un intento serio por aglutinar a todos los sectores de izquierda y abertzales de Navarra. El único veto es el que algún agente pueda auto-imponerse. Debemos tener en cuenta que el cambio político y social se consigue desde el acuerdo programático, no desde una sigla.

Otro elemento argumental utilizado ha sido el supuesto intento de romper NaBai. Nada más lejos de la realidad. La izquierda abertzale lleva meses remarcando que no sólo no quiere romper NaBai, si no que ni siquiera queremos competir electoralmente. La suma de fuerzas y alcanzar acuerdos políticos de calado son la única garantía para poder articular una fuerza política, social y electoral determinante y competir electoralmente con UPN y la derecha.

Respaldo de la ciudadanía.

La izquierda abertzale ha recibido con optimismo la declaración y presentación de nuevas iniciativas por parte de los agentes sociales Bil Gaitezen y Ezker Soberanista Eraikitzen. Entendemos que es un buen ejemplo de la demanda social existente hacia los agentes políticos de izquierda y abertzales para que sumemos esfuerzos en pos del cambio político y social. A su vez, queremos agradecer públicamente el compromiso que vienen demostrando todos estos meses para ubicar a la ciudadanía como motor imprescindible para el cambio.

Por todo ello, la izquierda abertzale espera poder avanzar en la propuesta planteada y alcanzar un acuerdo político y electoral con todos los agentes políticos y sociales mencionados.

Iruñea, 17 de noviembre de 2010

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS