Atrio, parada y fonda, medalla de Extremadura.

Conozco el Restaurante Atrio, ubicado en la ciudad de Cáceres desde mediados de los años 80, cuando era un mero proyecto de sus promotores, Jose Antonio Polo Criado y, Juan Antonio Pérez Pozo, a los que proporcioné el local donde se encuentra instalado, y he seguido su evolución entre la lejanía y, el desinterés, desde que su primigenio cocinero, Juan, gran amigo, se marchó a Torremolinos, donde desgraciadamente falleció muy joven.

El actual y “celebrado” cocinero Juan Antonio “Toño”, carecía de experiencia alguna cuando el Restaurante se inauguró, trabajaba en la pastelería familiar, y fue alumno aventajado de Juan como pinche, hasta que finalmente le sustituyó y absorbió su innegable estilo y conocimiento culinario.

La pareja de restauradores desde su bautizo empresarial, han gozado de una excelente y muy próxima relación con la Junta de Extremadura que, les ha proporcionado facilidades financieras varias que han coadyuvado a la buena marcha del negocio, emblemático en la capital cacereña, y muy visitado por varias generaciones políticas extremeñas visa oro, donde sin duda han sido muy bien agasajados.

Sin embargo por una u otra causa, la prudencia en su actuación, que ha constituido pauta de conducta en los propietarios de Atrio, cuyas interioridades no han sido en ningún momento trasladadas a los medios, los cuales han tratado por sistema inmejorablemente al restaurante y, a sus propietarios, experimentados profesionales del marketing comercial, se ha roto de un tiempo a esta parte.

Así las cosas, con fecha 21 de Enero de 2005, se constituye la mercantil SAN MATEO HOTEL, SL, por Maria Dolores Serrano González, Jose Antonio Polo Criado, Juan Antonio Pérez Pozo, Rafael Novoa Tello, Sandra Velázquez Vioque, la Sociedad de Fomento Industrial de Extremadura, SA (SOFIEX), y Atrio Restoran, SL.

El capital social es de 3.893.000 euros (casi 650 millones de ptas) dividido en 38.930 participaciones de cien euros de valor nominan cada una suscritas en un 45% por SOFIEX y en un 55% por ATRIO RESTORAN, SL, representado por Jose Antonio Polo Criado.

El Consejo de Administración de San Mateo Hotel, SL queda constituido a 17/3/2005 por, Jose Antonio Polo Criado, Juan Antonio Pérez Pozo y Sofiex como Consejeros, designándose a Jose Antonio Polo Criado como Presidente y Consejero Delegado, como Secretaria no Consejera a Sandra Velázquez Vioque, y vocales Juan Antonio Pérez Pozo y Sofiex.

Como aportación física al Capital Social Sofiex entrega una casa inscrita en su día a su nombre, en la calle los Condes de Cáceres por valor de 885.000 euros, y el resto hasta el total de su participación en el negocio (1.768.000 euros) en metálico.

Casa que, Y NO POR CASUALIDAD, linda con la a su vez propiedad de Atrio Restoran, SL, en la Plazuela de San Mateo 1, cuyo valor se fija en 1.205.000 euros, aportando esta parte el resto de su participación en San Mateo Hotel, SL, (en total 2.125.000 euros), EN METÁLICO.

Obviamente, para que el proyecto pudiera realizarse, previamente a la constitución de la sociedad impulsora del mismo (25/1/2005),y con anterioridad a que el Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura aprobara la operación de Sofiex, esta sociedad ¿pública? y, Atrio Restoran, tuvieron que adquirir los espacios físicos donde se materializaría tal proyecto, cuyo valor como ya hemos expresado, son ciento cuarenta y siete y 200 millones de pesetas, respectivamente según sendas aportaciones, en consecuencia, el local que acogerá el futuro hotel, ha costado la friolera de casi 350 millones de pesetas, jamás amortizable con las ganancias de un negocio como el proyectado.

Claro que, no se trata de un negocio cualquiera que se rija por un análisis aséptico coste/beneficio, como también acredita el que, con fecha 19 de Junio de 2007 se conceden a San Mateo Hotel, SL, incentivos regionales por el Mº de Economía y Hacienda, que se concretan en subvención a fondo perdido de 718.322,64 euros (120 millones de pesetas).

Esta subvención se concede para un Proyecto presentado por San Mateo Hotel, SL, de un Hotel de cinco estrellas, que se construirá en el corazón de la parte antigua de Cáceres, en los aledaños de la iglesia de San Mateo, con una inversión total prevista de 5.130.876 euros (853 millones de ptas), distribuido en obra civil 2.370.315 euros, bienes de equipo 2.360.582 euros, Planificación, ingeniería y dirección de obra 189.625 euros.

El proyecto contempla la creación de 37 puestos de trabajo, para un hotel de tan solo 14 habitaciones.

Cuando se constituye San Mateo Hotel, preside SOFIEX, Mª Dolores Serrano González (cesada el 14/9/2007), casada con Cayetano López Sánchez, Presidente de la Constructora JOCA y del grupo Katry, y precisamente, la obra del Hotel se realiza por una UTE constituida por Placonsa y JOCA, o sea todo queda en familia.

Cuando se hizo público el proyecto de construir un Hotel en la parte antigua de Cáceres, fueron varios los colectivos que alzaron su voz y, muy especialmente determinados individuos que se han colocando ellos mismos en su solapa , una tarjeta con la leyenda de “urbanista profesional muy cualificado” Después de tiras y aflojas, quienes más protestaron (“urbanistas profesionales”) se retiraron, asumiéndose por los promotores una supuesta reforma externa del proyecto de obra, que no de la obra en si misma, y el Ayuntamiento de Cáceres, concedió un permiso especialísimo y, singularisimo, a los promotores del invento, quienes excepcionalmente, construirán en una zona protegida urbanísticamente a nivel europeo.

Pero en esta vida, hay excepciones para todo.

A mediados de julio de 2008, la familia propietaria del Palacio de los Golfines, situado en las cercanías de donde se realizan las obras de adaptación de San Mateo Hotel, denunciaba públicamente tales obras que estaban afectando a la integridad monumental de referido Palacio de los Golfines, argumentando que “una roca proporciona estabilidad al entorno, pero deja de hacerlo en el momento en que se excava sobre la misma”.

A la vista de todas las excepcionales circunstancias financieras, materiales, legales, personales y de otras índoles, que confluyen en esta historia, cuyo final programado es la construcción de un hotel al parecer de lujo asiático y, a excepción de que turnen a futuro en ocuparlo los jeques de los Emiratos Árabes, y el rey de Arabia Saudí, objetivamente jamás se podrá rentabilizar económicamente en una ciudad como Cáceres, porque posiblemente lo importante no sea el objetivo declarado sino, otro que desconocemos, así como los medios empleados para desarrollar el proyecto visible, pues el tránsito entre el principio y, el fin de la historia, discurre a través de todo un amplio conjunto de influencias y beneficios, y posiblemente, al margen del local aportado, costosísimo, poco más añadirán los promotores financieramente.

En cuanto al otro socio, Sofiex, empresa ¿pública? ,QUE NO SABEMOS A CIENCIA CIERTA CUANDO DECIDIÓ PARTICIPAR EN ESTA AVENTURA, se nutre de los presupuestos regionales y, estos a su vez mayoritariamente de las transferencias exteriores, esas que reflejan las denostadas Balanzas Fiscales y complementariamente, de los impuestos pagados por los extremeños, que habremos coadyuvado, por acción y por omisión, a la constitución, de un hotel de superlujo, en el que posiblemente un 90% de nosotros, nunca podríamos alojarnos.

Algo huele a podrido, en Sofiex, y en San Mateo Hotel.

En esta tesitura, en el Consejo de Gobierno de 25 de Julio de 2008, se aprobó un decreto, por el que se concede la Medalla de Extremadura, máximo galardón que concede la Comunidad Autónoma, entre otros, como Soraya “poyeya”, al Restaurante Atrio, decisión que huelga comentar, se define por si misma y, define también a los responsables de la misma.

Si duran otros 25 años, el Willy hace senador, a su caballo, si lo tiene, y sino a su mascota, aunque sea una iguana.¡Qué degeneración de región! AMV. Julio 2008.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS