Arman Albarillo

“Do whatever they want to do to me like what they did to my parents. I will not stop to search for justice for my family and the people” Arman Albarillo

Más de doscientas personas esperaban al coche funerario que traía el cuerpo de Arman Albarillo. Formando una caravana que bloqueó el tráfico y acompañó a la familia y el cuerpo de Arman hasta la Capilla del Campus Universitario UP. Albarillo fue uno de los once miembros asesinados de la NPA (New Peoples Army) en un supuesto enfrentamiento con las Fuerzas Armadas del país el 30 de Junio en San Narciso, Quezon.

Denunciando megáfono en mano el asesinato cometido, centenares de rosas rojas, banderas -de las diferentes organizaciones de la sociedad civil- y pancartas que recitaban la admiración y respeto de sus compañeras y compañeros en la lucha por los derechos del pueblo filipino; el cuerpo fue recibido entre aplausos y miradas vidriosas, emocionadas e indignadas por lo ocurrido.

Desde 2010, durante el mandato -todavía vigente- del presidente Benigno Aquino, el Ejército Filipino ha asesinado impunemente a 163 activistas.

Albarillo se convirtió en un refugiado interno del país en 2003 durante la militarización desmedida en su provincia. Tras presenciar el asesinato de su madre y padre perpetrado por el militar Ret Gen Jovito Palparan Jr.
Que sospechosamente, tras ser juzgado y condenado en la Corte Penal Internacional de Naciones Unidas, por incontables asesinatos y violaciones de derechos humanos , el ejército no ha conseguido capturar y encarcelar.
Tras negarse a colaborar con el Ejército, Albarillo fue uno de los llamados “Sureño Talalog-72”, a los que culparon con cargos criminales falsos; como asesinatos múltiples y asesinatos frustrados en 2008. De esta forma intentaban convertir a las víctimas de violaciones de Derechos Humanos en delincuentes.

«La revolución armada no es una cosa del pasado»
«Arman no fue un tipo normal, ni un activista ordinario durante su gestión como funcionario de Bayan. Él estaba al servicio desinteresado y el sacrificio. El hecho de que él tomara las armas, nos hace darnos cuenta de que la revolución armada no está pasada de moda, y de hecho, es una opción legítima para la resistencia del pueblo «, dijo Leo XL Fuentes, Secretario General de Bayan-ST. Organización en la que trabajó varios años Arman defendiendo los Derechos Humanos de una forma legítima y reconocida por el Estado, pero no por ello fructífera.
Por ello Arman decidió unirse al NPA (News People Army) y luchar junto a sus compañeras y compañeros por un país más justo que defendiera los intereses del pueblo. Promoviendo una educación popular en las provincias de Filipinas, este movimiento ofrece protección a las campesinas y campesinos que se ven forzados a abandonar sus tierras por la presencia del Ejército para permitir la instalación de multinacionales en el país, informando y enseñando a las poblaciones rurales cuáles son y cómo pueden proteger sus derechos.

Mañana sus familiares, amigas, amigos, compañeras y compañeros se despedirán de él en un Tributo que está preparando la organización BAYANST en la Capilla de la Universidad de Filipinas en Quezon City.

Alba cg.
Estudiante de IEPALA realizando prácticas en Migrante International Organization

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS