Asesinan a un migrante. Le disparan del lado griego cuando intentaba entrar desde Turquía

Publicidad

El hombre asesinado recibió un impacto en el pecho cuando los militares dispararon botes de gas lacrimógeno, balas de plástico y munición real

Una persona ha muerto este miércoles por disparos procedentes del lado griego cuando estaba tratando de entrar en Grecia desde Turquía, según han informado las autoridades turcas.

El fallecido recibió un impacto en el pecho cuando los militares griegos que custodian la frontera dispararon botes de gas lacrimógeno, balas de plástico y munición real, causando heridas a otras cinco personas, según señaló en un comunicado la oficina del gobernador de la ciudad turca de Edirne.

Los militares griegos abrieron fuego cuando un grupo de migrantes trató de forzar la entrada en Grecia sobre las 11.00 de la mañana de hoy (8.00 GMT), indicó esa fuente.  Hace dos días un refugiado sirio fue asesinado por un disparo, mientras intentaba cruzar desde Turquía a Grecia por la zona del río Evros, a un centenar de kilómetros al sur de la ciudad turca de Edirne, ha confirmado Efe citando varias fuentes, aunque no hay confirmación desde el Gobierno.

Miles de migrantes siguen esperando a entrar en Grecia

Varios miles de personas  pasan las noches en los alrededores de la ciudad turca de Edirne esperando para poder cruzar la cercana frontera con Grecia, atrapados entre la Policía turca, que les anima a intentarlo, y la griega, que usa la fuerza para impedírselo.

Numerosos refugiados sirios han declarado a las agencias internacionales que, una vez llegados de Estambul y otras ciudades turcas, ya no tienen permiso para volver, pues las autoridades turcas únicamente les permiten abordar vehículos que los acerquen a la frontera.

«Nos intentan convencer diciéndonos que nos llevarán a un punto de la frontera sin vigilancia, pero ya estuvimos ayer allí y sabemos que no es verdad: la Policía griega no deja pasar a nadie y nos lanza gas lacrimógeno», ha dicho a la agencia un sirio oriundo de Alepo que se ha identificado como Mohamed.

«Ayer estuve con un grupo de cientos de personas, entre ellas familias y niños, en la valla. Desde el frente nos lanzaban gas y detrás, la policía turca nos impedía retroceder. Estuvimos 15 horas atrapados«, relata el refugiado.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More