¿Ayudan los productos “responsables con el medio ambiente” al planeta? ¿O simplemente nos hacen comprar más cosas?

Publicidad

Abbey Dufoe, una productora web de 28 años de Nueva Jersey, se preocupa por el medio ambiente. Los fines de semana, su pareja y ella van de excursión a la playa y recogen basura. Compra a granel para reducir los residuos de envases y trata de reciclar todo lo que puede. También es fanática de los productos “verdes” como las pajitas de metal, las bolsas de tela y las botellas de agua reutilizables, y compra su ropa y sus zapatos a empresas que afirman fabricar productos con conciencia ambiental y social. Y, en la medida de lo posible, Dufoe trata de no usar artículos desechables para reducir su contribución al creciente problema de los desechos plásticos de nuestro planeta.

“Básicamente se trata de reducir mi huella”, dice Dufoe, “porque sé que tengo que comprar estas cosas de todos modos”.

¿Tiene que hacerlo? Una de las grandes críticas a la práctica del consumo consciente —la compra de productos ambiental y socialmente responsables— es si, en nombre de la sostenibilidad, a veces terminamos comprando aún más cosas. Coge la pajita reutilizable de Dufoe. Dice que es fácil mantenerla limpia y recordar llevarla consigo. Sin embargo, admite que también tiene un par de pajitas reutilizables en casa.

“Estamos poniendo más materiales en el mundo”, dice Emma Rose Cohen, CEO y fundadora de Final Straw, la compañía que vende la colorida pajita metálica plegable que Dufoe lleva consigo. “Es la ironía de comprar algo para reducir el consumo”. Además, añade, gracias a la proliferación de imitaciones baratas de su producto, “sin querer, en realidad creamos una tonelada de residuos adicionales debido a estas imitaciones. No ha sido nuestro desperdicio directo, pero aún así”.

De hecho, la idea de ser más respetuosos con el medio ambiente mediante la producción de más cosas es contraria a la intuición de algunos. “La idea de comprar para salvarse me revuelve el estómago”, escribió Richard Heede, director del Climate Accountability Institute, en un correo electrónico. “No podemos exorcizar al demonio climático comprando más cosas”.

Cohen, sin embargo, considera que el papel del consumidor es importante. “Hay que compartir la responsabilidad”, dice. “Como consumidores tenemos mucho más poder de lo que pensamos”.

Dufoe está familiarizada con el dilema. Puede ser difícil trazar la línea entre simplemente hacer las compras que ella hubiera hecho de todos modos y elegir opciones sostenibles y usar la sostenibilidad como una excusa para comprar más cosas. Como embajadora de varias marcas de ropa ética, recibe códigos de descuento a cambio de publicar fotos de ella misma usando sus productos o participando en actividades como la limpieza de la basura. “La tentación de comprar algo está ahí”, admite. “La buena noticia es que ya tengo todo de estas marcas”.

Desechable vs. Renovable

Además de las pajitas reutilizables, otra opción popular cuando se trata de productos verdes es la bolsa reutilizable, usada en lugar de otra endeble bolsa de plástico o papel para apilar los alimentos. Tengo un cajón lleno, algunas que compré y otras que conseguí gratis en conferencias, revistas y eventos. Se perciben como una compra libre de culpa. Claro, me digo, vas a comprar una bolsa nueva, pero la vas a usar en lugar de quién sabe cuántas bolsas de plástico desechables que habrían acabado en un vertedero o en el océano.

Sin embargo, un estudio de la Agencia Danesa de Protección del Medio Ambiente analizó los impactos ambientales de los diferentes tipos de bolsas de la compra y descubrió que se necesitan muchos más recursos para fabricar una de estas bolsas que una de polietileno. Una bolsa de algodón, por ejemplo, tendría que ser usada más de 7.000 veces sólo para cumplir con el desempeño ambiental de una bolsa de plástico desechable. Sin embargo, este cálculo no incluye el impacto ambiental de la eliminación de las bolsas, lo que significa que no se tienen en cuenta todas aquellas bolsas de plástico que se mantienen potencialmente fuera de los océanos debido al uso de una bolsa reutilizable.

“Las decisiones son realmente complicadas”, dice Matthew Wilkins, biólogo de la Universidad de Vanderbilt, que escribió un artículo para Scientific American sobre contaminación plástica y ha estado en podcasts como 99% Invisible para discutir el problema de los plásticos y el reciclaje. “Porque tal vez una cosa usa menos plástico, pero es más intensivo en el uso de agua”.

¿Bueno para el medio ambiente?

Entonces, ¿son los productos verdes algo bueno para el medio ambiente? Es difícil de decir. Se puede argumentar que, como mínimo, aumentan la conciencia y dan un buen punto de partida a las personas que quieren marcar la diferencia.

“Si puedes empezar con algo realmente fácil y empezar en algún lugar donde los cambios de comportamiento no sean muy difíciles, entonces puedes convencer a la gente de que los retos más grandes pueden ser abordados con la misma facilidad”, dice Cohen.

Nik Sawe, neurocientífico especializado en la toma de decisiones ambientales en la Universidad de Stanford, dice que la compra de productos que dicen ser amigables con el medio ambiente permite que la gente participe en el ecologismo sin causarles demasiadas molestias. Considerar cómo actuar éticamente en un contexto ambiental requiere que las personas se enfrenten a la gravedad y la escala del problema, lo que puede resultar abrumador y, según Sawe, hacer que no actúen. Una experiencia más positiva, por otro lado, es más probable que estimule la acción.
“Si te sientes culpable, te sentirás avergonzado”, dice Sawe. “Pero si sientes que un tercero está haciendo estas cosas que dañan el medio ambiente, es mucho más fácil movilizarse y enfadarse por ello”.

En este caso, el tercero es el restaurante que te da una pajita de plástico o el supermercado que embolsa doblemente tu litro de leche. Al comprar una pajita reutilizable o llevar una bolsa, los consumidores pueden sentir que están marcando la diferencia.

Sin embargo, investigaciones recientes de la Universidad de Arizona dicen que podría ser más complicado que eso. Según el estudio, comprar menos en realidad hace a la gente más feliz, mientras que comprar productos verdes no hace que los consumidores se sientan mejor.
“La reducción del consumo tiene efectos sobre el aumento del bienestar y la reducción de la angustia psicológica”, señaló la autora principal Sabrina Helm en un comunicado sobre el estudio, “pero no lo vemos con el consumo ecológico”.

También es posible que al hacer algo pequeño, te sientas como si hubieras hecho algo por el medio ambiente y no sigas adelante. “Todo el mundo tiene un ancho de banda limitado para luchar contra el statu quo”, dice Wilkins. “Si así es como lo están usando, entonces está fuera de lugar”.

No sólo eso, sino que en un estudio reciente de la Universidad de California, San Diego, la neuroeconomista Uma Karmarkar y el profesor asociado de marketing de la Universidad de Nueva York, Bryan Bollinger, observando los hábitos de consumo entre las personas que llevaban bolsas reutilizables para ir de compras, descubrieron que tomar una decisión moral o “buena” en un ámbito parecía dar a la gente licencia para tomar decisiones más indulgentes en otro, por ejemplo, comprar más de lo que de otra manera hubiesen comprado. Sin embargo, Karmarkar y Bollinger también descubrieron que dado que una bolsa reutilizable indica constantemente al comprador que está haciendo algo amigable con el medio ambiente, podría llevarle a comprar huevos producidos de forma orgánica o de gallinas no enjauladas para solidificar su buena postura.

Sawe también advirtió que un producto que puede ser respetuoso con el medio ambiente de una manera —por ejemplo, ahorrando energía— puede dar la impresión de que también es respetuoso con el medio ambiente de otras formas, por ejemplo, al ser biodegradable o reciclable. Pero este no es necesariamente el caso.

Además, algunos piensan que toda esta discusión es discutible, afirmando que el impacto de las compras individuales palidece frente a los enormes desafíos ambientales a los que nos enfrentamos, y argumentan que se necesitan cambios más amplios y sistémicos. En palabras de Heede: “Que le den a la pajita, y haz algo serio”.

Dufoe ve la respuesta en algún punto intermedio. “Podemos hacer todas estas cosas personalmente, pero hay cosas definitivamente más importantes que podemos hacer”. Aún así, dice, decidir cómo marcar la diferencia sigue siendo una lucha. “Es difícil no sentirse culpable”.

Original ingles: Ensia.com

Fuente (traducción al castellano): El Salto

Traducido por Pilar Gurriarán

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More