Arthur Koestler: vida otras obras ( y II )

Segunda, y última, entrega acerca de este “cosmopolita desarraigado “.

Arthur Koestler ( 1905 – 1983)

« Soy nómada y continúo siéndolo. Con un padre húngaro, una madre austriaca, un abuelo ruso y el otro checoslovaco, he salido de tal mosaico de naciones que no podía provocar más que una mezcla explosiva ».

 

1905. nace el 5 de setiembre en Budapest.

1919. Salida definitiva de Budapest de la familia Köstler. Se instala en Viena. Estudios secundarios en un pensionado en Baden, cerca de Viena.

1922. Admisión en la Escuela Politécnica de Viena, allá se afilia a la asociación de estudiantes sionistas Unitas. Conoce al líder sionista revisionista Ze´ev Jabotinsky, cuyas tesis le convencen.

1923. Cargos de responsabilidad en organizaciones sionistas.

1925. Abandona sus estudios.

1926. Va a Palestina para ingresar en un kibutz. Fracaso de la experiencia. Un mes de vagabundeo en Haifa y Tel Aviv. Primeras experiencias en la profesión periodística. Creación del periódico sionista Zafon. El joven Köstler se convierte en Koestler.

1927. Corresponsal en el Cairo del efímero hedomadario alemán Nil und Palestina Zeitung, más tarde en Palestina del diario hebreo Doar Hayom comprado por Jabotinsky, y de diversos periódicos alemanes del poderoso grupo Ullstein.

1929. Parte de Palestina y se instala en París como corresponsal de prensa.

1930. Vuelve a Berlín a petición de uno de los hermanos Ullstein. Llega el mismo día de las elecciones al Reichstag, en las que el partido nazi alcanza su primera gran victoria pasando de doce a ciento siete diputados. Redactor científico de la Vossische Zeitung. Entrevista a Einstein. Participa, único periodista, en la expedición polar del Graf zeppelín. Es nombrado redactor de política extranjera de la BZ am Mittag.

1931. Se adhiere el partido cuminista alemán bajo el nombre de Ivan Steinberg. Dimisión del grupo Ullstein tras una denuncia de un compañero de trabajo. Instalación en el Bloque rojo de la Bonnerplatz en Berlín. Participa en las actividades de la célula local.

1932. Viaje a la URSS a petición del MORP, la Organización internacional de escritores revolucionarios. Viaja por todo el territorio soviético. Estancia en Kharkhov, capital de Ucrania, durante el invierno 1932-1933. Testigo de la gran hambruna que provocó la muerte a unos siete millones de personas. Últimas semanas pasadas en Moscú.

1933. Vuelve a Europa occidental por orden del Komintern. Pasa por Viena y Budapest. En setiembre llega a París. Inicios de la primera campaña anti-fascista. Se une a las filas del trust Münzenber dirigido por el jefe clandestino de la propaganda del Komintern en Europa occidental, Willy Münzenberg. Participa en la elaboración de los Libros marrones contra el terror hitleriano.

1934. Rechaza convertirse en funcionario del partido. Dimite del trust Münxenberg. Inicia la redacción de Spartacus.

1936. Estancias en España tras el levantamiento militar como corresponsal del diario liberal londinense News Chronicle. Entrevista al general franquista Queipo de Llano en Sevilla. Investigación en Madrid sobre la participación de Alemania nazi y de la Italia mussoliniana en la preparación del levantamiento. Redacción, bajo la dirección de Willy Münzenberg, del libro de propaganda España ensangrentada.

1937. Detención en Málaga con ocasión de la toma de la ciudad por los sublevados. Encarcelamiento y condena a muerte. Es liberado en mayo a cambio de la mujer de un aviador franquista prisionera de los republicanos. Vuelta a Londres. Publicación del Testamento español.

1938. Rompe con el movimiento comunista a resultas del tercer proceso de Moscú. Finaliza la escritura de Spartacus comenzada cuatro años antes. Comienza la escritura de El cero y el infinito.

1939. Un mes después de la declaración de la guerra es detenido en París. Recluido como extranjero indeseable en el campo de Vernet en los Pirineos. Es liberado en diciembre.

1940. Finaliza la redacción del El cero y el infinito, en la víspera de la invasión alemana. Nueva detención. Internado en el estadio Búfalo. Se escapa. S enrola en la Legión. Consigue llegar a Marsella tras un largo periplo a través de la Francia derrotada, de Inglaterra via África del norte y Portugal. Internamiento. Publicación a finales de año de El cero y el infinito ( Darkness at Noon) en Londres.

1941. Se enrola en el Cuerpo de pioneros. Reformado algunos meses después.

1942. Redacta guiones de films de propaganda y participación en emisiones radiofónicas para el ministerio de información británico.

1943. Publica Cruzada sin cruz, última entrega de la trilogía novelesca tras Spartacus y El cero y el infinito.

1944. Va a Palestina como corresponsal del Times con la misión confiada por Weizmann de conseguir que el Irgun se una a las tesis de la partición. Vuelve e Inglaterra el mes de agosto siguiente.

1945. Publica El yogui y el comisario, recopilación de ensayos y artículos aparecidos durante la guerra en la prensa anglosajona.

1946. Primera estancia en París después de la guerra. Encuentro con Jean-Paul Sartre, Albert Camus y Raymond Aron. Comienzo de la campaña del partido comunista francés contra el renegado Koestler.

1948. Viaje a EEUU. Tercera y última estancia en Palestina en el momento de la proclamación del Estado de Israel. Vuelve en octubre. Adopta definitivamente la nacionalidad británica.

1949. Se instala en Francia. Publica Análisis de un milagro, sobre la creación del Estado de Israel. Ruptura con Jean-Paul Sartre.

1950. Participa en Berlín en el Congreso por la libertad de la cultura. Se instala en EEUU.

1952. Vuelve a Europa. Se instala en Londres. Compra la casa de Montepelier Square. Aparece en Londres el primer tomo de la autobiografía , Arrow in the Blue ( Flecha en el azul).

1954. Publicación en Londres del segundo tomo de la autobiografía, The Invisible Writing ( La escritura invisible). Se despide (?) de la política.

1955. Participa en la campaña por la abolición de la pena de muerte en Gran Bretaña.

1956. Insurrección de Budapest. Ataques a la embajada húngara.

1958. Publicación de Sonámbulos, primera entrega de la trilogía Genio y locura del hombre.

1959. Viaja a India y Japón.

1968. Simposio de Alpach sobre el tema « Más allá del reduccionismo: nuevas perspectivas de la ciencia de la vida ». Viaja a Australia, Oceanía y al Caribe.

1970. Lectura en el XIX simposio Nobel en Estocolmo del texto « Pulsión hacia la autodestrucción.

1974. Elegido a la Royal Society of Literature.

1977. Primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson.

1981. Sede diagnostica una leucemia linfoide. Vide-presidente de EXIT, The Voluntary Euthanasia Society.

1983. Se suicida con su tercera mujer, Cynthia Jeffries, en su casa de Montpelier Square de Londres. Deja una suma de más de cuatrocientas mil libras esterlinas para « impulsar el estudio de los fenómenos psíquicos». Creación de una cátedra de parapsicología en la universidad de Edimburgo.

——————————————————————————————————-

Un par de artículos publicados en el diario Gara

* De comisario a yogui

+ Arthur Koestler

Memorias

Lumen, 2011.

943 págs. / 34,90 €.

Hay vidas que dan para mucho, la del húngaro Arthur Koestler es de estas . Vida intensa que partiendo de una absoluta entrega a unos ideales emancipatorios finalizó en el más descarnado de los desencantos…invirtiendo el título de una de sus obras (El yogui y el comisario) podría decirse que se desplazó desde el de comisario del Komintern a ciertos aires esotéricos de entregado predicador místico, del comisario al yogui.

Voz de medianoche, utilizando la expresión de Victor Serge, que hubo de moverse a la intemperie al abandonar su militancia comunista y convertirse en un tenaz crítico de los fantasmales y cruentos procesos moscovitas y de la represión estalinista; más tarde diría que « estábamos equivocados por buenas razones…no como quienes desde el principio denigraron la revolución rusa que lo hicieron por razones menos presentables que nuestro error. Hay un mundo de diferencias entre un enamorado desencantado y seres incapaces de amar» . El mismo nos relata su vida en los años que van desde su nacimiento, en 1905, hasta los inicios de los años cuarenta que es cuando abandonó definitivamente su militancia …luego llegaría su muerte voluntaria, junto a su esposa, en marzo de 1983 en París.

El escritor presenta a los Koestler para después entrar en su infancia pasada en Viena, y ser testigo del movimiento revolucionario de Bela Kun y su brutal represión . Algún viaje a Palestina para participar junto a unos amigos sionistas en la instauración de los kibutz, experiencia que le frustró; allá también luchó contra el colonialismo británico . Posteriormente, poco antes de la llegada de Hitler al poder, se dará un acercamiento a las doctrinas de Marx y se sentirá ilusionado por la revolución soviética lo que le empujó a ingresar en el partido comunista alemán; pronto vendrían las detenciones, encierros y huidas. Asistiremos a una ajetreada existencia que se mueve por distintos lugares en los que el mundo arde como una antorcha: visitas la Unión Soviética, participación en congresos de escritores , la guerra civil del 36 con detención y condena a muerte incluida…de la que se escapó al ser canjeado por las autoridades británicas, pues por Andalucía se movía como periodista para medios de tal nacionalidad. Tanto su conocimiento directo de los ambientes revolucionarios hispanos como de sus anteriores experiencias en tierras soviéticas le hicieron abandonar su militancia , pasando a convertirse para sus antiguos camaradas en un renegado.

El libro mantiene la atención al confirmar « la convicción de que los treinta y cinco primeros años de mi existencia fueron un ejemplo característico de nuestro tiempo, y la necesidad del cronista de preservar el ejemplo, fueron mi principal razón de escribir estas memorias ». Así resulta la obra de este “sonámbulo” , en el sentido que él mismo emplease en su libro del mismo título, al referirse a los hombres de ciencia que se movían en la niebla de las teorías erróneas en busca de la verdad…del cero al infinito.

———————————————————————————————

* La rebelión de los esclavos

Hace setenta años que vio la luz una lúcida biografía del líder esclavo tracio que llevó tras de sí a 100.000 más a alzarse contra las condiciones infames de existencia a que se les sometía. El autor, un hombre muy bregado en luchas, Arthur Koestler (1905-1983).Un luchador que habla de otro.

La publicación prácticamente coincidió con su abandono de las filas del comunismo, debido a los fantasmagóricamente siniestros procesos moscovitas en los que fueron ejecutados destacados miembros del partido y amigos personales como Bujarin Zinoiev, etc. No parece casual la fecha de publicación, tras la experiencia acumulada como militante comunista -desde 1931 era miembro del partido alemán- y como combatiente antifascista y detenido en la contienda incivil, pesando sobre su cabeza la pena de muerte. Del mismo modo que a Orwell, su decisión combatiente puesta en práctica le vino a suponer la conversión, al ver los aberrantes comportamientos de algunos supuestos revolucionarios que al estar en posesión de la verdad absoluta se quitaban de en medio a cualquiera que pusiese en solfa su dogmático catecismo, por dar armas al enemigo o por colaborar objetivamente – a pesar de sus buenas intenciones- con aquél. Experiencia similar la del húngaro Arthur Koestler, que en su propia vida experimentó aquello que la historia de las revoluciones dejase claro y que subrayase con tino Manuel Vázquez Montalbán: « donde se comprueba que la revolución devora a sus hijos » como el brutal Saturno en la representación goyesca.

El autor de El yogui y el comisario toma como personaje al esclavo cuyo nombre fue reivindicado como muestra de valentía y coraje para enfrentarse al poder; ahí está el ejemplo de Rosa Luxemburgo y Karl Liebneck y su liga espartaquita que fue aplastada por los socialdemócratas de turno al ser considerados como un peligro para la estabilidad económica, política y social de la república de Weimar. La biografía propuesta destaca por dos cuestiones que saltan a la vista a cualquier lector, aunque éste no esté dotado de muy buena ídem. Por una parte, el detallismo de Koestler llega a rozar los límites del abuso, y por otra, la historia rezuma pesimismo, dejando un resabio del tipo: nada puede acabar bien pues en última instancia el primer error es el propio ser humano, y las pretensiones por parte de éste de transformar las cosas no son más que infundadas ilusiones, ya que el enorme cúmulo de factores entrecruzados hace que el protagonismo de los humanos quede diluido como una gota en el océano. « Está escrito: el viento va y viene sin saber nada del destino de sus padres ni del futuro de su semilla. La lluvia cae en el río y el río se derrama en el mar, pero el mar no crece. Todo es inútil».

Desde las primera páginas Koestler nos pone en situación: por una parte conocemos la ideología esclavista -sancionada por la ley romana- y, por otra, conoceremos la noticia de que a un potente empresario circense se le han fugado a la noche una setentena de gladiadores. El rumor corre por el campo y la ciudad, y el temor –especialmente en los poderosos-, y en torno a los rebeldes se van acumulando descontentos con el estado de cosas. Decía el otro que donde hay opresión hay resistencia y así los conducidos por Espartaco van a ir en busca de alguna “zona liberada” en la que asentarse y poder hacer frente a las poderosas legiones romanas que andan movilizadas en su búsqueda. El retrato realizado por Koestler nos presenta a los amotinados como una amalgama que forma un plural barco del descontento (casi más cercano al bateau ivre o a la nave de los locos): además de los gladiadores, campesinos hartos de las imposiciones de los terratenientes, pastores, esclavos expulsados por sus dueños, bandidos, ladrones, criados, mercenarios, o seres marginales que quieren buscar una salida a su vida-atolladero; «la acústica de los estómagos hambrientos». El caso es que el número de seguidores de Espartaco va a crecer a expuertas y ello va a suponer por una parte una mayor lentitud en sus movimientos, y por otra el surgimiento de disensiones debidas a la variopinta composición de los rebeldes (destacable en enfrentamiento entre celtas y tracios). Si en un comienzo las disputas surgieron con la llegada de algunas mujeres de cuya compañía todos querían disfrutar, luego los desacuerdos surgirían con respecto a la táctica con que enfrentarse al enemigo. Como luego aclarará el cronista Fluvio: la capacidad de los revoltosos para derrotar a las poderosas compañías romanas no se podía atribuir a un solo hombre-convertido en líder y emblema- sino que se debía al apoyo de distintos y mayoritarios sectores del pueblo. Vamos, que se movían como pez en el agua pero sabido es que en el agua hay distintos tipos de peces y hay algunos especialmente caníbales; del mismo modo en los campamentos comienzan a brotar disputas y ajustes de cuentas. Esta va a ser una de las causas, la interna, de la posterior derrota, a la que se ha de sumar la fuerza externa del ejército enemigo. Espartaco manda a algunos disidentes al matadero y la sombra de los procesos moscovitas cubre la escena. Entretanto, la acumulación de fuerzas (en primer lugar en el cráter del Vesubio) y de victorias hará que se constituya una Ciudad del Sol guiada por unas leyes igualitarias que anticiparán las distintas propuestas comunistas: desde Moro hasta Marx, pasando por Graccus Babeuf y sus conspiradores igualitarios. La armoniosa e igualitaria ciudad queda aislada (paralelismo obliga con el socialismo en un solo país). Más tarde vendría la derrota, cadáveres apilados, crucifixiones al por mayor, y una cacería sin precedentes en la historia de Italia , « quemados hasta los últimos vestigios de la Ciudad del Sol, la humanidad es presa de las savias negras y Dios está insatisfecho consigo mismo. Él lo comenzó todo, y mirad, todo salió mal desde el principio…».

Además de algunas cuestiones que he señalado arriba acerca del enfoque koestleriano, puede añadirse que en la visión de éste se dejan ver los mecanismos explicativos marxistas y leninistas ( espontaneísmo versus organización como causa de la derrota, o la determinación en última instancia de lo económico, o la importancia de la ideología como cemento del edificio social-jugando en ello un papel esencial Catón como portavoz de la ideología dominante de Craso, o todavía aquello de que sin teoría revolucionaria no hay práctica revolucionaria, etc.).

Sea como sea estamos ante una recomendable biografía que retratando al líder de los esclavos, en aquella Guerra de los Gladiadores que tuvo lugar entre el 73 y el 71 antes de nuestra era común, deja ver, como era hábito en Koestler, especularmente, su welstanchauung; del mismo modo que lo hace en sus obras testimoniales, franca e igualmente recomendables-a pesar del dolor- para quien quiera ver la lucidez en acción y las aberraciones cometidas: El cero y el infinito (Destino), su autobiografía en dos tomos(Debate: Flecha en el azul y La escritura invisible; anteriormente publicada, en cinco volúmenes, por Alianza en su colección Libro de Bolsillo), o su Diálogo con la muerte. Un testimonio español (Amaranto, 2004); y solo destaco aquellas que han sido traducidas por acá., sin obviar alguna aproximación a temas un tanto mistéricos y parasicológicos que también la hubo(Las raíces del azar-Kairós-, por ejemplo).

Toda una obra, y una vida, en el ojo del huracán, en el mismísimo cráter del volcán del que salió escaldado, ese ser al que en 1977, se le manifestaron los primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson; cuatro años después le diagnosticaron una leucemia linfoide mientras participaba en la puesta en pie de EXIT(The Voluntary Euthanasia Society), de la que fue nombrado vicepresidente, y a la que fue fiel en teoría y en acción: en 1983 al poner fin a su existencia junto a su tercera esposa Cynthia Jeffries.

—————————————————————————-

Artículo publicado en esta misma red

* Arthur Koestler, entre el cero y el infinito – Kaos en la red

===================================================================

P.S.: No cabe duda de que lo mejor para conocer a un autor es recurrir a sus propias obras. Dicho esto no es mala manera el leer la antología que el propio escritor realiza de su trayectoria, seleccionado y subrayando aquellos temas, sucesos, decisiones, que considera de mayor importancia. En este orden de cosas, me permito recomendar un par de volúmenes publicados por Página Indómita: En busca de la utopía ( 2016) y En busca de lo absoluto ( 2018), en los que se recogen pasajes de las obras de Koestler, elegidas por él mismo.

Sin extenderme diré que el primer volumen corresponde a temas políticos que pertenecen a sus primeras obras ( memorias, novelas y ensayos políticos comentados por el propio autor) y a la primera parte de su vida, quedando señaladas cuestiones esenciales como son la tensión entre los medios y los fines, el sentido último de la política y el deseo permanente de utopía; el segundo se centra en temas de índole filosófico- antropológicos y científicos.

Trabajo que el autor realizó pocos años entes de su muerte y que al que escribe le resulta de gran interés, en especial el primer volumen que abarca la trayectoria del personaje siempre en la cresta de las olas tempestuosas de su tiempo: las esperanzas y el desencanto tanto en sus experiencias en algún kibutz en Palestina, como en su militancia comunista acompañada de una visita a la URSS y los infames procesos moscovitas como detonante definitivo de su desacuerdo, sin obviar su trabajo de periodista tanto en París, Berlín, Andalucía durante la guerra del 36, …El segundo volumen resulta , a mi modo de ver, más discutible y polémico ya que el autor desliza algunas teorías científicas, sui generis, que ponen en duda algunas teorías consolidadas en el terreno de la ciencia ( sirvan de ejemplos significativos, su crítica al darwinismo y su apoyo de ciertas tesis de Lamarck, o sus apreciaciones y analogías chirriantes acerca de la mecánica cuántica, y sus elogios telepáticos, psicokenésicos…), amén de algunas derivas paranormales y esotéricas…sin obviar, no obstante, su impenitente labor por la legalización de la eutanasia y por acabar con la pena de muerte.

La lectura de esta antología supone una invitación / incitación a volcarse en los libros de los que se toman trozos de las obras de este hombre sin concesiones.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS