Arias Cañete no publicará el registro de transgénicos y aprovecha para criminalizar a los movimientos sociales

Agencias

A su juicio, este es el principal problema de la accesibilidad de terceros a los datos de este registro y ha asegurado que el Gobierno y las comunidades autónomas conoce dónde están las plantaciones, las autorizaciones y los cultivos. «En esta polémica de los transgénicos a veces se quiere utilizar la información, no para nada positivo, que el Código penal no considera lícitas», ha insistido.

El ministro ha manifestado que no le preocupa la existencia de los cultivos transgénicos, sino que existan planes de coexistencia adecuados de cultivos, que se cumplan las normas de distancias correspondientes.

Además, ha asegurado que no plantean problema para los agricultores vecinos porque cuando se cultiva un transgénico, existen unas zonas de protección de coexistencia.

En este sentido, ha dicho que lo que está pidiendo a la Comisión Europea, es que establezca una política clara de aprobación de transgénicos y unas reglas claras de elaboración de los planes de coexistencia de distancia entre cultivos. «En todo el mundo hay cultivos transgénicos y no pasa nada», ha apostillado.

Por eso, ha justificado que lo importante no es que los ecologistas sepan donde están, sino que no se produzca polinización cruzada. En todo caso, ha añadido que este es un tema que el Gobierno está «reflexionando y viendo qué hacer». Por último, ha reiterado en que cuando se pide un registro no se pide para información del agricultor, sino «por otras causas» y que le preocupa la utilización que se haga de ese registro.

«Depende del grado de civilización de los individuos. no estoy prejuzgando nada, sino extrayendo conclusiones de mi experiencia. a mi no me preocupan los registros de explotaciones, sino hacer unos buenos planes de coexistencia de cultivos y unas buenas normas que garanticen que un cultivo transgénicos no va a tener contacto con cultivos colindantes. Esa es mi responsabilidad», ha sentenciado.

DUDAS RAZONABLES A FAVOR DE LAS ABEJAS

Por otro lado, respecto a la prohibición de los insecticidas neonicotinoides, ha asegurado que España tomará «todas las decisiones al respecto en base a los mejores estudios científicos» y espera que en estos dos años en que regirá la prohibición de estos biocidas mejorará el nivel de ciencia.

Se trata, según ha apuntado, de una prohibición temporal que puede ser definitiva, pero ha dicho que la UE está «dando espacio ante una duda muy razonable para ver saber exactamente qué hacer en el futuro».

«Siempre que hay una base científica sólida, nos sumamos a esa corriente y cuando no hay informes científicos sólidos sino que se basa todo en sentimientos o intuiciones, no podemos tener el mismo grado de compromiso con las decisiones. En este caso hemos estado en la prohibición», ha concluido.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS