Asociación Libre de Abogados de Zaragoza: la abogacía en defensa de la ciudadanía

“La idea principal de crear ALAZ es formar parte del entramado de movimientos sociales de Zaragoza. Colaborar con el resto y aportar nuestro granito de arena, tanto en la información sobre las leyes que pueden afectar a los distintos movimientos, como abarcar el ámbito de la abogacía dentro de los mismos”.

En cuanto a su funcionamiento, recalcan que “ALAZ no pretende ser un servicio de asesoría, sino que quiere actuar en procedimiento que tienen connotación política directa. No obstante, si hay alguien que en su labor de manifestación, de crítica social o de defensa de derechos tiene algún tipo de problema y nos pide ayuda, se la vamos a servir”.

Esto sin duda obedece a los objetivos concretos de ALAZ, ya que “ALAZ se ha constituido para defender los derechos de pasantes y compañeros de la abogacía en el ejercicio de su profesión, tomando partido en las cuestiones que pueden ser mejorables. También queremos ejercer una labor de denuncia y crítica sobre el sistema judicial y determinadas reformas legislativas. Queremos que los abogados opinen y tomen partido en diferentes temas como puede ser, por ejemplo, el sistema penitenciario”. Porque en ALAZ entienden necesario, y así lo recogen sus estatutos, configurar el ejercicio de la abogacía como garantía del derecho de defensa de la ciudadanía.

No hay que pasar por alto otros fines, recogidos en sus estatutos, como son la erradicación de la tortura, los tratos inhumanos y degradantes y la abolición de los sistemas penitenciarios represivos, defender la libre determinación de los pueblos, la promoción de la igualdad y de la laicidad, lucha contra la discriminación y el pensamiento único, etc.

Ahora toca presentarla a la sociedad, y para ello están preparando un ciclo de charlas sobre diversos temas de índole social. “Estamos pensando en combinar charlas que versen sobre cuestiones directamente relacionadas con el ejercicio de la abogacía , sobre derechos de la ciudadanía en general, y sobre temas concretos como la okupación, las nuevas ordenanzas ciclistas, medio ambiente, inmigración, etc.”

No obstante, durante este tiempo no han estado parados y dos de sus integrantes, que comparten conmigo su rato para comer dentro de su atareada agenda, me explican sus actuaciones más relevantes durante estos meses y se posicionan sobre aspectos tan interesantes como la corrupción, la justicia gratuita, el turno de oficio y el desconocimiento de la ciudadanía sobre sus derechos.

Caso Aramayona

“La vía penal ha terminado con sentencia absolutoria, pero queda el procedimiento sancionador. Al año de llevar concentrándose durante dos horas diarias en la puerta de la consejera, varios conocidos y simpatizantes quisieron acompañarle para conmemorar y reconocer su lucha. La respuesta fue abrirle un proceso sancionador en el que le piden más de 500 euros por no comunicar la supuesta concentración”. Es de reseñar que la sentencia penal absolutoria afirma que él estaba en su derecho a desobedecer las órdenes de la policía ya que éstas eran órdenes ilegítimas. “No había perjuicio para la consejera, estaba pacíficamente sin molestar a nadie. El juez vio que no era nada”.

Concentración en la Audiencia Provincial

El 27 de mayo de este año, ALAZ convocó una concentración frente al Tribunal Superior de Justicia de Aragón contra las reformas legislativas que recortan derechos y libertades. Sirvió para exteriorizar el rechazo frente a la ofensiva gubernamental de recorte en materia de derechos y libertades.

¿Conoce la ciudadanía sus derechos?

“La ciudadanía está bastante desinformada”. Me sorprenden las afirmaciones de que “incluso las personas que más participan en movimientos sociales, que en teoría están más expuestas, también desconocen muchos de los derechos que les asisten y muchos desconocen cómo actuar ante una multa, por ejemplo. Si estas personas están más habituadas a estas cosas, imagínate el resto de la gente”. Y un detalle que aportar es que “a cualquiera le pueden imponer una sanción administrativa. Si te saltas un semáforo, todo el mundo es consciente de que le pueden multar, pero sobre otro tipo de conductas, hasta que no les sancionan, no son conscientes de lo fácil que es ser sancionado hoy en día”. Desde ALAZ tienen claro que “interesa” el desconocimiento de las leyes, “no se informa de los derechos que tienen la gente, y se aprovechan del desconocimiento”. Y ya no solo se ahorran el informar, ya que “mienten”, porque “el estado ahora mismo está vendiendo que se han despenalizado conductas, pero realmente significa que lo que antes era una falta penal, ahora es una sanción administrativa. Se va a sancionar más, porque un procedimiento judicial penal tiene más garantías que uno administrativo, donde vale la palabra de un policía para imponerte una sanción”. Cuando les pregunto sobre qué medida debería adoptarse para garantizar la información y conocimiento de los derechos, responden con claridad que “más bien falla la base, porque aparte de informar, hay conductas que no tenían que ser sancionadas ni sancionables. Y tendría que haber más medidas de control para que las fuerzas de seguridad no abusaran de sus cargos”, cosa que ven día sí y día también.

Colegio de Abogados de Zaragoza

ALAZ mantiene actualmente una buena relación con el Colegio de Abogados de Zaragoza, y simplemente detallan que “al igual que hay colectivos en educación y sanidad que luchan por defender ese ámbito, hay que entender que la creación de ALAZ surge también para abarcar el ámbito de la abogacía. Entendemos que el Colegio hay aspectos que no puede abarcar ya que no puede ideologizarse, cosa que ALAZ sí hace, y de ahí la necesidad de la misma dentro de nuestro gremio”.

Turno de oficio

El mayor problema que considera ALAZ que existe en el turno de oficio es la baja remuneración que se realiza, que no llega a los tres euros por hora. “El trato para el usuario es correcto y el servicio se da, pero el abogado recibe una remuneración precaria”.

¿Abogacía como un servicio público?

ALAZ reflexiona acertadamente al respecto cuando me afirma que “el servicio público sería el de garantizar el acceso a la justicia de todos, y ahora mismo no lo está. Solamente aquellos que tienen unos ingresos muy pequeños tienen derecho a la justicia gratuita. Si no, tienes que pagar, y además tienes que pagar tasas”. En conclusión, “los que tienen mucho dinero no tienen problema, pero hay una franja enorme que ni tiene justicia gratuita ni tiene dinero para pagarse un abogado. Para evitar esto, es tan fácil como eliminar la ley de tasas y una justicia gratuita que garantice que nadie se quede fuera si quiere defender un derecho estableciendo baremos realistas”.

Dimisión de Gallardón

Por si alguien lo dudaba, los abogados también tienen sentido del humor: “estamos muy contentos de que nos haya hecho caso y se haya ido”. Pero tienen claro que “el problema va a seguir, Gallardón era una parte más del problema, aunque es cierto que personalmente puso mucho de su parte y que ha impulsado una multitud de reformas legislativas de hondísimo calado. Ha encarecido la justicia, ha impuesto las tasas, y ha impulsado la ley mordaza y la ley del aborto, entre otras”.

Prisión permanente revisable

“Es un eufemismo de la cadena perpetua. Es una reforma que pretende introducir la cadena perpetua en el estado español. Concretamente que un juez pueda condenar a cadena perpetua a una persona y que cada cierto tiempo se revise la condena. En Estados Unidos es así”.

Aunque también señalan que “Lamentablemente, ya existen mecanismos en nuestra legislación que permiten que una persona permanezca en prisión toda su vida y suponen una cadena perpetua de facto”.

Corrupción

No podía pasar por alto preguntar a ALAZ sobre lo que está en boca de mucha gente, la escalada de corrupción. Más que el problema de si las leyes están preparadas para lo que está cayendo, opinan que “el problema es la aplicación, solo hay que ver que la cárcel está llena de pobres. Lo que no es de recibo es que la gente se coma a pulso condenas de ocho años y los corruptos sean propuestos para tercer grado a los pocos de meses de estar dentro”.

La autora Alma Samper es periodista e investigadora

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS