Aumenta el número de muertes en accidente de trabajo. Un mal fruto de la precariedad laboral

El número de personas fallecidas alcanza las 288 hasta mayo habiendo aumentado un 15'2% con respecto a las cifras de 2019

El aumento de muertes en accidente de trabajo es fruto de la precariedad laboral que solo puede ser acotada mediante la lucha obrera y sindical. La necesidad de hacer valer criterios eficaces de seguridad, disponer de los EPIs necesarios así como de un contexto de trabajo en el que primen las vidas humanas y no los beneficios es uno de los retos principales de la clase trabajadora.

El número de personas fallecidas alcanza las 288 hasta mayo habiendo aumentado un 15’2% con respecto a las cifras de 2019. A esto hay que añadir un ligero descenso en el número de accidentes no mortales registrados y que causaron baja llegando a ser hasta 180.974  personas lo que se traduce en casi un 30% menos de siniestros. De las muertes 234 se produjeron en el mismo puesto de trabajo mientras que, los 54 accidentes restantes fueron in itínere (en el trayecto de ida o retorno al domicilio).

Un número anormal en las bajas por covid19

 Los datos provisionales con respecto de bajas laborales por covid19 hasta mayo y dentro del periodo de confinamiento puede llegar a resultar anormalmente bajo teniendo en cuenta la gravedad del contexto. Tan solo 44 personas fueron registradas (en todo el estado) a este respecto: 38 de ellas de carácter leve, 1 grave y 5 mortales. Teniendo en cuenta la viralidad, la confusión inicial durante la pandemia y el gran número de contagios durante dicho período (especialmente en grandes ciudades como Madrid) y a falta de cifras definitivas se puede pensar que fueron muchas las personas que no pudieron o decidieron evitar solicitar la baja laboral en la empresa por miedo a perder su puesto de trabajo.

 Una pandemia -la de las muertes y accidentes en el puesto de trabajo- silenciada por el capitalismo y que cuesta vidas obreras. Lejos de mejorar la situación contemplamos año tras año como otras instituciones como la DGT realizan apabullantes campañas de difusión que, junto a las multas y los controles en carretera mejoran la cifra de de decesos y accidentes. Cabe preguntar cuál es el interés perverso que impide campañas homólogas a esta en materia de prevención y seguridad en los puestos de trabajo, con multas disuasorias para las empresa que realmente sean efectivas y protejan al pueblo trabajador. Los beneficios son de las empresas los muertos los pone en definitiva la clase trabajadora.

Avance enero-mayo 2020 del Ministerio de Trabajo

Fuente: http://www.mitramiss.gob.es/estadisticas/eat/welcome.htm

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS