Ayuda Británica a Venezuela: kit de herramientas de ‘Poder Suave’

Por Pablo Heraklio

Breve análisis del apoyo oficial del Gobierno Británico en el caso de Venezuela y la practica habitual de las potencias con el famoso 0’7% de ayuda humanitaria. Se rastrean las maniobras injerentes alentando a la oposición hasta generar escenarios similares a los sirios.

Por Pablo Heraklio

El mecanismo de Cambio de Régimen es una práctica militar con fines políticos estudiada desde hace décadas. En el caso de Venezuela Nina Cross rastrea las maniobras realizadas por el Gobierno Británico hasta encontrarse con escenarios similares a los sirios. UK no actúa solo, los intereses corporativos son trasnacionesles. Los países occidentales han aprendido mucho sobre subterfugios. Trabajan en enjambre cuidándose muy mucho de no poner todos los huevos en la misma cesta, que no se note mucho su presencia. Los actores locales forman parte de una élite deslocalizada, altos funcionarios, millonarios, mafiosos u hombres de paja desechables, a caballo entre continentes, Davos y al servicio de las corporaciones, para quienes su propia población no son más que carne de cañón. Este es el breve análisis del apoyo oficial del Gobierno Británico y lo que suelen hacer con el famoso 0’7% de ayuda humanitaria.

Cuando un país no se doblega ante la voluntad de otro y es militarmente fuerte como para no ceder ante las amenazas de las armas, el denominado poder duro, poder bruto, o hard power, es necesario un proceso de erosión que proporcione la correlación de fuerzas favorable para el agresor. Se pone en marcha una serie de mecanismos y actores capaces de transformar la situación mediante el llamado soft power, poder blando o inteligente. Una mezcla de medidas políticas, sanciones económicas, propagandas antisociales, operaciones psicológicas y presión internacional, dirigidas por las centrales de inteligencia, en concreto el pentágono, y los ministerios de exteriores en nombre de las oligarquías. Entre las herramientas de soft power se incluye financiación a la oposición, corrupción de funcionarios, sanciones a terceros países, asfixia económica, guerra de divisas, intoxicación mediática o sabotajes. Una técnica cara y a largo plazo, pero ni de lejos tanto como una operación militar a gran escala.

El gobierno de Maduro apoltronado en el clientelismo sigue sin permitir el empoderamiento de la población, tolera el cáncer corporativo que lo está pudriendo, evita las expropiaciones a millonarios y terratenientes, y huye de la autoproducción. Se refugia en el petróleo e hipoteca los recursos. Rechaza movilizar a la izquierda latinoamericana y crear un frente internacional. Queda mucho para que el pueblo venezolano sea libre pero lo conseguirán. Ánimo al Pueblo Venenzolano en Lucha!

Salud! PHkl/tctca

_________________

Traducción tarcoteca – British Aid to Venezuela: A Soft Power Tool Kit – Global Research 2.3.2019 por Nina Cross

Con Jeremy Hunt y Alan Duncan dispuestos a derrocar al democráticamente elegido líder de Venezuela Nicolás Maduro, para instalar a un neoliberal compatible, es buen momento para ver la ayuda que el Foreign Office FOC, Ministerio de Exteriores Británico, ha estado enviando a organizaciones [de la oposición de ultraderecha] bajo las narices del gobierno de Venezuela.

Idealmente, el público esperaría que los recursos destinados a la ayuda se distribuyeran de manera no partidista y neutral. Sin embargo, a través de exposición pública del apoyo de los gobiernos de EEUU, el Reino Unido y la Unión Europea a la “oposición” en Siria, comprendimos la determinación de los gobiernos occidentales en respaldar lo que esencialmente era un frente de organizaciones no gubernamentales ONGs que atendían a las necesidades de los actores extremistas, e incluso terroristas, cuyos objetivos concordaban perfectamente con los de los patrocinadores en la búsqueda del ‘cambio de régimen‘.

Teniendo esto en cuenta, debería ser gran motivo de preocupación que gran parte de los Fondos de Asistencia exterior del Reino Unido van a organizaciones antichavistas, mientras que el Gobierno del Reino Unido apoya simultáneamente un intento de golpe de Estado contra el gobierno de Maduro. Esta concurrencia de eventos no es una mera coincidencia, es una práctica estándar. Los gobiernos del Reino Unido han estado haciendo esto durante años, y con frecuencia en concierto con los EEUU y la UE. En ciertos casos, la “Ayuda” se ha dirigido a la clase neoliberal materialmente más acomodada para permitir la difusión de su influencia e ideas.

La siguiente lista de organizaciones ha sido proporcionada por la Oficina Británica de Asuntos Exteriores y Commonwealth FOC y forma parte de lo que se espera que sea una visión más amplia de toda la ayuda extranjera reciente del Reino Unido a Venezuela.

El presupuesto total para este grupo de programas asciende aproximadamente a £ 560,000 en aproximadamente 18-24 meses. Aunque las sumas puedan parecer modestas, vale la pena señalar que el Reino Unido canaliza su financiación a través de sociedades abiertas para las cuales hay muy poca o ninguna transparencia para el público. Si bien las cantidades pueden parecer pequeñas cuando se dan a grupos subsidiarios, normalmente son mucho más grandes cuando se dirigen al cuerpo principal. La contribución del Reino Unido también debe verse como una simple rúbrica en una estructura más amplia de fondos occidentales. Dondequiera que el Reino Unido envíe dinero, también hay una gran cantidad de dinero de la UE y de los Estados Unidos, con fondos canalizados a los mismos grupos venezolanos para “influir”, pero también para dividir a la sociedad venezolana en varias líneas sociales y políticas.

1) Fundación Westminster para la Democracia

La Fundación Westminster para la Democracia WFD ya ha sido identificada como una organización involucrada en actividades al interno del parlamento venezolano [un lobby]. Incrustando su propósito en la retórica de democracia y de derechos humanos, y afirmando que trabaja “a través de la brecha política”, de hecho, ha trabajado en su totalidad con la plataforma de la oposición Mesa de Unidad Democrática (MUD), que consiste principalmente en partidos de derecha, entre ellos la Voluntad Popular, cuyo líder Juan Guaido se ha autoproclamado presidente interino de Venezuela.

A pesar de que la Oficina de Relaciones Exteriores del Reino Unido impuso sanciones contra los líderes venezolanos y los acusó de comportamiento represivo e ilegal, la Fundación para la Democracia de Westminster nos quiere hacer creer que se le ha dado el privilegiado trabajo de instruir a la división política, incluido el gobierno socialista, sobre cómo legislar. Lo más probable es que haya colaborado con la oposición de derecha de la Asamblea Nacional para socavar al gobierno. Dado que la legislación es uno de sus objetivos declarados al trabajar con la Asamblea Nacional, es muy posible que la Fundación para la Democracia de Westminster haya ayudado a construir parte de la documentación antigubernamental presentada con vehemencia en los últimos años.

-Transparencia Venezuela

Pero la Fundación Westminster para la Democracia no es la única “Ayuda” del Reino Unido que va a Transparencia Venezuela para impulsar la agenda del Ministerio de Asuntos Exteriores. Transparencia Venezuela es una rama de Transparency International, una ONG dedicada a “descubrir la corrupción en todas partes”, y que recibe respaldo financiero de numerosos gobiernos, ONGs, Organizaciones Internacionales y fundaciones filantrópicas multimillonarias, entre ellas las fundaciones Open Society Foundations de George Soros y Omidyar Network de Pierre Omidyar. La literatura de la organización afirma:

“Trabajamos junto con los gobiernos, las empresas y los ciudadanos para detener el abuso de poder, el soborno y los acuerdos secretos. Como movimiento global con una visión, queremos un mundo libre de corrupción “.

Esta es una ONG muy bien financiada, que ha recibido grandes sumas del Departamento de Desarrollo Internacional a lo largo de los años. Casi todos sus fondos provienen de la UE y Estados Unidos. Es interesante porque, al igual que otras herramientas de los gobiernos occidentales como Freedom House, que tiene un índice de libertad al que el Secretario de Relaciones Exteriores Jeremy Hunt hace referencia con frecuencia, proporcionan datos manipulados que los gobiernos occidentales pueden usar para justificar sus acciones. Si bien Transparencia Internacional tiene un índice de corrupción del país, no hay un índice de fondos de gobiernos occidentales liberales para armar a los yihadistas, o que realizan ‘cambios de régimen’, o que interfieren en los asuntos internos de otras naciones, o que abogan abiertamente por las dictaduras del Estado del Golfo que cometen genocidio con la esperanza de aumentar las ventas de armas. Sin embargo, Transparency International puede usarse para proporcionar munición política a los gobiernos occidentales. Promueve el uso de las Sanciones Magnitsky, creados por los EEUU pero que pronto estarán disponibles para su uso tanto para la UE como para el Reino Unido, que probablemente se utilice contra objetivos mutuos. Como parte de su función anticorrupción, el trabajo de Transparencia Venezuela está diseñado para desacreditar a la Corte Suprema de Justicia, que denomina “Injusticia Suprema”, así como a las elecciones y al gobierno:

“Los juicios de la corte suprema, dominados por los intereses del partido gobernante, han golpeado la democracia de Venezuela y socavan los derechos de todos los ciudadanos. Por este motivo, un grupo de asociaciones civiles decidió lanzar este proyecto digital llamado “Suprema injusticia”, con el propósito de visualizar las desviaciones del Poder Judicial y promover un debate que contribuya a mejorar la justicia en Venezuela.”

Mientras tanto, puede estar entre sus informes, pero no hay una referencia significativa a la piratería del Banco de Inglaterra con el oro venezolano, posiblemente debido a que Transparencia Venezuela recibe fondos del Reino Unido. El hecho de que este grupo haya aceptado fondos del Reino Unido durante la preparación de la postura intervencionista del Reino Unido sobre el gobierno venezolano suscita preocupación, no solo por el comportamiento ético de las sociedades civiles financiadas por los gobiernos occidentales, sino por el comportamiento explotador del Ministerio de Asuntos Exteriores británico. Transparencia Venezuela ha recibido fondos de un gobierno hostil a los suyos y ha proporcionado narrativas de corrupción y represión que ahora son útiles para sus financiadores con fines de cambio de régimen.

Por qué se debe rechazar el apoyo de Gran Bretaña al presidente autoproclamado de Venezuela

2) Consejo Nacional de Promoción de Inversiones CONAPRI

– Ron Santa Teresa

Uno de los miembros de Transparencia Venezuela es Alberto Vollmer, millonario propietario de Ron Santa Teresa, una destilería de ron en Venezuela que ha logrado “prosperar” a pesar de la crisis económica.

Es miembro de The Interamerican Dialogue, una organización que una vez fue calificada como uno de los mejores think tanks de los Estados Unidos.

Está compuesto por neoconservadores estadounidenses e intervencionistas liberales como Richard Haass, jefe del Consejo de Relaciones Exteriores CFR y asesor de los dos presidentes de Bush durante las guerras de Irak. El año pasado, Haass expresó sus opiniones sobre Venezuela:

“América Latina ha evitado en gran medida la geopolítica y las guerras que han plagado a otras partes del mundo. Pero estas vacaciones de la historia han terminado”.

Otro miembro es el ex político venezolano Moises Naim, ministro de industria y comercio en 1989. Presentó el paquete de reformas económicas del FMI que condujo a las protestas del “caracazo” contra las políticas de libre mercado. Durante las protestas se cree que murieron sobre 3,000 personas bajo el gobierno de derecha. En una de sus publicaciones recientes, el Diálogo Interamericano deja muy claro que está completamente detrás de la eliminación de Maduro:

“La mediación ha sido utilizada repetidamente en los últimos años por el régimen de Maduro, cuando se enfrenta a un desafío serio, para ganar tiempo, dividir a la oposición y dispersar a los manifestantes. El gobierno de Guaidó constitucionalmente legítimo ha demostrado que no entretendrá tales tácticas en esta ocasión.”

Vollmer también es jefe del Consejo Venezolano para la Promoción de Inversiones (CONAPRI), ente receptor de “ayuda” del Reino Unido en los últimos años. Financiado por la Oficina de Relaciones Exteriores FCO para generar oportunidades económicas en Venezuela, su membresía está formada por multinacionales, como Shell, Nestlé e IBM.

-Empresas Polar-PepsiCo / Lorenzo Mendoza

El conglomerado de alimentos y bebidas Empresas Polar, una subsidiaria de PepsiCo, también es miembro. Es la empresa privada más grande de Venezuela y se ha descrita como “ostentadora de una hegemonía” sobre la producción de harina de maíz. Es propiedad del multimillonario Lorenzo Mendoza y ha estado implicada durante años en acumular productos y venderlos al mercado negro, una estafa llamada bachaqueo. El sistema ha generado una escasez generalizada y una crisis para los pobres, mientras que los mayoristas corruptos han obtenido enormes ganancias. Pero no es solo el acaparamiento en el que está implicado Mendoza: en 2015, se escuchó en una conversación filtrada con un ex político, Ricardo Hausman, discutiendo una posible intervención en la economía de Venezuela por parte del FMI. El FMI fue rechazado por Venezuela en 2007. Mendoza también consideró su posición frente a Maduro como un forastero en las elecciones del año pasado.

Los miembros de CONAPRI, beneficiarios de la ayuda del Reino Unido, forman un grupo que se beneficiaría enormemente de la destitución del gobierno de Maduro.

CONAPRI es un ‘cheque de realidad’ para aquellos que compraron la propaganda occidental de que Venezuela está colapsando por el fracaso del socialismo. Muestra que la economía de Venezuela es básicamente una economía capitalista vinculada e influenciada por corporaciones y mercados globales a pesar de su programa socialista. Este es un problema para la revolución bolivariana y un incentivo para que los gobiernos occidentales impulsen su agenda neoliberal hambrienta de los recursos en Venezuela, una agenda que ahora es flagrantemente intervencionista.

Otro firme favorito del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela son los medios antigubernamentales. De esos muchos medios de prensa antigubernamentales en Venezuela, la Oficina de Relaciones Exteriores ha otorgado fondos a tres, todos los cuales promueven narrativas que apoyan los pretextos estadounidenses para la intervención y el cambio de régimen.

3) Efecto Cocuyo

Este es un medio creado por la periodista Luz Mely Reyes, quien ganó el Premio Internacional a la Libertad de Prensa 2018. Durante su discurso de aceptación, habló del miedo que sintió en 1992 cuando hubo un intento de golpe contra el gobierno de la época. Este intento de golpe fue dirigido por Hugo Chávez. Su posición es abiertamente partidista en virtud del hecho de que no mencionó sentir el mismo temor durante la masacre de venezolanos asesinados a tiros bajo el gobierno de derecha en 1998. Entonces no debería sorprender a nadie que una periodista de la ‘sociedad civil’, al menos en parte financiada por los gobiernos occidentales, ganara un premio mientras afirma que Maduro es un dictador, dado que el premio es brindado por los mismos gobiernos occidentales que están intentando activamente derrocar a ese gobierno.

La postura pro-Guaido de Efecto Cocuyo es evidente, y se asemeja a los esfuerzos de “medios de oposición” similares montados por las potencias occidentales en zonas de guerra como el Aleppo Media Center en Siria, respaldado por el Ministerio de Relaciones Exteriores francés. Estas sucursales aparentemente ‘independientes’ actuaron como la principal fuente de imágenes y propaganda para los medios de comunicación occidentales, y circularon reclamos de brutalidad y represión por parte de las autoridades gubernamentales durante la violencia que estalló en la frontera entre Colombia y Venezuela cuando Guaido y sus partidarios se propusieron transportar lo que se suponía era ayuda humanitaria a Venezuela el 23 de febrero. Efecto Cocuyo informó:

“.. Fuerzas armadas leales a Maduro atacaron e hirieron a manifestantes desarmados que exigieron la entrada de suministros médicos y de alimentos en el país en las fronteras con Brasil y Colombia”.

Pero pronto salieron a la luz pruebas que demuestran que los partidarios de Juan Guaido intentaron forzar a los camiones a cruzar la frontera hacia Venezuela, y que los activistas de derecha iniciaron actos de violencia relacionados con cócteles Molotov.

4) Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) (Unión Nacional de Trabajadores de la Prensa)

Sin proporcionar ninguna evidencia, el SNTP comparte un mensaje que implica al gobierno venezolano en el grave delito de secuestro del periodista Daniel Garrido. Graves acusaciones de violencia financiada por el Estado están siendo hechas por medios antigubernamentales, con referencia también a los paramilitares. Es importante señalar que hay muchos grupos paramilitares colombianos en Venezuela y hay una historia de oposición de derecha que utiliza a los paramilitares para sus fines políticos.

El apoyo del SNTP a Guaido es bastante claro en este post donde pide a la gente que vea el concierto de Venezuela Live Aid del multimillonario británico Richard Branson, y que derrote la censura de la prensa impuesta por la “dictadura” de Maduro:

5) Instituto Radiofónico Fe y Alegría.

El Instituto Radiofónico Fe y Alegría es una red de educación que administra cursos de radio y medios, y también tiene medios online. Este replica “operaciones de medios de oposición” lanzadas por los Estados Unidos, Francia y el Reino Unido contra Siria, incluida BBC Media Action en Siria.

El 23 de febrero publicó un hilo de tweets tras los eventos y la erupción de violencia en torno a los camiones. Los tweets sugirieron que las fuerzas gubernamentales estaban llevando a cabo ataques innecesarios contra personas que esperaban ayuda humanitaria. No mencionaron los grupos violentos que intentaron cruzar desde el lado colombiano, o la lluvia de rocas y los cócteles Molotov lanzados contra la guardia nacional venezolana que protegía la frontera. Además, un artículo de Alegría y Fe sobre los sucesos del 23 de febrero sugiere que los ataques violentos y los asesinatos cometidos en Ureña y Santa Elena de Uairen fueron cometidos por matones encapuchados seguidores Maduro. Termina con la idea de que Maduro bailaba en el charco de sangre. Este es solo uno de los muchos ejemplos.

Conclusiones

Hasta el momento, parece que la ayuda del Reino Unido a Venezuela está diseñada para proteger el interés corporativo, dirigido a organizaciones neoliberales. También está dirigida a individuos y grupos del aparato liberal que se oponen ideológicamente a la revolución bolivariana y al chavismo, lo que permite al Reino Unido establecer redes dentro de Venezuela para servir a los intereses de las corporaciones británicas.

La ayuda del Reino Unido a Venezuela tiene todas las características de un kit de herramientas de ‘poder suave’, diseñado para acelerar lo que ahora es una desnuda agenda imperialista. Una simple mirada a la ayuda del Reino Unido destinada a Venezuela expone los dobles estándares del gobierno del Reino Unido. Podríamos siquiera imaginarnos que Rusia se estableciese en medio mundo, o incluso dentro del Parlamento del Reino Unido con el pretexto de “ayudar al Partido Laborista” con legislación, o que Irán pudiera financiar al Morning Star y que luego apoyase el intento de China de derrocar al gobierno de May e instalará a un actor político desconocido y no elegido para que se convirtiera en Primer Ministro – se considerará una crisis internacional. Sin embargo, el Ministerio de Asuntos Exteriores británico está haciendo exactamente eso; inmiscuirse con impunidad en Venezuela, demostrando una vez más que su “sistema internacional basado en reglas” es un concepto relativo, o peor aún, una ficción y una fantasía que solo existe para un pequeño grupo privilegiado en posiciones de poder; simplemente un eufemismo para la supremacía.

Fuente – https://tarcoteca.blogspot.com/2019/03/ayuda-britanica-venezuela-kit-de.html  6.3.2017

COLABORA CON KAOS