Australia. Discurso del líder del Sindicato Unido de Bomberos: “Al final de la manguera contraincendios no te encuentras con escépticos del cambio climático”

Publicidad

El pasado 25 de noviembre, el Presidente Nacional y Secretario del Territorio de la Capital Australiana del Sindicato Unido de Bomberos de Australia Greg McConville, junto con representantes de las comunidades indígenas locales, del movimiento Farmers For Climate Action y del partido de Los Verdes, se dirigía al público congregado frente a las puertas del Parlamento en Canberra durante un evento contra la respuesta del gobierno ante los incendios que afectan al país. Así fueron sus palabras:

“Reconozco a los pueblos ngunnawal y ngambri como Propietarios Tradicionales y Guardianes de Canberra y presento mi respeto a los ancianos, pasados y presentes, de los pueblos indígenas de Australia.

Cuando se habla del fuego, estas ceremoniales palabras toman una importancia especial. El empleo eficaz del fuego que realizan los pueblos indígenas para dar forma a este país es bien conocido.

Teniendo esto en cuenta, “presentar respeto” debe ser algo más que unas simples palabras. El desafío al que nos enfrentamos ahora es que, tras el asentamiento y la colonización, hemos cambiado radicalmente el régimen de control del fuego, y haríamos bien en reconstruirlo.

Hace cuatro años, en la víspera de las negociaciones de París sobre el clima, me presenté aquí y denuncié que los gobiernos hacen solamente eso: conversar. En términos reales, apenas nada ha cambiado desde entonces.

El aumento del riesgo de incendios

Continuamos una trayectoria que se podría resumir de manera clara recogiendo las palabras de la organización Climate Council:

“La naturaleza de los incendios en Australia ha cambiado. Estos son más peligrosos que en el pasado, y los riesgos para las personas y las propiedades han aumentado. Durante más de 20 años, los expertos han insistido en que el cambio climático conllevaría un aumento del riesgo de incendios en Australia. Estos avisos resultaron premonitorios”.

Climate Council ha realizado cinco hallazgos esenciales que recuerdan a las conclusiones de estudios anteriores de similares características:

1) Las catastróficas e inéditas condiciones que afectan actualmente a los Estados de Nueva Gales del Sur y Queensland han sido agravadas por las condiciones del clima. El riesgo de incendios ha alcanzado niveles extraordinarios por causa de las severas sequías y olas de calor.

2) Las condiciones de los incendios son hoy más peligrosas que en el pasado. Los riesgos para las personas y las propiedades han aumentado y la época de incendios se ha extendido. Se está haciendo más peligroso hacer fuegos en Australia.

3) La época de incendios ha crecido de manera tan sustancial que ya se han reducido las oportunidades de realizar quemas preventivas. Esto implica que es más difícil prepararse para las condiciones cada vez peores.

4) El costo de los incendios está aumentando. En Australia los recursos se comparten mediante acuerdos entre los Estados y territorios del país. En la medida en que las épocas de incendios se solapen y los incendios se hagan más destructivos, los gobiernos se encontrarán cada vez más limitados a la hora de compartir recursos y costes de la lucha contra los incendios.

5) El gobierno debe diseñar un plan urgente para (1) preparar a las comunidades y a los servicios médicos y de urgencias para una escalada de los fuegos, y al tiempo (2) reducir progresivamente la combustión de carbón, gas y petróleo, la cual hace que hace los incendios sean más peligrosos.

Fenómenos meterológicos extremos

No solo estamos experimentando un incremento del riesgo de incendio, sino también un aumento de los fenómenos meteorológicos extremos, los cuales refuerzan la presión sobre los servicios de emergencia, incluidos los de lucha contra incendios y salvamento. Algunos ejemplos de esos fenómenos son:

* En mayo de 2018, en la región de Hunter Valley en Nueva Gales del Sur se registraron nevadas e incendios en la misma noche.

* En septiembre de 2018, la autopista de Snowy Mountains tuvo que ser cortada en un extremo debido a los fuegos y cerca de ser cerrada también en su otro extremo por causa de la nieve.

* En marzo de 2019, se registraron nevadas en la Montaña Baw Baw del Estado de Victoria durante los días más calurosos registrados, mientras que los incendios obligaban a realizar evacuaciones.

* Durante el pasado agosto, más de 600 incendios calcinaron casi 1 millón de hectáreas de bosque en Alaska.

Los fenómenos meteorológicos extremos han conducido a un número mayor de intervenciones por parte de los bomberos. La Comisión de Productividad, órgano consultivo independiente del gobierno, ha aportado datos que muestran que el número de llamadas respondidas por los bomberos por motivos de “inundaciones, tormentas y otros eventos similares” solo en el área del Territorio de la Capital Australiana se ha multiplicado por dos entre 2008/9 y 2017/8.

Resulta desalentador oír declaraciones como las del ministro para la Gestión de Emergencias en septiembre, quien describía como “irrelevantes” los efectos del cambio climático sobre la situación de los incendios. La duración mayor de las épocas de incendios, la volatilidad e imprevisibilidad de las condiciones climáticas, el incremento de las temperaturas y la reducción de los niveles de precipitaciones provocan un aumento de los desafíos a los que se enfrentan los bomberos sobre el terreno.

Realizar declaraciones de este tipo supone sugerir que se mantendrá el mismo enfoque que hasta ahora. Tristemente, es ese mismo enfoque el que nos ha traído hasta aquí.

Es importante resaltar dos cosas cuando hablamos de los bomberos y la lucha contra los incendios.

Dar ejemplo

La primera es que los miembros de las brigadas contraincendios mantienen una filosofía de “dejar el trabajo en mejor forma de la que habían encontrado”. La segunda es que los bomberos dan el máximo de su esfuerzo incluso en los peores días, impulsados por los riesgos para la vida de las personas.

Los políticos deberían intentar emular el esfuerzo y compromiso de los bomberos a la hora de enfrentarse a la escalada de riesgos de los incendios y de tratar el dolor y las pérdidas sufridos por las comunidades. Los problemas a los que se enfrentan nuestros líderes políticos requiere que estos, como los bomberos, se comprometan totalmente a dejar las cosas en mejor estado del que se encontraron.

Llevamos señalando estos problemas desde hace tiempo. En enero de 2003, 160.000 hectáreas, casi el 70% del Territorio de la Capital Australiana, y otras 100.000 hectáreas de la vecina Nueva Gales del Sur, fueron calcinadas por una serie de incendios devastadores.

Un estudio realizado en 2013 por el Instituto Nacional de Estudios Económicos e Industriales australiano muestra que para atajar los riesgos relacionados con los efectos del cambio climático sobre los incendios, Australia deberá incrementar el número de efectivos de respuesta entre un 67% y un 83% para 2030. El mismo estudio concluyó que el el Territorio de la Capital Australiana deberá, por su parte, aumentar el número de bomberos entre un 75% y un 96% durante el mismo periodo: casi el doble de las cifras actuales.

Un estudio realizado en 2014 por Climate Council señala que las olas de calor son ahora más severas, largas y ocurren con mayor frecuencia, así como que el número de días de calor en Australia se ha multiplicado por dos durante el pasado medio siglo.

El cuerpo de respuesta aérea contra los incendios propuso en 2017 que se realizase un aumento de once millones de dólares australianos sobre los ya existentes quince millones de financiación, pero tal respuesta todavía permanece desatendida.

Si bien la actuación de este grupo es de vital importancia, no se trata de la única respuesta: durante los duros incendios en Queensland hace unas semanas, los recursos aéreos no pudieron ser empleados debido a la fuerza de los vientos.

Una voz unida

Veintitrés antiguos jefes del servicio contraincendios se reunieron recientemente para dar un mensaje unido: “se han cumplido nuestras predicciones”.

“Hemos visto cómo se batían récords y se hablaba demasiadas veces de la ausencia de precedentes. Los incendios se manifiestan de maneras no vistas anteriormente en este planeta en proceso de calentamiento. De ahí se extrae que el cambio climático está sobrealimentando el problema de los incendios tanto en Australia como a nivel internacional”.

Cuando los responsables y líderes sindicales de los bomberos se unen en torno a este problema, debemos entender el peso y la urgencia de los mensajes sobre el cambio climático y la lucha contra los incendios.

Le decimos al gobierno que esto es lo que debe hacer inmediatamente:

1) Cooperar con los Estados y otras instancias territoriales para mejorar la capacidad de respuesta contra los incendios a nivel nacional. Esto incluye aumentar el número de efectivos en al menos dos tercios para 2030.

2) Reducir las emisiones. Tal como señala Climate Council, Australia todavía se encuentra lejos de los objetivos de reducciones establecidos en la conferencia de París de entre 26% y 28% para 2030. Disponemos de las soluciones para tratar el cambio climático: debemos acelerar la transición hacia las energías renovables y de las técnicas de almacenamiento de energía, así como el desarrollo de medios limpios de transporte, logística y producción de alimentos. Necesitamos que el gobierno trabaje para proteger las vidas de nuestros compatriotas ante el empeoramiento de los desastres en el futuro.

A aquellos que, por el motivo que sea, no están de acuerdo con nuestra perspectiva sobre los efectos del cambio climático en los incendios, queremos decirles lo siguiente: las cosas que pedimos no supondrán un menoscabo, sino que será un beneficio para ustedes.

Por favor, escúchennos: nosotros os escuchamos y nuestros compañeros y compañeras os están sirviendo en los momentos de mayor necesidad. ¡Por favor, ayúdennos a ayudarles!

Estos problemas son reales. La amenaza del cambio climático sobre los riesgos de los incendios es enorme. Sus consecuencias con respecto de los recursos también lo son. La necesidad de actuar contra el cambio climático nunca ha sido mayor. Al final de la manguera contraincendios, no te encuentras con escépticos del cambio climático.


Fuente: https://www.greenleft.org.au/content/firefighters-union-leader-there-are-no-climate-sceptics-end-fire-hose

Traducción: José Manuel Sío Docampo

sinpermiso.info/textos/discurso-del-lider-del-sindicato-unido-de-bomberos-de-australia-al-final-de-la-manguera

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More