Venezuela. ¿Arrugó el inmoral imperio?

Publicidad

¡Qué balde de agua tan fría para los enemigos de la Revolución Bolivariana!. Una de las teorías que se manejaba sobre lo que acontecería en la VII Cumbre de la Américas a celebrarse en Panamá, era que el afrodescendiente que gobierna (?) la nación de América del norte, Barack Hussein Obama, se hiciera «el loco» y advirtiera que no era la intención del decreto de su administración, declarar a Venezuela como una «amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional de los Estados Unidos». Son maestros en el arte de la mentira y la manipulación.

Pués bien, como es de dominio público, el caballero Ben Rhodes, asesor presidencial sobre Seguridad Nacional del coloso del norte, declaró que no hay tal amenaza y que todo obedeció a un «formato» que es utilizado para intimidar a cualquier país del planeta. Digan lo que digan, en 16 años el imperio norteamericano NO HA PODIDO CON LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA Y CHAVISTA. Se le debe decir al mundo entero que le hemos propinado otra aplastante derrota a la guerra, al militarismo, al individualismo, a las sombras, a la mezquindad. Y hay que reconocerlo, no es un triunfo exclusivo de Venezuela. Es un triunfo de la Patria Grande, de los organismos regionales y mundiales, de los pueblos y gobiernos del mundo que nos acompañan en esta titánica lucha entre el bien y el mal, entre el oprobio y la dignidad. Quedó demostrado que no estamos solos y que la Revolución Bolivariana -dicho con extrema humildad- salió victoriosa y fortalecida y este faro de luz para los pueblos del mundo que claman por justicia, se vio repotenciado. Hoy alumbra y seguirá alumbrando con mayor intensidad.

Pero debemos estar unidos, movilizados y alertas. Recordemos que el genocida imperio tiene una formidable capacidad para mimetizarse. No previeron los gobernantes imperiales que se iba a exacerbar al máximo, el histórico repudio que grandes sectores de la población a nivel mundial siente por ellos y de allí su hipócrita decisión. Claro está que los colonizados mentales locales no los anima este sentimiento de adversión. En tal sentido habrá que recordar que tenemos la mayor reserva petrolera del planeta Tierra. Habrá que internalizar que es un enfrentamiento entre el capitalismo como sistema explotador, terrorista, consumista, derrochador, multiplicador de la pobreza; y el Socialismo humanista, solidario, pacífico. Entonces, que quede claro que el complejo tecnológico-industrial-militar necesita energía, agua, minerales y la biodiversidad que tiene en abundancia este suelo sagrado para mantener su sistema egoista, hambreador e inhumano. Y de allí que esperemos que más temprano que tarde volverán con su filoso puñal y su tenebrosa carga de maldad y odio.

Sigamos luchando por la construcción del Socialismo como nos ordenó nuestro Comandante Supremo y Eterno Hugo Chávez Frías. Sigamos respaldando la gigantezca obra de gobierno del camarada obrero Nicolás Maduro. El triunfo de su gobierno será el triunfo de todas y de todos. Sigamos monolíticamente unidos y disciplinadamente movilizados. El inmoral imperio norteamericano seguirá atacándonos sin piedad tratando de destruir nuestra gloriosa y pacífica Revolución Bolivariana. Es su esencia. No nos llamemos a engaños, es tan solo otra victoriosa  batalla en una guerra que ya se hace larga pero que día a día nos anima y nos da fuerzas, amén que nos fortalece el ánimo y la moral. Ayudemos en la medida de nuestras posibilidades a que se vayan del país todos aquellos que se quieran ir, a quienes solo pronuncian imprecaciones en contra del suelo que les dio la vida. Pero aquí quedaremos quienes por siempre amamos hasta en las entrañas a esta Patria sagrada. Con esfuerzo y dedicación la defenderemos aún a costa de nuestras vidas. Pero además, la mimaremos y la consentiremos. Hoy definitivamente tenemos Patria. ¡Viva Venezuela!

Por: Pedro Julian Borges

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More