(Audio) Argentina. Entrevista a Claudia Korol, del colectivo de educación popular, Pañuelos en Rebeldia

 

Claudia Korol: Nos habían notificado y llegó una delegación que envía el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial Nº1 a cargo del doctor Alberto Aleman, la secretaria Nº1 a cargo del doctor Mariano Conde, con la orden de constatar el inmueble por un pedido del acreedor hipotecario, que es el Banco de la provincia de Buenos Aires. Este es un inmueble que estaba deshabitado hacía muchos años, nosotros (Pañuelos en Rebeldía) estamos hace 15 años haciendo trabajos comunitarios, educación popular, construyendo redes de solidaridad en distintas situaciones. En el espacio convivimos con otras organizaciones y colectivos populares del barrio, como la Comisión por la Memoria de los desaparecidos de Pompeya «Pompeya no Olvida», la biblioteca popular Rosa Lamorte, el Centro Cultural Pompeya, la Asamblea popular de Pompeya, que es la primera que se acerca al lugar. Hacen trabajos  con niños y niñas, apoyo escolar, es un centro comunitario del barrio que hace 15 años está haciendo distintas actividades, desde educativas hasta solidarias y sociales. Parece ser que el Banco Provincia demanda que se ejecute la hipoteca y eso significa el desalojo de este espacio.

ELM: ¿Aparte hay gente que vive en el lugar?

C.K: También hay una familia con niños menores de edad, junto a eso una enorme actividad social que venimos realizando hace muchos años.Ustedes nos conocen, somos parte de la RNMA (Red Nacional de Medios Alternativos); en talleres de comunicación estuvieron ahí. Es un espacio abierto a distintas organizaciones que en diferentes momentos lo han utilizado para hacer sus propios encuentros, incluso varias nos acompañaban cuando recibimos a la delegación del oficial de justicia, el martillero y el delegado del banco.
Estamos haciendo consultas con abogados de distintos colectivos y organizaciones para ver cómo tenemos que continuar, para no solo no perder el lugar físico, sino tratar de asegurar su sentido social que no sea tragado por las dinámicas de la especulación inmobiliaria que hoy están con mucha fuerza tomando todos los territorios.

ELM: Particularmente con los ojos puestos en el sur, por otro lado, ¿hay algún vericueto jurídico desde donde poder resistir el desalojo?

 C.K: En principio estamos en condiciones de demostrar el uso social del inmueble, por otro lado demostrar que no hemos hecho ninguna actividad que fuera con fines de lucro y desde que como Pañuelos en Rebeldía estamos en este espacio, porque hay colectivos que están desde antes; hemos estado pagando los impuestos y además hemos hecho una reconstrucción del espacio. Cuando se llegó estaba totalmente destruido, le hicimos el piso, los cerramientos, todo a pulmón, con nuestra militancia, nuestra actividad como la de muchos compañeros que nos ayudaron. Muchos estudiantes de educación popular que pasan por ahí y organizaciones que lo utilizan, han sido parte de las jornadas voluntarias que hacemos periódicamente en el lugar y que han permitido habitarlo, porque cuando llegamos era un basurero público, incluso al parecer el martillero estuvo en el año 99 en el lugar y sacó fotos y muestran el estado en que se encontraba el lugar. Le hemos hecho el techo, piso, ventanas, puertas, ha habido mejoramientos. Para nosotros lo central tiene que ver con el hecho de ganar un espacio para la actividad social y solidaria, hacerlo con trabajo voluntario y social , también y con nuestra energía de muchos años.

ELM: ¿Hay algún plazo que hayan establecido?

C.K.: No lo tenemos claro. Les vamos a estar avisando. La inspección fue un primer encuentro, movilizante. Y ahora tendremos la entrevista con el juez para saber qué está demandando el Banco Provincia. Le dijimos al representante, que si quisieran, esperamos una donación para terminar de mejorar el lugar y para que lo podamos utilizar de modo más completo, por ser un banco del Estado, que contribuya con actividades sociales. No tenemos muchas esperanzas pero lo decimos, hay una salida que es política y es que siga ya con todas las leyes y con todo lo que necesitaría el espacio para completarse un lugar de uso social en la zona de Pompeya. Lo que hay es un cambio de contexto que vos marcabas, una avidez por el negocio inmobiliario desatado en la zona sur de la ciudad de Buenos Aires. Esperamos que vuelva a primar una idea de construcción social, saber que no es un solo colectivo, que no es sólo Pañuelos en Rebeldía, somos muchas las organizaciones sociales a quienes nos interesa cuidar y defender este espacio.

El espacio cultural Pompeya aloja las actividades de los siguientes colectivos y organizaciones sociales:

“Pañuelos en Rebeldía” (alfabetización, educación popular)

 Asamblea Barrial Pompeya-Traful

Comisión por la Memoria de los desaparecidos de Pompeya: «Pompeya no Olvida»

Biblioteca popular Rosa Lamorte

Centro Cultural Pompeya (juegoteca, apoyo escolar, etc).

 Les pedimos envíen los comunicados de solidaridad a panuelosenrebeldia@gmail.com

Red Nacional de Medios Alternativos –  rnma.org.ar
NOTICIAS ANTICAPITALISTAS