Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales denuncia la «perpetuación» de la pobreza vía políticas neoliberales

Publicidad

La Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales ha publicado este jueves su ‘Informe sobre el estado social de la nación 2015’, como contrapartida al documento con el mismo nombre que presenta cada el presidente de Gobierno en el Parlamento.

La organización advierte de que la pobreza y la desigualdad pueden perpetuarse en España, independientemente de la salida de la crisis económica, en caso de que se establezcan la situación y políticas actual como un nuevo «modelo social».

El informe plantea la posibilidad de que el país «ya haya salido de la crisis» y de que «interese seguir hablando de crisis para mantener la idea de que todo lo que ocurre es consecuencia de un cataclismo económico«. Según sus autores, «ninguna predicción rigurosa» permite «suponer» que el crecimiento económico vaya a beneficiar a sectores de la sociedad con los que las consecuencias de la crisis «se están cebando con especial crueldad«.

Por un lado, el documento señala que, pese a la «tendencia decreciente» en relación al número de hogares con todos sus miembros en paro, desde que en 2013 alcanzara el porcentaje del 15%, «desde el año 2011 no baja del 13%, y si no se cambian radicalmente las políticas actuales, se mantendrá en el futuro un porcentaje muy elevado de hogares con todos sus miembros activos en paro«.

Asimismo, señala que el porcentaje de hogares en los que todos los miembros están ocupados no alcanza a la mitad (49,6%), de acuerdo con los datos de la última EPA de 2014, y que dos terceras partes (67,8%) tienen «algún miembro activo». Por ello, los autores de la investigación juzgan que «la mejoría experimentada no parece indicar un cambio substancial de tendencia, sino más bien un estancamiento».

En consonancia con estos datos, señala que los ingresos medios de los hogares españoles se redujeron en 2013 un 10,9% en relación a 2009 y que, el mismo año el 36,7% de las familias declaraban tener dificultades o «muchas dificultades» para llegar a fin de mes, el 9,3% se ha retrasado en el pago de gastos relacionados con su vivienda y el 41% no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos, entre otras cifras.

Por otra parte, entre quienes tienen empleo, la mitad (en torno a 8 millones) cobra menos de 1.000 euros al mes y el 9,7% de la riqueza se reparte entre el 50% de la población.

El estudio divide la sociedad española en cuatro capas, la primera de las cuales la compone «una fina capa de población activa muy enriquecida», seguida de una «adelgazada capa de familias con activos» que resisten a la crisis económica, una tercera capa de población no activa formada por pensionistas «cuyas pensiones se han mantenido en unos valores que han creado el espejismo de mejorar su posición relativa en cuanto a mediana de renta» y, por último, una cuarta franja de población formada por «una ingente cantidad de ciudadanos activos expulsados de la vida laboral y de la vida financiera cuyos proyectos vitales se han truncado».

Además, afirman que «no existe ningún ascensor social» para una de cada cinco personas que forman parte del último grupo de población y creen que los mecanismos de movilidad social van a ser «cada vez más intransitables» para la mayoría de la población y que «mejorar en la escala social va a ser cada vez menos frecuente».

«Es probable que los incrementos del PIB, en caso de mantenerse, reduzcan gradualmente los actuales niveles de empobrecimiento –reconoce el informe– pero cientos de miles de personas y familias seguirán instaladas en la pobreza, con grandes dificultades para satisfacer sus necesidades básicas».

En este sentido, justifican la predicción de que persistirán la desigualdad y la pobreza en la persistencia de las políticas que han llevado a un  modelo político que definen por un entorno laboral «desregularizado y precario», una «fiscalidad débil y regresiva» y por el «abandono de las políticas redistributivas y de igualdad«.

A su juicio, todo ello conduce a que persista «la existencia de un importante sector instalado en la pobreza» y advierten de que «el paso de la pobreza a la exclusión es una de las principales amenazas que se ciernen sobre la sociedad española«.

«Es tiempo de recuperar un discurso que sitúe la cuestión de las desigualdades, y no sólo el crecimiento, como el principal problema para conseguir el bienestar de la inmensa mayoría de la población», concluyen los responsables de la asociación en el documento.

Agencias

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More