Aviso a navegantes: ¿por qué Anticapitalistas me expulsa o, más bien, porqué no puede hacerlo: soy yo el que se va?

Publicidad

Jesús García de las Bayonas Delgado*

Me uní a Espacio Alternativo en septiembre de 2008 tras haber acudido a unos campamentos de jóvenes revolucionarios ese mismo verano. Tengo que decir que si la cosa funcionó y congeniamos; fue más por ignorancia mía que por otra cosa, y porque los eslóganes que utilizaban: anticapitalista, feminista, ecologista e internacionalista me parecían de lo más apropiados para el momento que vivíamos: los inicios de la crisis económica global que comenzó a afectarnos decididamente. Me la vendieron como una organización fresca, horizontal en la que existía revocabilidad, alternancia en los mandos de la dirección, libertad de fraccionamiento, etc. Si bien, me chirríaba desde un primer momento la apuesta tan exclusiva que hacían por el feminismo de la diferencia: al patriarcado habría que tratarlo como un problema con separación por sexos -como los curas, pero de modo invertido-, reuniones no-mixtas, con reivindicaciones exclusivas del colectivo de mujeres (a los que por supuesto excluían y no dejaban participar a los hombres). Todo ello porque según parece los hombres no pueden ciertamente sensibilizarse con el tema del patriarcado y realizar tareas comunes de cara a su progresiva erradicación y desaparición. No, claro, los hombres -no en general, sino cada uno de nosotros- éramos culpables y cómplices de la barbarie machista y por eso no podíamos ni festejar el día de la mujer junto a las mujeres, ni acercarnos siquiera a sus reivindicaciones, aunque fuera sin tener derecho a tomar la palabra. La negativa era rotunda: éramos en tanto que hombres irremediablemente dispositivos machistas que había que combatir con técnicas de defensa personal e intelectual que no podíamos conocer para que no ejerciéramos la dominación patriarcal -repito, no importaba si estábamos sensibilizados con el tema o querías sensibilizarte con el tema, eso daba igual-, ni se nos ocurriera hacerles algún cumplido por riesgo de que también fuera un instrumento machista de dominación. No había espacio para el feminismo de la igualdad; ni siquiera para que pudieran asistir, al menos de manera conjunta con las mujeres, los hombres a las manifestaciones del día contra la violencia de género, ni del día de la mujer porque iríamos en representación del patriarcado, según ellas y ellos.

Pero vayamos a donde realmente quiero llevar el asunto: Espacio Alternativo, luego Izquierda Anticapitalista y ahora Anticapitalistas se definían como una organización alternativa y dispuesta a asumir los errores de corrientes mayoritarias de izquierda del siglo pasado como eran la burocracia, el inmovilismo y el que no contaran con las bases excepto para hacer limpieza política. Pero me encuentro muchos años después con que la opacidad, las expulsiones, el aferramiento a sus cargos por parte de la secretaría confederal, etc., etc. están al orden del día en cuanto se han dotado de una organización como la que tienen actualmente y han dejado de lado la organización pluralista, transversal y alternativa que nos habían dicho a todos que eran para pasar a ser una organización exclusiva de la dirección y de los componentes militantes que obedecen al orden y mando ciego que esta organización necesitaba para convertirse en lo que realmente era: en un aparato burocrático que no tenía otro objetivo que convertirse en una organización pareja -eso sí, con ciertas características especiales- a las que tanto criticaba, adicta a las expulsiones de militantes de facciones inventadas por la dirección; eso sí, que responde a un determinado espectro político dentro de la izquierda radical nuevo hasta ahora. La posibilidad de fraccionamiento que tanto argüían como ADN de la formación se lo han dejado bien olvidado y sepultado como bien han demostrado las recientes expulsiones de grupos de base enteros en Andalucía y Burgos. La opacidad como bien demuestra que en su web no aparezcan por ningún lado ni los estatutos ni sus documentos políticos es la regla fundamental en todo este proceso de consolidación de una estructura partidaria determinada que es la que hay hoy día en Anticapitalistas.

Y ahora voy a porqué no me puede expulsar la organización susodicha: durante todo el tiempo que he podido dedicarle por circunstancias médicas y personales he militado en sentido estricto durante apenas unos meses de mi último año de Universidad y el resto del tiempo he permanecido como simpatizante más bien, a pesar de realizar funciones de actualización de la web confederal durante gran parte del tiempo del que disponía en base a una férrea disciplina que se instalaba dentro de ti al recibir tantas peticiones diarias de actualización de dicha web que había que acometer casi al momento. Y he permanecido como simpatizante porque precisamente no había colectivo de base en la localidad en la que resido actualmente, Puertollano, en lo cual radica el que no me puedan expulsar en sentido estricto. Anticapitalistas se negaba a reconocerme como militante confederal, en otras palabras, militante sin colectivo.

Yo, que tanto tiempo he dedicado a la construcción de dicho ideal manipulado y tergiversado por la dirección me arrepiento profundamente de haber dado trazas de verosimilitud a que aquellos principios que enarbolaban y que no han hecho otra cosa que volarse con el viento porque no estaban escritos ni recogidos en ningún sitio público y de acceso de iguales características.

Ahora viene el detonante de mi salida de Anticapitalistas: Podemos Castilla -La Mancha publicó un tweet en el que decía lo siguiente con respecto a un doble crimen machista en Cuenca “Desde Podemos CLM condemanos el crimen y, ejecutado con casi con toda seguridad por x”i. Yo, en tanto que era quien llevaba las redes sociales de Anticapitalistas, acusé públicamente, anteponiendo el apoyo y respeto a las familias de las víctimas, así como la condena de tales hechos, a Podemos Castilla la Mancha de hacer un llamamiento sensacionalista destinado al linchamiento mediático de x que para entonces no había sido ni siquiera detenido por la policía. En los comentarios del tweet de Facebook se llegaron a expresar llamamiento a la pena de muerte para x, y también de cadena perpetua -aunque para quien sepa un poco de derecho sabrá que en este código penal que tenemos la cadena perpetua es una figura punitiva y cuando no se aplica existe lo que se llama cadena perpetua encubierta: penas que sobrepasan incluso a las que las sociedades avanzadas establecen para la pena perpetua, cuando esta figura punitiva es recogida en sus códigos penales- lo cual ciertamente podría ir en contra de los Derechos Humanos y contra los principios éticos de Podemos.

Mi tweet (borrado por mi casi al instante por petición expresa de uno de los miembros de la Secretaría Confederal sin muchas explicaciones, salvo que era seguro que había sido el, que la familia ya lo había condenado como autor, etc.) vino a decir que Podemos CLM se sustraía a las condiciones sin las cuales no puede haber culpabilidad en base a la Declaracíon Universal de los Derechos Humanosii (en sentido de antrophos, que se refiere al género humano), es decir, sin que haya un proceso judicial con las debidas garantías. Antes de eso no puede haber sino imputaciones o denuncias y tan sólo pueden hacerse por parte de la fiscalía, la policía o la ciudadanía afectada o conocedora de primera mano de tales hechos. Pero hasta que no hubiera una sentencia firme no puede hablarse de culpabilidad en sentido estricto, sino de indicios de culpabilidad, imputaciones, etc., etc. Esto que, a mi personalmente, me resultaba un difícil paso: ya que la persona sospechosa de tales hechos podía ser de una condición un tanto malvada y perversa, pero un paso necesario en vista de esclarecer cuando si y cuando no puede haber culpabilidad, y más que eso, porqué no puede haber llamamientos, hechos por organizaciones políticas, al linchamiento mediático y popular de personas que hasta que no son condenadas no pueden ser culpables y de las que, por tanto, hay que respetar, por muy duro de que sea y por mucho que sea a lo que se acogen los corruptos ante unos procesos judiciales extraordinariamente dilatados en el tiempo y que les mantienen libres gracias a la lentitud y especial trato de la justicia, la presunción de inocencia. Los culpables de delitos también tienen Derechos Humanos que hay que respetar por muy duro que resulte porque nos ciegue el dolor y la rabia ante los delitos cometidos. Otra cosa es que, desde Anticapitalistas se hayan vuelto maoístas enloquecidos y la presunción de inocencia no vaya con ellos.

Desde que aconteció todo esto, he intentado hacerles llegar esta explicación y este llamamiento al diálogo del que ni tan siquiera he recibido acuse de recibo. Anticapitalistas no puede expulsarme porque era simpatizante, esto es, no militante de acuerdo con los que dirigen la organización. Ya les dije yo que no quería volver a saber de ellos acaloradamente, eso sí, en aquel momento; ofreciéndome después a dialogar, pero ni tan siquiera quieren eso. Por lo que reitero mi posición inicial: no pueden echarme: me salgo. Creo haber encontrado en Equo ese espacio desde el que soñar con un mundo mejor y más sano, antítesis de lo que representa y ha demostrado ser ahora Anticapitalistas.

*candidato suplente a las elecciones europeas de 2009 por Izquierda Anticapitalista, ahora rebautizado como Anticapitalistas

iTodo ello nueve horas antes de las 20:11 que fue cuando saqué mi tweet el 13/08/15, es decir, justo cuando se conocieron los primeros hechos.

iiAtículo 11.1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa.

Captura de pantalla de 2015-08-13 20_11_55

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More